Compartir
Publicidad

¿Cuál es la bebida más sana y refrescante para los niños?

¿Cuál es la bebida más sana y refrescante para los niños?
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A veces damos más vueltas de las necesarias a lo que es mejor para nuestros hijos. La Asociación Española de Pediatría nos recuerda que el agua es la mejor bebida para los niños y para cualquier persona, una fuente de vida y salud, una bebida natural, necesaria en sí misma porque forma parte importante de nuestro organismo, al que hidrata y refresca.

Si un niño desde pequeño se acostumbra a beber agua (y no zumos envasados, batidos, refrescos...) es lógico que siga aceptando el agua como la bebida básica que le acompañe durante el día y en sus comidas. A veces con unas gotas de limón o naranja, aguas vitaminadas o con hielo, esta bebida es la más saludable.

Cuando son bebés, durante el periodo en que se alimentan solamente con leche materna a demanda no hace falta darles agua. La leche materna contiene agua suficiente (está compuesta por agua en un 88%). Las leches de fórmula, si están bien preparadas, también contienen el agua necesaria, aunque, si el clima es caluroso, puede ser interesante ofrecer un poco más de agua.

Cuando el bebé empieza después de los seis meses con la alimentación complementaria, se le debe ofrecer un poco de agua de vez en cuando (y continuar con el pecho a demanda), y mejor con vasito que con biberón. Pero incluso en esta etapa, con leche materna a demanda y el agua de frutas y verduras las cantidades de agua "sola" no han de ser excesivas.

Recordemos que en la actualidad los niños beben demasiado zumo de frutas, que no son saludables (excepto en el caso de zumos naturales hechos en casa al momento). Tampoco los refrescos, que se componen de agua y saborizantes, generalmente azúcares y algunos con gas, son recomendables en la alimentación infantil.

Existe en ellos gran riesgo de caries, pueden favorecer el sobrepeso, quitan el apetito, pueden provocar molestias abdominales... y en definitiva han de ser bebidas ocasionales. Si hemos de elegir entre frutas y zumos o refrescos de fruta, está claro que son mucho más saludables las frutas, muchas de las cuales contienen gran cantidad de agua (y vitaminas, y fibra...).

También precisamente en estas fechas calurosas podemos optar por bebidas con gran cantidad de agua como sorbetes o granizados caseros elaborados con agua y zumo natural de frutas.

En definitiva, si somos conscientes de la importancia del agua en la alimentación infantil estaremos proporcionando a nuestros hijos una fuente necesaria de salud y estableciendo las bases para que el agua, que constituye uno de los puntos del decálogo de la alimentación infantil, sea la bebida principal.

En verano, el agua es la bebida más sana y refrescante para los niños y para toda la familia, y a lo largo del año seguirá siéndolo. Que nunca falte en el bolso de los papás una botellita de agua y esté siempre en nuestra mesa a la hora de comer. Además es la bebida más barata... ¿qué más podemos pedir?

Vía | En Familia Foto | Pink Sherbet Photography en Flickr-CC En Bebés y más | Verano con niños: a importancia del consumo de agua, Decálogo de la alimentación infantil de la AEPap: ¿cuántos puntos cumplimos?, Zumos o frutas para que los niños se refresquen: no son lo mismo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos