Compartir
Publicidad

Gold River, el nuevo hotel de PortAventura: el oeste para niños

Gold River, el nuevo hotel de PortAventura: el oeste para niños
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El día 14 de Julio PortAventura inauguró un nuevo hotel, el Gold River y desde el día 17 está abierto al público.

Viajar con bebés y con niños supone siempre valorar de manera especial los destinos de nuestros viajes, ya que el ritmo que pueden seguir es diferente y las necesidades de descanso, alimentación e higiene son también otras.

Para probar este nuevo hotel hemos estado con las personas que mejor pueden mostrarnos el Gold River desde el punto de vista de los hijos: un bebé de seis meses y un niño de 3 años y medio (mis hijos, vamos…).

Un hotel con historia

En 1803 la familia Callaghan inició un viaje a Santa Fe. Durante el viaje la pequeña Lucy encontró unas piedras relucientes junto a un río que resultaron ser oro ¡La niña había encontrado un yacimiento de oro! Los Callaghan se quedaron en la zona donde fundaron el asentamiento Sullivan, que poco a poco, y con la llegada de otros buscadores, se transformó en una próspera ciudad victoriana.

El Hotel Gold River es una representación de la ciudad de Sullivan, con la casa donde vivió Lucy, que es un hotel de 5 estrellas, las cabañas de mineros, que son Bungallows familiares, la estación de ferrocarril Old Station y diversos edificios que conforman la calle principal (en total 502 habitaciones, 4 piscinas, 4 restaurantes, 3 bares, una tienda y un minimarket).

Los niños lo pasan en grande

Y los adultos también, seguro. Poder vivir como si estuvieras en el viejo oeste (aunque con más comodidades, claro) es una experiencia que les encanta.

jongoldriver.jpg

Mi hijo llevó a todas horas su sombrero de Sheriff y se fotografió montado en burros, vacas, caballos y búfalos que se pueden encontrar en la ciudad con ese fin. Tocó el viejo piano (bueno, él y todos los niños que por ahí rondaban) del hotel y comió en el restaurante donde le esperaba un bufete libre con menús infantiles.

A qué edad es mejor

No hay una edad definida, aunque está claro que el oeste no es un cuento infantil de hadas. Toda la ambientación representa una ciudad de hace 200 años (hay incluso un prostíbulo, que no es tal, claro, son habitaciones), pero se ha tenido en cuenta que se alojarán niños y los detalles se han ideado tanto desde la perspectiva de un adulto como desde la de los más pequeños.

Si tuviera que decir una edad ideal, sería a partir de los 5-6 años en adelante, para disfrutar de los detalles y la ambientación, aunque como digo, mi hijo de 3 se lo ha pasado pipa.

A nivel de comodidades y recursos para los más pequeños, hay cunas disponibles si se solicitan. Hay posibilidad de elegir habitación equipada con microondas, vitrocerámica para cocinar, vajilla, tostadora... que viene a facilitar la vida familiar dentro del hotel.

En el restaurante hay tronas para los niños y se puede elegir el horario más adecuado para cada familia. Los lavabos disponen de cambiador para bebés, como viene siendo habitual en todos los centros públicos actuales.

El personal fue en todo momento muy cercano a los niños (se agradecen las sonrisas, bromas y muestras de comprensión).

El complejo cuenta también con la escuela de Sullivan, que realmente es una ludoteca donde los niños de entre 4 y 11 años pueden quedar al cuidado de las monitoras.

El parque

Desde el complejo de Gold River se puede acceder directamente al parque entrando por la zona del Far West, cercanía que se agradece tanto para ir como para volver.

jonpolynesia.jpg

PortAventura es un parque de atracciones para niños y para adultos y muestra de ello es que cuenta con diversas atracciones para los más pequeños (yo diría que a partir de unos 2-3 años), suaves y con posibilidad en muchas de ellas de acompañarles o incluso montarte con ellos.

¿Y con bebés?

En el Gold River hay piscinas y un transporte gratuito que te lleva al Beach Club, un complejo cercano al parque donde hay más piscinas y acceso a la playa, restaurantes,… para aquellas familias que quieran tener la posibilidad de vivir PortAventura de una manera más tranquila.

En definitiva, hemos pasado unos días muy lúdicos y divertidos toda la familia jugando a ser vaqueros por las calles de Sullivan aunque, como es lógico, los ritmos y los horarios los marcaban los pequeños. En el futuro, cuando sean más mayores, podremos disfrutar de otros aspectos de PortAventura (atracciones, espectáculos…) dedicados a niños de más edad.

Más información | PortAventura En Bebés y más | Viajar con bebés, Parques Temáticos para divertirnos en familia

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos