Publicidad

¡Qué hambre me da caminar!

¡Qué hambre me da caminar!
Sin comentarios

Publicidad

A algunos niños el ejercicio que realizan al comenzar a dar sus primeros pasos, al mantener el equilibrio y al desplazarse les supone un gasto de energía que les abre el apetito. Aprovecha esta época para introducir otros alimentos, nuevos sabores, nuevas texturas. Debes preguntarle al pediatra cuales son los que puede tomar a esta edad.

A otros por el contrario la novedad de caminar hace que pierdan interés por la comida. Hay que dejarles un poco y después retomar la rutina de alimentación normal. No cometas el error de perseguir por toda la casa al niño con la cuchara: perderá los buenos hábitos.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir