Compartir
Publicidad
Publicidad

El buen uso del corralito

El buen uso del corralito
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

El uso del corralito o parque es algo muy personal. Para algunos padres se asemeja a una especie de jaula pero sin techo. Personalmente no me gusta demasiado, pero concretamente no tiene ningún perjuicio para el desarrollo motriz del bebé, al contrario.

Utilizándolo sin abusar, algunos ratos específicos a lo largo del día permite a la madre (o a el cuidador) disponer de unos momentos de tranquilidad confiando que el bebé se encuentra en un lugar seguro.

Por otro lado, es útil para que el niño de entre 6 y 12 meses vaya acostumbrándose a entretenerse solo y para poder investigar y jugar en un espacio reducido donde se siente tranquilo y seguro. Además, puedes llevarlo donde tú estés para que no te pierda de vista. Ten la precaución de colocar el corralito en sitios seguros, lejos de cortinas, enchufes, etc. Ofrécele unos pocos juguetes (no le metas allí la juguetería entera) y cámbiaselos todos los días para que no se aburra. Pronto descubrirá que es muy divertido tirarlo fuera y que alguien los recoja.

Cuando se sienta en confianza dentro del corralito comenzará a practicar movimientos corporales nuevos y a ejercitar sus músculos como si estuviera en un gimnasio. Es un buen estímulo para iniciar el gateo y aprender a ponerse de pie, agacharse y caminar sujetándose de la barandilla.

El corralito también resulta muy práctico para que el pequeño duerma su siesta. Así aprenderá a distinguir más fácilmente el día de la noche.

Recuerda que el parque debe estar en buenas condiciones, en perfecto estado y que usarlo un rato al día es suficiente. Los niños necesitan espacio para moverse. No hay nada mejor para su desarrollo que dejarles que deambulen y exploren libremente, aunque siempre bajo vigilancia.

Más información | nosotros2.com En Bebés y más | Un parque diferente

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos