Sigue a

estreñimiento

Hace pocos días hablábamos de la diarrea infantil y hoy tocaremos otro de los problemas gastrointestinales más frecuentes en la infancia que tanto preocupa a los padres, el estreñimiento.

Representa alrededor de un 5% de las consultas pediátricas y un 25% de las consultas de gastroenterología infantil. Se trata de la disminución en la frecuencia de las deposiciones o hacer deposiciones muy duras.

Más precisamente se habla de estreñimiento cuando la frecuencia de las deposiciones es menor a tres veces por semana o cuando el niño está más de 3 días seguidos sin hacer caca. La consistencia de las heces también es importante ya que una deposición blanda, aunque ocurra una vez por semana, no se considera estreñimiento,

Dado que la percepción que podemos tener los padres del problema puede ser algo subjetiva, una definición bastante acertada sobre el estreñimiento es “síntoma clínico que expresa dificultad para el vaciamiento regular de colon y recto, expresado como la eliminación de heces duras, infrecuentes y evacuadas con dificultad o de forma incompleta”.

Al ser muy duras, las deposiciones pueden provocar pequeñas fisuras en el ano, suelen ir acompañadas de dolor por lo que muchas veces el niño se aguanta las ganas para evitar el dolor que le produce ir al baño. El problema es que el bolo fecal se agranda, se endurece y la deposición se hace aún más dolorosa.

En el 95% la causa del estreñimiento infantil no está producida por ninguna enfermedad específica. Sólo se debe a un lento funcionamiento del intestino por una dieta inadecuada y hábitos incorrectos como aguantarse las ganas de hacer caca repetidamente y no intentar hacerlo todos los días.

También puede aparecer al salir de vacaciones, hacer un viaje, al trasladarse o ante situaciones que generan especial ansiedad en el niño, al igual que nos sucede a los adultos.

Qué hacer

● Para los niños alimentados a pecho, lo más indicado es seguir con la lactancia materna a demanda. El bebé alimentado con leche materna hace más cadas al día, pero hacia el mes o mes y medio dejan de hacer cacas tantas veces por día y pasan a hacer menos, puede ser de una vez al día e incluso cada varios días

● Al bebé lactante no se recomienda darle zumos, ni infusiones ya que pueden amenazar la lactancia materna. A más zumo, menos maman y pecho fabrica menos leche. Por su parte, tampoco se recomienda estimularles el culito ya que los estímulos a la larga son contraproducentes al provocar que el bebé dependa de ellos para defecar.

● Cuando el niño ya come sólido, lo principal es hacer cambios en la dieta habitual. Básicamente, hay que aumentar el aporte de agua y fibra. Hay que disminuir el consumo de carne, bollos, dulces y demasiados huevos y aumentar el de agua, zumos, cereales con fibra, pan con fibra, frutas y verduras (espinacas, acelgas, guisantes). Otros alimentos ricos en fibra son por ejemplo, las lentejas, las judías blancas y los garbanzos.

● Es importante enseñarle que no debe aguantarse las ganas de ir al baño cuando sienta la necesidad.

● Podemos acompañarle al baño y que permanezca sentado en el retrete de 5 a 10 minutos mientras se entretiene con un juego o un libro. Lo ideal es hacerlo después de alguna comida todos los días para ir creando el hábito.

● No se deben administrar laxantes ni enemas si no han sido indicados por el médico.

● ¿Cuándo debemos consultar al pediatra? Cuando el estreñimiento esté acompañado de dolor abdominal importante, si aparece sangre en las heces, si el niño vomita o si se encuentra muy decaído y se queja mucho.

Vía | Aeped
Más información | Boletín de pediatría.org
En Bebés y más | Dieta infantil contra el estreñimiento, Con el cambio de aires aparece el estreñimiento, Le cuesta hacer caca

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario