¿Qué extraescolar deportiva elegir?: los mejores deportes recomendados para cada edad

¿Qué extraescolar deportiva elegir?: los mejores deportes recomendados para cada edad
Sin comentarios

Para muchos niños, con la vuelta al cole llegan también las actividades extraescolares. Algunos padres se preguntan cómo elegir la mejor actividad para sus hijos, pero lo cierto es que no hay una sola respuesta siempre que el niño lo haga de forma voluntaria y participe en su elección.

Ante la vuela al cole, los expertos recomiendan mantener el equilibrio entre un correcto descanso, una buena alimentación y la práctica de ejercicio físico. En este sentido, son cada vez más las familias que deciden optar por actividades extraescolares deportivas para que los niños hagan ejercicio después del cole.

Si es vuestro caso, pero no tienes claro qué deporte es el más adecuado para tu hijo, desde Sprinter nos comparten los consejos de Ares González, padre, tutor de Educación Infantil y autor del libro "Educar sin GPS".

La importancia del deporte en todas las edades

Según la OMS, el 80% de los niños de entre 11 y 17 años no hace el ejercicio físico recomendado. Este dato es muy preocupante, y la sociedad en su conjunto deberíamos ayudar a inculcar este importante hábito entre nuestros niños y adolescentes.

La vuelta al cole supone en muchos casos retomar también la actividad deportiva, si es que durante el verano los niños han abandonado este hábito.

Pero más allá de las clases de educación física y los juegos deportivos en los recreos y los parques, cada vez son más los padres que se interesan por extraescolares deportivas para sus hijos.

Ahora bien, ¿qué ejercicios deben hacer los niños en cada etapa de su desarrollo? ¿Existe algún deporte más recomendable que otro para cada edad?

Niños de entre 3-6 años: actividad física a través del juego

jugar

En el caso de los niños en la etapa de Infantil, el experto recomienda optar por actividades físicas preferiblemente al aire libre, en las que los peques puedan correr, moverse y jugar en libertad.

Según Ares González, este tipo de actividades debería ser diaria, y priorizar siempre el juego por encima de la actividad deportiva.

Pero para este maestro hay una excepción: la natación. Y es que por razones de seguridad, deberíamos enseñar a los niños a nadar a edades tempranas, y no esperar a la llegado del verano para hacerlo.

Niños de 6 y 7 años: iniciación al deporte

Llegada esta edad los niños ya son capaces de comprender las normas del deporte, y lo que es más importante, tienen la capacidad de seguirlas. En este momento podemos empezar a probar diferentes deportes, atendiendo siempre a los intereses del niño, para que pueda aprender, divertirse, y elegir las disciplinas que más le gusten.

Ares recomienda dejar que nuestros hijos exploren lo que más les guste y encontrar la ilusión de hacer algo que les divierte para que en un futuro no pierdan la motivación ante la práctica deportiva.

Algunos deportes que podemos fomentar a partir de esta edad son las artes marciales, los deportes de raqueta, el ciclismo , el patinaje... y por supuesto, los deportes de equipo.

A partir de los 8 años: reforzar el hábito

deportes

Si los niños han estado practicando deporte en sus primeros años, a esta edad ya tendrán claro cuál les gusta más, por lo que lo más recomendable es que los padres continuemos fomentando su práctica.

A partir de esta edad los deportes de equipo adquieren mayor relevancia si cabe, pues no solo constituyen una excelente forma de mantenerse activos mientras se divierten, sino que a través del deporte los niños mejoran sus relaciones sociales, aprendizaje y gestión emocional.

"Por ejemplo, cuando nuestro hijo comienza en un colegio nuevo, si le apuntamos al equipo de su deporte favorito, le va a facilitar hacer amigos en un entorno en el que se siente seguro y disfruta" - aconseja Ares González.

Pero para potenciar los valores positivos de los deportes de equipo, es fundamental que los padres antepongamos la diversión, el respeto y el espíritu deportivo, frente a la competitividad y los resultados. Y es que por desgracia, son muchas las ocasiones en las que los padres nos dejamos llevar y damos un mal ejemplo a nuestros hijos con nuestra actitud. 

A medida que nuestros hijos van creciendo y se adentran en la adolescencia, el deporte debería convertirse en una de las mejores actividades que pueden hacer, pues además de constituir un hábito saludable, los beneficios que aporta tanto a nivel físico como emocional son incontables.


Temas
Inicio