Compartir
Publicidad

Una escuela cambia los castigos por sesiones de meditación (y los resultados son sorprendentes)

Una escuela cambia los castigos por sesiones de meditación (y los resultados son sorprendentes)
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Expulsar a los niños de clase o dejarles sin recreo es una medida disuasoria utilizada como castigo en muchos colegios. Pero, ¿sirven realmente de algo ese tipo de castigos? En sí mismos no sirven para corregir un mal comportamiento, sino más bien como una forma de reacción ante el miedo que les produce que vuelvan a castigarlos.

Para los alumnos de la escuela primaria de W. Robert Coleman, de Baltimore, ser expulsados de clase yo no es algo que temer. Porque tienen una habitación donde se realizan sesiones de meditación en las que enseñan a los niños a practicar meditación y ejercicios de respiración consciente, a la vez que fomentan que hablen sobre su comportamiento.

Meditacion-colegios

Las aulas de meditación fueron creadas gracias a un programa llevado a cabo en colaboración con una organización no lucrativa local llamada la Holistic Life Foundation, la cual se encarga de capacitar a profesores, padres y profesionales para incorporar en el día a día de los niños prácticas relajantes como el yoga, el mindfulnes, ejercicios de respiración y técnicas para mejorar la atención.

Pretenden así darles a los alumnos las herramientas necesarias para liberar el estrés, ser más empáticos y compasivos, y por ende, mejorar su comportamiento. También recurren a la meditación como una forma de intervención cuando es necesario abordar algún problema de disciplina.

El plan ha dado buenos resultados. Desde que se ha implantado en este colegio de Baltimore, no ha habido más expulsiones.

¿Debería impartirse yoga y meditación en los colegios?

Meditacion-colegios

Algunos colegios ya lo están poniendo en práctica en sesiones de 5-10 minutos en las que los niños realizan ejercicios de respiración y meditaciones básicas, también algunas prácticas sencillas de yoga.

Ayudan a reducir la ansiedad y el estrés de los más pequeños, sometidos a numerosas obligaciones en su día a día. También mejora la concentración y ayuda al sistema nervioso, además de contribuir a aliviar el dolor de cabeza y los problemas estomacales.

Practicar a menudo este tipo de ejercicios hace que los niños acaban internalizando las prácticas y aplicándolas a cualquier situación de su vida cotidiana. Cuando se sienten desbordados, frustrados, cuando discuten con un compañero o tienen algún problema en casa. Cuando se enfadan, y están a punto de estallar, aprenden a detenerse y respirar profundamente para controlar mejor sus emociones, que es básicamente la raíz de los problemas de comportamiento en los niños..

Vía | Bored Panda
En Bebés y más | Cinco libros para niños inquietos, Yoga para niños: todo son beneficios, "Sólo respira", ayuda a tu hijo a controlar sus emociones

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos