Deja que tu hijo asuma ciertos riesgos: es positivo para su desarrollo y autoestima

Deja que tu hijo asuma ciertos riesgos: es positivo para su desarrollo y autoestima
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Muchos padres de adolescentes se quejan de la pasividad de sus hijos, de que no asumen riesgos o son fácilmente influenciables por los demás. Pero antes de culpabilizar a los jóvenes es importante hacer un ejercicio e reflexión y pensar en cómo les puede estar influyendo la educación que les damos.

Y es que si somos padres controladores, sobreprotectores, exigentes o críticos con nuestros hijos, es normal que no quieran (o puedan) asumir riesgos ni tomar decisiones por miedo a equivocarse y decepcionarnos.

Ahora bien, ¿dónde está el límite entre permitir a los hijos asumir riesgos controlados y enfrentarse a un peligro? ¿Por qué es positivo que asuman riesgos y cómo hacerlo según su edad?

Permite a tu hijo asumir riesgos controlados y acordes a su edad

Si damos a nuestros hijos todo hecho, les allanamos continuamente el camino para que no se topen con ninguna dificultad o les decimos lo que deben hacer o qué decisión tomar, jamás podrán desarrollar su autonomía, ni entender qué significa responsabilizarse de sus propios actos.

Educar a nuestros hijos en la toma de decisiones y permitir que asuman ciertos riesgos es algo que debemos procurar desde que son pequeños.

Evidentemente, esos riesgos deben estar controlados y ser acordes a su edad y habilidades; es decir, la exposición al riesgo debe ser siempre razonable y previamente es necesario que el niño haya aprendido guiado por el adulto.

En este sentido, por ejemplo, permitir que un niño pequeño asuma riesgos no significa dejar que cruce la carretera sin supervisión o que utilice un cuchillo para pelar la fruta sin estar seguros previamente de que domina su uso.

Algunos de los riesgos que los niños en edad escolar podrían tomar son:

  • Ir al colegio con los deberes sin hacer o sin haber estudiado un examen si se han olvidado de ello. Para ello es importante que los padres no les rescatemos de sus errores o nos convirtamos en su agenda.
  • Permitir que el niño monte en bicicleta sin ruedines si así lo desea y cree estar preparado para ello. Evidentemente, esto no quita que tomemos las debidas precauciones para evitar lesiones en caso de caída.
  • Dejar que se ensucien, que salten en los charcos, que experimenten en la naturaleza, que exploren...

A medida que van creciendo, debemos permitir que los niños y adolescentes se enfrenten a otro tipo de situaciones más complejas, como ir solos al colegio o al instituto (salvo que se trate de una ciudad peligrosa o sin accesos peatonales seguros y libres de tráfico) o dejar que se muevan en transporte público por la ciudad, por poner solo un par de ejemplos.

Por qué es positivo que los niños y adolescentes asuman riesgos

asumir riesgos

Permitir a nuestros hijos asumir ciertos riesgos es positivo y enriquecedor para ellos en varios aspectos:

Autonomía y toma de decisiones. Asumir ciertos riesgos ayuda a los niños a fomentar su autonomía y entrenar la toma de decisiones. Esta habilidad es especialmente valorada por los adolescentes, pues les aporta sensación de libertad e independencia, y les prepara para la edad adulta.

Responsabilidad. Es importante enseñar a los niños desde pequeños a responsabilizarse de sus actos y asumir las consecuencias. Pero si les decimos lo que tienen que hacer jamás podrán entrenar esta habilidad.

Formación de la propia identidad. Tomar decisiones y asumir ciertos riesgos ayuda a los niños y adolescentes en la construcción de su propia identidad, pues les permite descubrir quiénes son, cuáles son sus fortalezas y debilidades, y establecer sus propios límites y valores.

Fomenta su razonamiento lógico. Encontrarse ante una situación que les obligue a tomar decisiones sopesando los riesgos incentiva el razonamiento lógico en los niños.

Fomenta el desarrollo de habilidades para la vida. Permitir a los niños asumir riesgos implica importantes aprendizajes que le servirán para toda la vida, entre los que se incluye la toma de decisiones, la evaluación de riesgos, el juicio crítico, la resolución de conflictos, la resiliencia o el aprendizaje de los propios errores.

Crecen libres y confiados. Los niños que crecen sabiendo que sus padres confían en ellos y potencian su autonomía y toma de decisiones, son niños felices, motivados, confiados y seguros de sí mismos. Por el contrario, cuando los padres tendemos a la sobreprotección y el autoritarismo, coartamos su libertad y obstaculizamos su desarrollo con nuestros miedos.

¿Cómo enseñar a los niños y adolescentes a asumir riesgos?

asumir riesgos

Antes de dejar que nuestros hijos asuman ciertos riesgos es importante tener en cuenta lo siguiente:

Lista de los no negociables. Los padres somos los últimos responsables de la salud y el bienestar de nuestros hijos, por lo que, como decíamos al inicio, no todo vale a la hora de asumir riesgos. Es importante establecer una lista de nuestros "no negociables" y las consecuencias de no cumplir esos límites.

Confía en tu hijo. Nuestros niños, y muy especialmente nuestros adolescentes, necesitan saber que confiamos en su criterio, en sus decisiones y su saber hacer. Evidentemente habrá momentos en los que se equivocarán, (nos sucede a todos) pero es nuestro deber enseñarles de sus errores y no retirarles nuestra confianza ante el primer tropiezo.

Aliéntale. Sentir el apoyo y el aliento de las personas que amas hace que no te pongas límites y seas capaz de enfrentarte a las dificultades de la vida. 

Trata el error como una oportunidad de aprendizaje. Antes de animar a nuestros hijos a tomar decisiones y asumir ciertos riesgos es fundamental que sepamos ver el error como una oportunidad de aprendizaje. Juntos debemos analizar la situación, ver qué ha sucedido para llegar hasta ese punto y qué cosas podrían haberse hecho de otra manera.

Fomenta un clima de confianza. Es fundamental que nuestros hijos crezcan en un ambiente de confianza y seguridad en el que puedan expresar sus opiniones sin sentirse juzgados o criticados. También ayuda compartir nuestras propias experiencias y hacer sentir a nuestros que pueden acudir a nosotros siempre que lo necesiten.


Temas
Comentarios cerrados
Inicio