Síguenos

Parto en casa

Si preguntáramos a nuestras abuelas dónde dieron a luz seguro que más de una explicaría que lo hicieron en casa, porque antes no había los medios que hay ahora. La mayoría de niños nacían bien, sin problemas, pero algunos partos resultaban problemáticos y las consecuencias eran imprevisibles.

Con el avance de la ciencia y la medicina y con la intención de prevenir cualquier problema se crearon protocolos en los que el parto pasaba a manos de los profesionales sanitarios, dejando a la madre en un segundo plano para que el control fuera lo más exhaustivo posible y para que así, controlando todas las variables posibles, los partos fueran más seguros.

El problema es que con el paso de los años se ha demostrado que un exceso de control es también perjudicial para la madre y para el bebé y que es necesario desandar parte del camino andado por la medicina. Como todos los cambios son lentos, son muchas las parejas que deciden no esperar a que en el hospital den más protagonismo y libertad a las madres y optan por dar a luz a sus hijos en casa. Como esto genera algunas dudas, vamos a tratar de dar respuesta hoy a las cinco preguntas más frecuentes sobre el parto en casa.

1. ¿Qué dice la OMS sobre el parto en casa?

Cuando alguien recibe información de algo que desconoce o que no cree que pueda ser posible siempre busca opiniones de gente experta o argumentaciones que puedan satisfacer su curiosidad y por eso me parece importante comentar qué dice la Organización Mundial de la Salud sobre la posibilidad de dar a luz en casa.

Ya en el año 1985, la OMS y la Organización Panamericana de Salud redactaron la llamada Declaración de Fortaleza en la que explicaron cómo debía ser un parto y cómo debía ser un nacimiento. En la misma expresaron que toda mujer debe ser informada de los distintos métodos de atención al parto, con el fin de que pueda elegir el tipo de parto que prefiera, y esto incluye la posibilidad de dar a luz en su domicilio si no hay contraindicaciones para ello.

Como veis, este año hará 28 años de esto y, viendo que no muchas cosas han cambiado, al menos en España, parece normal que muchas parejas busquen alternativas a los hospitales.

2. ¿Por qué dar a luz en casa?

Por dos razones evidentes: para huir de los hospitales, cosa que sucede cuando un hospital tiene fama de utilizar protocolos anticuados y de respetar poco a las mujeres, y porque como en casa en ninguna parte.

Un embarazo no es una enfermedad, y desde luego un parto tampoco lo es. Esto quiere decir que si una pareja acude a un hospital para dar a luz lo único que tendría que suceder allí es que les acogieran con una cálida bienvenida, que les dejaran un sitio tranquilo donde permanecer mientras todo avanza y que pudieran dar a luz con la mínima intervención de los profesionales si todo va bien.

El problema es que eso de que “el parto no es una enfermedad” no ha calado todavía en todos los hospitales y, aunque en algunos se están haciendo las cosas muy bien, en otros se siguen haciendo como antaño, tumbando a las madres para tenerlas monitorizadas, haciéndoles tactos innecesarios, hablándoles demasiado (y no dejándoles por lo tanto centrarse en su parto) y otras cosas que pueden hacer que un parto normal acabe con más intervenciones de las necesarias.

Muchas parejas, sabedoras de que todas las mujeres están preparadas para dar a luz solas si quieren, eligen parir en casa con la asistencia sanitaria de alguien con los conocimientos y experiencia necesarios como para asistir un parto de manera natural (como digo, con las mínimas intervenciones necesarias).

De hecho, aún cuando en un hospital las cosas se hicieran muy bien, parece que el parto en casa se vive de manera más intensa y satisfactoria al estar en tu propio entorno, en tu misma casa, y no en un lugar ajeno y transitorio.

3. ¿Todas las mujeres pueden dar a luz en casa?

Hace pocas líneas he dicho que todas las mujeres están preparadas para dar a luz solas. Esto es cierto, pero no es cierto que todas las mujeres pueden dar a luz en sus casas sin que haya problemas porque si esto fuera cierto el parto no se habría trasladado nunca al hospital. Dicho de otro modo, la naturaleza es muy sabia, pero para nada es infalible, y por eso se recomienda ir a dar a luz a un hospital cuando se dan las siguientes situaciones:

  • Que la madre tenga alguna enfermedad grave de tipo cardíaco, renal, respiratoria, etc.
  • Que el embarazo se considere de alto riesgo (por hipertensión, diabetes, placenta previa,…).
  • Que el parto sea prematuro (antes de las 37 semanas de gestación) o postérmino (después de las 42 semanas de gestación).
  • Que el bebé no venga en posición cefálica.
  • Que no se pueda garantizar la asistencia sanitaria profesional en el domicilio o el traslado a un centro sanitario en un tiempo inferior a 10-15 minutos.
  • Que se trate de un embarazo con más de un bebé o que la mujer haya dado a luz por cesárea en partos anteriores.

4. ¿Es seguro dar a luz en casa?

Aunque es la cuarta pregunta, debo decir que probablemente debe ser ésta la pregunta que más parejas se hacen al oír hablar de un parto domiciliario: si es seguro o, formulando la pregunta de otra manera, si no es más peligroso parir en casa que en un hospital.

Está claro que el riesgo de que haya problemas en un parto domiciliario no es cero. Nadie puede garantizar a una pareja que no habrá ningún problema durante el parto en casa. Sin embargo, ningún profesional de ningún hospital puede hacer tampoco dicha afirmación, porque en los hospitales también se complican algunos partos y también hay problemas.

La gracia del asunto está entonces en saber si esos riesgos son parecidos o si en uno de los dos lugares el riesgo es mayor que en el otro. Varios estudios han querido demostrar que el parto en casa era más peligroso. Un metaanálisis realizado en 2010 concluyó, de hecho, que el riesgo de muerte neonatal en un parto domiciliario era hasta tres veces mayor que en un parto hospitalario. Sin embargo, fue un estudio muy criticado porque a la hora de hablar de parto domiciliario incluyó los embarazos de riesgo que acabaron accidentalmente en casa y otros partos en los que no hubo asistencia sanitaria. El mismo estudio, eliminando estos factores, arrojaba datos de mortalidad muy similares.

Otro estudio realizado en la Universidad de Alicante y del que hablamos el año pasado, analizó los partos a término, de un solo bebé y con asistencia sanitaria, tanto en domicilio como en un hospital y concluyó que no había diferencias significativas en las tasas de mortalidad y que por lo tanto era igual de seguro dar a luz en casa que hacerlo en un hospital.

5. ¿Cuánto cuesta?

A diferencia del parto en un hospital, dar a luz en casa no está cubierto por la seguridad social y en consecuencia son los padres los que deben asumir los costes de la asistencia. Hace algo más de un año hicimos en Bebés y más una encuesta sobre este mismo tema y el 73% de los lectores se mostró favorable a que la seguridad social cubriera dichos gastos, como sucede en Holanda, donde la situación es inversa: te cobran por ir a dar a luz a un hospital.

Como con la crisis parece bastante impensable que nuestros mandatarios se pongan siquiera a pensar en asistir a las madres a domicilio (pese a que seguramente sería más económico para el estado), los padres son, como digo, los que tienen que pagar la asistencia, que oscila entre los 1.900 y los 2.500 euros, que van en función de los servicios y especialistas que atienden a la madre y al bebé. Además de la asistencia, el coste suele incluir las visitas previas al parto, la disponibilidad de la matrona desde la semana 37 y las visitas de control tras el nacimiento.

Foto | eyeliam
En Bebés y más | “El parto en casa es muy seguro para las madres”, entrevista a la comadrona Inma Marcos, Guía para el parto en casa, Un juez determina que es la madre quien decide dónde parir

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

19 comentarios