Compartir
Publicidad
Publicidad

Ser hijo único no afecta a las habilidades sociales

Ser hijo único no afecta a las habilidades sociales
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace escasos días Lola nos comentaba en una entrada que tener hermanos es un aspecto muy positivo para los niños, ya que pueden llegar a ser muy útiles para compartir con ellos alegrías y penas.

Sin embargo, esto no quiere decir que los hijos únicos vayan a ser necesariamente desgraciados (seguro que muchos hijos únicos que lean esta entrada lo podrán corroborar) y, de hecho, ha aparecido recientemente un nuevo estudio que seguramente tranquilizará bastante a aquellas madres que sólo tienen un hijo y no tienen intención de tener más.

Dicho estudio, realizado en la Universidad Estatal de Ohio, en EEUU, viene a decir que los niños que crecen sin hermanos no son menos capaces de desarrollar buenas habilidades sociales que los que sí tienen.

El estudio, en el que se han analizado más de 13.000 estudiantes de primaria y secundaria, viene motivado por el interés creciente de saber cómo afecta a los niños el hecho de crecer sin hermanos, ahora que el tamaño de las familias es más reducido que hace años.

Para llevar a cabo el análisis, los autores recopilaron entrevistas realizadas entre 1994 y 1995 en las que se llevaban a cabo preguntas acerca de la popularidad de los estudiantes. A los niños se les pedía que mencionaran hasta cinco amigos de cada sexo y luego se contabilizaban los “votos” para ver qué niños eran más populares y qué niños lo eran menos.

Al analizar los resultados, se observó que los votos no estaban influenciados por la presencia de hermanos, es decir, no eran menos populares los hijos únicos que los que sí tenían hermanos, de lo que se deduce que los hijos únicos tienen las mismas habilidades sociales que los que crecen relacionándose con sus hermanos.

“En todas las combinaciones que evaluamos, los hermanos no tuvieron impacto sobre qué tan popular era un estudiante entre sus pares”, comentó una de las autoras del estudio.

En la discusión de los resultados, los investigadores comentaron que los hijos únicos, pese a no tener hermanos, son capaces de aprender a relacionarse y a socializar con otros niños en la escuela, en las actividades extraescolares y en muchos otros ámbitos en los que sus vivencias confluyen con las de otros niños.

Lo cierto es que, a priori, el estudio tiene bastante sentido. Si me parara a hacer un ejercicio de reflexión tratando de adivinar qué compañero de trabajo tiene hermanos y cuál no, seguro que fallaría en varias ocasiones (o quizás no tanto, si tenemos en cuenta que la probabilidad de tener hermanos es alta). Lo que quiero decir es que es prácticamente imposible decir, por el carácter de una persona y por sus habilidades sociales, si tiene hermanos o no.

Por suerte los humanos somos series sociales y, normalmente, cuando uno no tiene un hermano con quién jugar, se busca la vida para poder hacerlo con otros niños (ya sean vecinos, compañeros de clase, primos, etc.). Incluso los padres, sensibles a estas cuestiones, suelen tratar de buscar actividades en las que su hijo pueda relacionarse con otros niños. Así que, en definitiva, no creo que tener sólo un hijo sea un problema para él, aunque personalmente, me encanta ver cómo mis dos hijos comparten juegos, sonrisas e incluso enfados y llantos.

Vía | Healthfinder
Foto | Madgerly en Flickr
En Bebés y más | Ser hijo único, ¿Cuántos hijos tendríais si tuvierais más dinero?, ¿Cuántos hijos hay que tener hoy en día?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos