Publicidad

¿Qué debe tener una merienda completa para los niños?

¿Qué debe tener una merienda completa para los niños?
2 comentarios

Publicidad

Publicidad

Creo que cada vez somos más conscientes de la forma en la que alimentamos a nuestros hijos, y me refiero tanto a la calidad como a la cantidad. Claro, supongo que la gran mayoría no somos expertos y nos dejamos guiar un poco por lo que sabemos, pero nunca está de más conocer algunas reglas básicas para que nuestros pequeños estén bien alimentados. En este caso me referiré a la merienda, una comida a la que a veces no se le presta la atención suficiente.

Hay que tener en cuenta que la merienda es un componente vital de su alimentación diaria, ya que los niños tienen estómagos pequeños y necesitan mucha energía a lo largo del día, así que requieren consumos pequeños pero constantes. Claro, no es cuestión de que esté picando, sino que tenga unos hábitos de alimentación sanos a unas horas establecidas.

La premisa siempre debe ser que los niños deben estar bien nutridos (que no significa que coman de forma exagerada), y que con esos alimentos puedan suplir sus necesidades de acuerdo a las actividades que realizan. Por eso es vital saber qué tipo de alimentos les funciona mejor en cada momento del día.

¿Qué alimentos necesita un niño en la merienda?

Merienda 2

El cerebro necesita glucosa para pensar y los músculos para moverse y reparase. En ese orden de ideas, el niño necesita carbohidratos y proteínas, aunque lo realmente importante es identificar la calidad de los alimentos que les estamos dando: a pesar de ser carbohidratos, no es lo mismo darle una palmera de chocolate a un bocadillo de jamón.

Importante: ni mucha azuzar ni mucha grasa

Soy consciente de que a los niños les gusta el azúcar, que les seduce las galletas con formas de animales y los bollos con chocolate y que además muchos padres tenemos poco tiempo para preparar una merienda 100% casera, que sería lo ideal. Sin embargo el esfuerzo que implica prestar un poco más atención en evitar darles este tipo de alimentos se verá recompensada a largo plazo en términos de la salud del niño.

Es verdad que los carbohidratos son fundamentales a cualquier edad, pero cuando elegimos este tipo de productos industriales para nuestros niños no sólo estamos dándole grasas que producen colesterol sino que estos traen una subida de glucosa muy alta, que se convierte en energía rápidamente pero que se desgasta con la misma velocidad... en consecuencia el niño se sentirá cansado más rápidamente. Es decir, estamos supliendo sus necesidades a muy corto plazo y con un producto de mala calidad.

Si hacen ejercicio, ¿qué alimentos deberían tomar?

Lo primero que hay que tener en cuenta es el tiempo que dura cada actividad que realiza el niño y también el hay entre cada una de ellas, ya que por ejemplo, cuando practica actividades físicas como extraexcolares debe merendar al menos media hora antes de empezar.

Obviamente las necesidades de estos niños son altas y necesita fuentes buenas de energía como pan, frutas (el plátano y la manzana son excelentes opciones), frutos secos, queso y yogurt. Un buen bocadillo que combine un trozo de pan con un chorrito de aceite de oliva y embutido siempre será una merienda completa, nutritiva y perfecta para que el niño aguante el desgaste físico.

Debemos tener en cuenta que los carbohidratos que debemos elegir son los llamados 'complejos', es decir, que se transforman en energía más lentamente y que ayudan a que el niño tenga lo que necesita durante la jornada. Entre ellos encontramos las harinas integrales, cereales integrales y legumbres.

¿Y tras el ejercicio y antes de la cena, deben comer algo?

Después del ejercicio lo más importante es recuperar la hidratación ya sea a través de agua, zumos o batidos naturales. En este momento no debería comer nada más para que llegada la hora de la cena no se sienta inapetente.

Finalizo con una opinión personal: una de las mejores cosas que podemos hacer por nuestros hijos es tomarnos el tiempo para pensar sus menús y en hacer una buena compra para llevarlos a cabo. Además integrarlos en su preparación es una buena idea de enseñarles a alimentarse bien, ya que estarán más motivados a comer lo que se ha cocinado. Tratar de preparar recetas diferentes y divertidas es una gran herramienta que tenemos, así que de paso os sugiero algunas de nuestras recetas para merendar.

En Bebés y Más | Las mejores meriendas para después del cole, Buenos hábitos para la merienda de los niños

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir