Síntomas de enfermedad celíaca en niños: ¿podría mi hijo ser celíaco?

Síntomas de enfermedad celíaca en niños: ¿podría mi hijo ser celíaco?
Sin comentarios

La celiaquía o enfermedad celíaca es una enfermedad crónica del aparato digestivo. Se produce por una intolerancia al gluten, una proteína presente en algunos cereales como el trigo, la cebada o el centeno y responsable de la elasticidad de las harinas y de que los panes horneados sean esponjosos.

Los niños celíacos reaccionan frente a esta proteína y se produce una inflamación del intestino, que conlleva una atrofia de las vellosidades y esto hace que los nutrientes no se absorban adecuadamente. Además, pueden afectarse más adelante otros órganos.

La celiaquía es una enfermedad muy frecuente. Se estima que en España la padece un 1% de la población, aunque probablemente estas cifras sean superiores pues hay muchos casos que no se llegan a diagnosticar.

¿Cuáles son los síntomas de enfermedad celíaca?

Los síntomas de la enfermedad celíaca son variados y bastante inespecíficos (aparecen en otras muchas enfermedades) lo que a veces puede hacer que se retrase el diagnóstico.

Los niños celíacos pueden tener síntomas del aparto digestivo como:

Además, pueden tener otras afectaciones como: estancamiento del peso o falta de crecimiento, anemia por falta de hierro, cansancio, retraso de la pubertad, aftas recurrentes en la boca, irritabilidad, defectos del esmalte dental y/o afectación del hígado.

¿Hay niños con más probabilidades de sufrirla?

La celiaquía no es hereditaria pero sí hay predisposición genética; por ello, los niños que tienen un familiar de primer grado celíaco tienen más riesgo de sufrirla.

La enfermedad celíaca es una enfermedad autoinmune (el propio cuerpo se "autoataca"); así, es más probable padecerla si se sufre otra enfermedad autoinmune, como diabetes tipo 1, enfermedad hepática autoinmune o enfermedad tiroidea autoinmune.

Los niños con síndrome de Down, síndrome de Turner o déficit de IgA también son considerados grupo de riesgo.

¿Cómo se diagnostica?

Si sospechas que tu hijo o hija puede ser celíaco, debe continuar realizando una alimentación normal y consultar con tu pediatra. Ante la sospecha de enfermedad celíaca, se realizará una analítica para determinar el valor de los anticuerpos de la celiaquía.

En algunos casos, con esto será suficiente para establecer el diagnóstico. En otros, necesitaremos además analizar una biopsia de intestino; para ello, se cogerá una pequeña muestra de intestino y se analizará al microscopio.

¿Cuál es el tratamiento?

gluten-free

El único tratamiento es hacer una dieta sin gluten de por vida. Los cereales que contienen gluten son el trigo, la cebada, el centeno, la espelta y algunas variedades de avena (hay estudios que afirman que la avena pura es segura para la mayoría de los celíacos).

En los alimentos procesados conviene fijarse en las etiquetas y en si están marcados como "sin gluten". Los celíacos sí pueden tomar otros cereales como maíz, arroz, trigo sarraceno, mijo o quinoa.

La dieta sin gluten logra que desaparezcan los síntomas, pero la enfermedad no se cura y puede reactivarse con pequeñas cantidades de gluten. Por ello hay que ser muy cuidadosos; a la hora de cocinar debemos usar recipientes y utensilios separados para personas celiacas, y debemos ser muy precavidos si comemos fuera de casa.

En la web de la Federación de Asociaciones de Celiacos de España podemos encontrar mucha información útil.

Si el padre o la madre son celiacos, ¿deben tener alguna precaución especial con sus hijos?

Como hemos comentado anteriormente, tener un familiar de primer grado con enfermedad celíaca supone un factor de riesgo. Por ello, cuando se diagnostica a una persona de enfermedad celiaca hay que estudiar a los familiares de primer grado, aunque no tengan ningún síntoma.
En el caso de los bebés, la introducción del gluten se llevará a cabo como en cualquier otro niño. Entre los 12 y los 18 meses de vida, se realizará un estudio analítico para descartar la enfermedad celíaca en el niño/a.

En caso negativo, los familiares deberán seguirse haciendo controles de manera periódica (o en cualquier momento si aparecen los síntomas).

¿Puede prevenirse la enfermedad celíaca?

A día de hoy no hay estudios científicos concluyentes que indiquen cómo prevenir la celiaquía. Se ha analizado mucho la influencia de la edad de introducción del gluten con la alimentación complementaria. La recomendación actuales de la ESPGHAN (Sociedad Europea de Gastroenterología y Nutrición) es introducir el gluten entre los 4 y los 12 meses de edad, poco a poco y no dar grandes cantidades de gluten en la infancia.

Fotos | iStockphoto y Henri Mathieu-Saint-Laurent en Pexels
En Bebés y más | Se asocia un mayor consumo de gluten en los primeros cinco años de vida, con un incremento en el riesgo de enfermedad celíaca

Temas
Inicio