Compartir
Publicidad

Para los adultos son más lindos los bebés a los seis meses que recién nacidos

Para los adultos son más lindos los bebés a los seis meses que recién nacidos
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Desde ya os digo que no estoy de acuerdo con esta investigación, porque para mí mis bebés recién nacidas, así todas arrugaditas, coloradas e hinchadas eran lo más lindo del mundo. Claro que a los seis meses también lo seguían siendo. Pero es cierto que hay muchas personas que consideran que los bebés recién nacidos son feos, o no son tan lindos para decirlo más suavemente. (Probablemente no sean padres).

El tema es que, según la ciencia, los adultos ven más lindos a los bebés cuando ya tienen unos meses, concretamente a los seis meses de edad, que a los recién nacidos. ¿Coincidís vosotros?

Un estudio publicado en la revista científica Evolution and Human Behavior concluye que la cara de los recién nacidos son menos atractivas para los adultos y que detrás de esta percepción podría haber una cuestión de supervivencia.

En su estudio en el que participaron 142 personas, los investigadores mostraron fotos de 18 bebés tomadas poco después del nacimiento, a los tres meses de edad y a los seis meses de edad. Les preguntaron qué tan dispuestos estarían de adoptar a los bebés basándose en sus percepciones de la ternura, felicidad, salud y semejanza de los niños.

"Notamos que los adultos calificaron a los recién nacidos como los menos atractivos y los de seis meses obtuvieron los puntajes más altos en todas las señales faciales", señala Prarthana Franklin de la Universidad de Brock y coautora del estudio.

Teoría de supervivencia

Los investigadores quisieron averiguar de dónde podría provenir esta preferencia. En la década de 1940, el etólogo Konrad Lorenz acuñó el término "kinderschema" o "esquema infantil" para describir los rasgos de los más pequeños. Según su teoría, la ternura que despierta un bebé activa el comportamiento de crianza y cuidado de los adultos, lo que a su vez garantiza la supervivencia de los bebés.

Inicialmente, él y su equipo de investigación se sorprendieron al descubrir que la percepción de ternura de los adultos se intensifica seis meses después de que nacen los bebés, ya que, a priori, los más pequeños serían los más "achuchables" y necesitados de protección por ser más indefensos.

Pero luego, recopilando literatura médica, encontraron que los niños de seis meses son más aptos para sobrevivir a las enfermedades que los bebés más pequeños y es probable que la percepción de la ternura sea una adaptación remanente de los tiempos de la evolución, cuando los recursos eran escasos y las enfermedades infantiles eran mortales.

"Los cazadores-recolectores que ya tenían un hijo a quien amamantaban, no podían amamantar a dos niños a la vez", dijo el coautor del estudio de la Universidad de Brock , Tony Volk. Si eres una madre campesina en la Inglaterra medieval y solo tienes suficiente comida para un niño, y si tener dos significa que ambos morirán, lo mejor es tener un hijo. Estas son decisiones difíciles que los humanos han hecho durante miles de años", explica el científico.

Afortunadamente, los tiempos han cambiado.

A esta teoría de supervivencia se suma además que hacen falta unos meses para los bebés empiecen a interactuar con los adultos, reglarnos su primera sonrisa y responder con gestos a nuestros estímulos, lo que podría aumentar la preferencia hacia los bebés más mayores frente a los recién nacidos.

¿Qué os parece a vosotros? ¿Veis igual de lindos a los bebés recién nacidos que a los ya mayores?

Vía | ScienceDirect y Brock University

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio