Compartir
Publicidad
Publicidad

Cuéntanos tu historia: el bebé de Luz Elena

Cuéntanos tu historia: el bebé de Luz Elena
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Siguiendo con nuestras historias de padres, hoy tenemos el relato de Luz Elena, que cuenta cómo vino al mundo su bebé a pesar de una enfermedad que la mamá sufrió durante el embarazo y que ponía en riesgo la vida del pequeño. Aun con todos los contratiempos imaginables, en el momento de traer al mundo a su bebé, Luz Elena sacó fuerzas y nació ese niño tan deseado. Hoy puede afirmar que su bebé ha hecho que la unión entre los padres sea más fuerte y le ha descubierto un amor más puro y grande.

Recordamos tanto a papás como a mamás que quieran contarnos sus experiencias que pueden enviarnos su relato a historiasdepadres@bebesymas.com. Lamentablemente no podemos publicarlas todas, pero seleccionamos algunas para compartirlas con los demás lectores. Ésta es la historia que traemos hoy:

¡Hola!

Me llamo Luz Elena, tengo 30 años y despues de mucho tiempo tratando de embarazarme logré hacerlo y es mi deseo contarles como viví mi embarazo y lo feliz que he sido desde que mi nene llegó a mi vida.

En mi última cita de revisión y aun faltando 4 semanas para la fecha de parto, le comenté mis inquietudes a mi doctor. Tenía mucha comezon en las palmas y de las manos y los pies. Era tan desesperante que no podía dormir. Cuando le dije eso a mi doctor, me envió a hacer unos análisis y a partir de eso me diagnosticaron una enfermedad que les da a las embarazadas, la cual yo nunca había escuchado y que se llama "colestasis intrahepática".

Se trata de una infección en el higado, que se inflama y despide enzimas que si atraviesan la placenta es como veneno para el bebe. Hospitalizada estuve por una semana con el riesgo que ya me habían dicho que mi bebé podía morir dentro de mí. Un bebe muy esperado. Mi esposo y yo no hablabamos del tema en el hospital, porque me derrumbaba ante la idea de perder a un ser al que nunca le había visto la cara y lo amaba más que nadie. Me tenian que hacer una amniocentesis, pero con la postura que mi bebé tenía no se podía, y corría más riesgo. La buena noticia de ese día fue que los pulmones ya estaban maduros y ya podían empezar a inducirme el parto. Estaba tan agotada porque la comezón no cesaba y no dormía en muchos dias que todos pensaron que no podría esforzarme para expulsarlo, pero no fue así. Mi bebé ya está listo para salir al mundo. Le pedí a mis seres cercanos y aun a los que no viven cerca de mí que hicieran una cadena de oración para que todo saliera bien. Y así fue... Mi bebito nació el 15 de enero. Su papá y yo nos unimos mucho más. Lo amamos tanto y hasta ahora seguimos sin tocar el tema. No me gusta la idea de que lo pude haber perdido. Y ahí es como veo la manifestación de un Poder Superior que me ama incondicionalmente. Es mi primer hijo y con esto de ser mami, descubro el amor más puro y más grande que nunca pude haber imaginado que sentiría. Gracias por ofrecernos esta página.
Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos