Compartir
Publicidad

Síndrome del niño hiperregalado: regalar demasiados juguetes resta ilusión a la Navidad

Síndrome del niño hiperregalado: regalar demasiados juguetes resta ilusión a la Navidad
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Las Navidades están aquí, los niños ya han escrito sus cartas a Papá Noel y a los Reyes Magos con sus deseos para este año. En general, los excesos no son buenos, y tampoco lo son a la hora de hacer regalos a los más pequeños.

A veces los padres caen en el error de darles a los hijos todo lo que desean, tal vez porque ellos no pudieron tenerlo de pequeños, pero en la moderación está la clave. Recibir demasiados juguetes no es bueno para los niños y resta ilusión a la Navidad.

Síndrome del niño hiperregalado

Cuando los pequeños reciben un exceso de juguetes corremos el riesgo de caer en el conocido como síndrome del niño hiperregalado. Queremos darles muchos juguetes creyendo que les hará más felices, pero a la larga no es así. Al contrario, las consecuencias de este exceso perjudican a los niños. Recibir demasiados juguetes acaba haciendo que no valoren las cosas, ni el esfuerzo que nos lleva conseguirlas.

Si reciben todo lo que piden se vuelven menos tolerantes a la frustración porque creen que obtienen todo lo que quieren, y se convierten en niños continuamente insatisfechos. Y no queremos eso para nuestros hijos, ¿verdad?

Por eso, a la hora de comprar los regalos este año, recordad que a menudo menos es más, que recibir un montón de regalos no beneficia a los niños, y que es mucho más ilusionante para ellos recibir un número de regalos moderado que realmente deseen y no regalar por regalar.

Algunos expertos recomiendan aplicar la regla de los cuatro regalos para evitar un consumismo desmesurados, poner sensatez a los regalos, y evitar así acumular juguetes por los que pronto acabarán perdiendo en el interés.

Los niños hiperregalados tienden a convertirse en niños individualistas, aislados, consumistas y poco interesados en utilizar la imaginación en sus juegos. Cuando tienen mucho, dejan menos espacio a la imaginación y a la creación a la hora de jugar.

Está bien y resulta incluso emocionante regalar juguetes a los niños, pero siempre que sea de manera controlada, ya que corremos el riesgo de que con el tiempo se conviertan en adolescentes o adultos consumistas e incapaces de asimilar un no.

Los regalos no son lo importante

navidad

Suena a cliché, pero es la verdad, y es importante que desde pequeños les enseñemos a nuestros hijos que la Navidad no son los regalos. Creo que es nuestra obligación hacer entender a nuestros hijos que los regalos y lo material no es lo realmente importante en la vida. Además es necesario que ya desde pequeños comiencen a valorar las cosas que no se compran ni se obtienen con dinero.

La Navidad es un buen momento para transmitírselo a nuestros hijos y rescatar el verdadero sentido de estas fechas que es celebrar el estar juntos y en familia.

En Bebés y más | En Navidad, regala experiencias: 19 ideas de regalos que les gustarán a tus hijos más que los juguetes

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio