Compartir
Publicidad
Publicidad

Trastornos del habla: dislalia (IV)

Trastornos del habla: dislalia (IV)
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ya hemos visto varios aspectos de la dislalia: qué es y qué tipos hay. Hoy toca el turno a los tipos de errores que pueden cometer los niños que presenten una dislalia funcional.

Recordemos que, la dislalia funcional se caracterizaba por dificultades para la articulación correcta de uno o varios fonemas, sin que exista ningún defecto físico ni alteración de los órganos del habla (lengua, paladar, labios...) que lo ocasione.

El niño expresa la dificultad para articular correctamente mediante distintos tipos de errores. En ocasiones, son tantas las alteraciones que resulta casi imposible comprender lo que nos quiere decir. Otras veces, su articulación defectuosa no impide comprender el contenido de su mensaje, pero igualmente ha de ser tratado.

Algunos niños sólo cometen un tipo de error, pero en otros casos se dan varios errores asociados, ya que ante diferentes problemas que se le plantean reaccionan de forma totalmente distinta.

Errores de sustitución

Una sustitución es un error de articulación donde un sonido es reemplazado por otro. El niño es incapaz de pronunciar una articulación concreta y en su lugar pronuncia otro sonido que le resulta más fácil.

La sustitución puede darse al principio, en medio o al final de la palabra emitida, existiendo patrones de sustitución entre sonidos por cercanía a la hora de pronunciarlos y facilidad. Por ejemplo, el sonido /r/ se sustituye frecuentemente por /d/ ("lodo" en vez de "loro") ya que la posición de la lengua a la hora de realizar los sonidos es muy similar.

Otro tipo de sustituciones son las producidas teniendo en cuenta las características de cada fonema: que exista o no vibración de las cuerdas vocales al producirse ("bufanta" para decir "bufanda"), según la forma de salir el aire al emitir el sonido ("kabón" por "jabón"), etc.

También puede darse este error por la dificultad de percepción o al discriminar auditivamente. En este caso, el niño percibe el sonido tal como él lo realiza (no de forma correcta). Esto ocurre, por ejemplo, con el sonido /z/ y el sonido /s/ ("caza" por "casa"). No debemos olvidar que esta sustitución puede no ser un error como tal, sino un tipo de dialecto de un territorio específico.

La sustitución es el error de mayor frecuencia y ofrece una mayor dificultad para su corrección, ya que una vez superada la articulación, cuando el niño es capaz de emitir correctamente el fonema ausente, tiene que integrarlo en su lenguaje espontáneo.

Aquí es donde el niño encontrará mayor dificultad, ya que tenía fijada cada palabra con la articulación defectuosa. Lo que se suele hacer es enseñarle palabras nuevas con ese sonido, en las que le será más fácil automatizarlo, para pasar después a la generalización.

Errores de omisión

Se puede dar también que el niño realice una omisión del fonema que no sabe pronunciar, sin sustituirlo por ningún otro, realizando la omisión en cualquier lugar de la palabra.

Puede omitir sólo la consonante que no sabe pronunciar ("illa" por "silla"), pero también puede omitir la sílaba entera con dicha consonante problemática ("tana" por "ventana"). Si la sílaba es doble (dos consonantes seguidas) y existen problemas para la consonante que se encuentra en el medio, lo más general es omitirla ("paza" en vez de "plaza").

Errores de inserción

Otras veces, el niño lo que hace es una inserción, es decir, intercala junto al sonido que le da problemas otro sonido que no corresponde a esa palabra y, aunque con esto no salva la dificultad, se convierte en un vicio al hablar (por ejemplo, dice "esponoja" en vez de "esponja").

Errores de distorsión

El niño realiza una distorsión cuando el sonido se da de forma incorrecta o deformada, aunque no es sustituido por otro fonema en particular, sino que se hace de forma aproximada a la correcta, pero sin llegar a serlo. Frecuentemente es por una imperfecta posición de los órganos articulatorios, a la forma en la que sale el aire, a la vibración o no de las cuerdas vocales...

Los dos errores que se dan con más frecuencia en las dislalias funcionales son la sustitución y la distorsión, siendo la inserción el que menos frecuencia tiene.

Y tras esta explicación sobre los tipos de errores que nos podemos encontrar en una dislalia, hablaremos sobre las posibilidades terapéuticas, las cuales pueden ser de dos tipos: indirecto (dirigido a las funciones que intervienen en la expresión) o directo (dirigido a la articulación y generalización)

Foto | ORNI¡ en Flickr En Bebés y más | "Mi niño no habla bien", sobre los trastornos del lenguaje infantil

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos