Compartir
Publicidad

Volvemos a cambiar la hora y nos afecta a todos, incluidos los niños

Volvemos a cambiar la hora y nos afecta a todos, incluidos los niños
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El próximo fin de semana, en España tenemos que volver a cambiar la hora de nuestros relojes.

Se trata de una medida con la que las autoridades europeas aseguran que ahorramos energía aunque no todos estén de acuerdo en ese supuesto ahorro. En lo que sí estamos de acuerdo es en que a todos nos afecta y a nuestros hijos también

La novedad este año viene desde el Parlament de Baleares, que ha presentado una declaración respaldada por la totalidad de la cámara, para instar al Gobierno a no retrasar una hora el reloj de los ciudadanos de esta comunidad.

Siendo la comunidad autónoma más oriental del país alegan que la pérdida de una hora de luz solar afecta de manera negativa a sus ciudadanos, a su tiempo de ocio, a su salud, a sus relaciones familiares y además a la economía de la comunidad en general.

¿Tanto nos afecta?

Dormir 1

Pues todo parece indicar que sí, algo nos afecta, sobre todo este próximo cambio de hora en el que hay que quitar una hora a nuestra vida, a nuestros sueño más concretamente.

Quitar una hora de sueño puede ser negativo al trastornar el biorritmo de sueño-vigilia, provocando la sensación de un leve jetlag y generando aún más desajustes en las personas con problemas para conciliar el sueño, con problemas de insomnio o despertares nocturnos.

Es imprescindible con cambio horario o sin él dormir las horas que cada uno necesitamos y no son las mismas las de un bebé que las de un niño o las de un adulto. Una buena calidad de sueño va a repercutir en una mejor actitud para aprender, va a influir mejor en nuestra memoria, en nuestra calidad de vida y en nuestra regulación emocional, independientemente de la edad que tengamos.

Quizás en los bebés sea más complicado detectar las leves incomodidades o pequeños problemas que puede provocar el cambio de hora pero entre los niños algo más mayores, las reacciones son bastante parecidas a las que podemos tener los adultos. Con el agravante de que le quitamos una hora de luz a la tarde, con lo que eso conlleva en su propio ritmo circadiano.

Sería muy recomendable tratar por todos los medios de respetar los horarios habituales aunque al principio les cueste irse a la cama o empezar a cenar a la hora de siempre.

Un poco de paciencia y algún que otro libro a la hora de dormir son las armas secretas con las que contamos los padres y las madres para que poco a poco los niños se vayan readaptando a este nuevo cambio horario que nos acerca un poco más al invierno y nos hace añorar un poco más los largos y luminosos días de verano.

Fotos | iStockphoto
En Bebés y más | ¡Cómo ha costado levantarse hoy! Algunos consejos para sobrellevar el cambio de hora | ¿Las mañanas son un infierno? Siete consejos para que vuestros peques se despierten de buen humor |

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos