Compartir
Publicidad
Publicidad

Cuéntanos tu historia: Un embarazo exagerado

Cuéntanos tu historia: Un embarazo exagerado
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Seguimos con nuestra sección "Cuéntanos tu historia", donde nuestros lectores y lectoras nos relatan algunas de sus vivencias relacionadas con su maternidad o paternidad. La historia de hoy, nos la hace llegar María Guadalupe Rivas y nos cuenta como logró el embarazo de su hijo Santi.

Si también deseas contarnos en primera persona tu experiencia, en Bebés y más estaremos encantados de publicarla. Envíanos tu relato a historiasdepadres@bebesymas.com.

Los dejo con la historia:

La primera vez que me di cuenta que estaba embarazada, no lo podía creer, lloré de tanta felicidad, abracé a mi esposo y aunque quería darle la sorpresa no pude contenerme; llamé a mi mamá y hermanas y les dije la noticia todas gritaron de emoción pues mi esposo y yo teníamos seis meses preparando el momento, hasta que se nos hizo. Recuerdo que fue un 12 de mayo del 2006 el día de la noticia; acudí de inmediato con el doc. Quien me hizo un eco vaginal y pareceria un frijol; lamentablemente el día 22 me practicaron un legrado, debido a que tuve un desecho y contracciones que dieron origen a lo inevitable.

Es lo mas doloroso, terrible, fuerte que pudo habernos pasado, fueron los días mas angustiosos y tristes que he tenido, nunca antes había llorado tanto junto con mi esposo, nos abrazamos y lloramos hasta agotar nuestras lágrimas y fuerzas.

Dios nos premio después de tres meses de tristeza y haciendo caso omiso a las recomendaciones del doctor, quedé embarazada de nuevo, me hice “DOS” pruebas de embarazo y positivo y en esta ocasión lloré, pero de miedo, tenia tanto miedo tanta angustia, que no quería divulgar la noticia, mi esposo me abrazó y me dijo que no le dijéramos a nadie, hasta no haber ido con el doctor, y asi fue tenía apenas 5 semanas de embarazo.

Tomé más precauciones acudí con un medico especialista en fertilidad y embarazos de alto riesgo, sinceramente no disfruté mi embarazo como me hubiera gustado, cada cosa que me pasaba me preocupaba e iba al doctor (siendo que todo era normal) y me hacía un eco. No les miento al mes iba dos veces con el doctor y me hacia eco; llamadas, mails, preguntas a mis primas, amigas y familiares sobre el embarazo, libros, revistas y siempre procurando cuidarme de lo que comía, hacía, etc; hasta dejé de trabajar.

Por fin “Bebesaurio” (porque así lo llamamos su papá y yo) llega un 16 de mayo del 2007 (un año después de lo ocurrido) lo más hermoso, lo más lindo, lo más fabuloso y maravilloso, llego a mis brazos, lo abracé y lloramos de tanta felicidad que Dios me había guardado y reservado para ese día.

Hoy Santi tiene casi un año, es un niño HERMOSO, travieso, inteligente y muy ágil, nunca imaginé verlo crecer tan pronto, aunque si bien hoy pienso no tener más hijos, fue difícil y ha sido difícil este camino, pues al mes y medio de nacido Santi recibió una cirugía de 3 hernias; posteriores a ésta recibe otra cirugía a los seis meses y créanme que no ha sido nada fácil.

El verlo crecer, caminar y querer hablar me ha hecho comprender lo maravilloso que es saber que un ser que permaneció durante 9 meses dentro de mi vientre, es MI HIJO.

Gracias Beib por darme ese tesoro más grande, los amo.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos