Mi hijo adolescente me desafía: qué podemos hacer los padres cuando se rebelan

Mi hijo adolescente me desafía: qué podemos hacer los padres cuando se rebelan
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Las conductas desafiantes son algo normal dentro de la etapa de la adolescencia, y es justo allí cuando nuestros hijos empiezan a probar cuáles son los límites. Sin embargo, esto puede llegar a ser un verdadero reto para los padres.

Así, esto puede ser un tanto complicado para nosotros al ver que nos cuestionan todo o incluso, que se rebelan a no hacer lo que les pedimos.

Pero debes tener en cuenta que no se trata de algo exclusivo de tu hijo, sino de particularidades de la etapa del ciclo vital en el cual se encuentra. ¿Cómo afrontar esta etapa con nuestros hijos? ¿Cómo actuar si mi hijo adolescente me desafía?

“Juventud sin rebeldía es servidumbre precoz.”
-José Ingenieros-

Mi hijo adolescente me desafía: por qué ocurre y qué podemos hacer

¿Por qué mi hijo adolescente me desafía?

Nuestros hijos, durante su crecimiento, atraviesan diferentes etapas del desarrollo, y la adolescencia es una de las más complejas, pues se trata del paso de dejar atrás la niñez y coger rumbo hacia la adultez.

Durante esta etapa, los cambios constantes son lo cotidiano, y esto puede llegar a ser muy abrumador. En este sentido es frecuente que nuestros adolescentes se muestren molestos por cualquier cosa, y es que muchas veces no saben cómo sentirse ni actuar ante tantos cambios.

La manera en la que afrontan este periodo generalmente es con conductas desafiantes, poniendo a prueba sus propios límites para saber aquello que, como padres, les permitimos o no hacer.

Sabemos que puede ser muy complicado, pero mantén la calma y recuerda que se trata tan sólo de una etapa y que pasará. Recuerda siempre tratar a tus hijos con amor, incluso cuando sean desafiantes, porque es justo en esta etapa cuando más necesitan ser comprendidos y saberse amados y respetados por nosotros.

“La adolescencia es un nuevo nacimiento, ya que con ella nacen rasgos humanos más completos y más altos.”
-G. Stanley Hall-

Recuerda: no es algo personal

Cuando nuestros hijos adolescentes nos desafían, pueden llegar a decir algunas cosas hirientes, pero debes tener siempre en cuenta que no se trata de un ataque directamente contra ti.

Tu hijo no te odia, simplemente está atravesando un momento complejo y lleno de cambios que le hacen sentir confuso.

En este sentido, debemos recordar siempre que nosotros somos los adultos y que tenemos la madurez necesaria para hacerle frente a las diversas circunstancias que se nos presentan, comprendiendo que para nuestros adolescentes esto puede parecer imposible y abrumador.

Coherencia ante todo

Una de las cosas que debemos tener siempre presentes a la hora de criar a nuestros hijos es la coherencia.

No podemos establecer reglas y normas que quebrantamos a conveniencia y esperar que nuestros hijos las cumplan, y tampoco podemos ofrecer o prometer cosas que no vamos a cumplir.

Es muy importante ser coherentes también con las consecuencias de las acciones de nuestros hijos adolescentes; y con consecuencias no nos referimos a lo negativo (o a castigos).

Cuando hacen algo inadecuado, es importante que las consecuencias sean coherentes con su acción y con lo que hemos establecido con ellos previamente.

De igual manera, también deben saber que hay consecuencias positivas, y que si ellos cumplen con lo debido y actúan correctamente, pueden tener acceso a cosas que quieran, como salir con los amigos.

Sé firme y cuida la comunicación

Cuando tu hijo adolescente te reta es importante conservar la calma, recuerda que el adulto eres tú. Mantente firme en tus decisiones y no cedas ante la presión de sus demandas.

Es importante que tengas muy en cuenta que tu tono de voz sea calmado, que hables sin ser irrespetuoso pero con firmeza. Si es necesario respira para calmarte y mantente en pie con lo que le has planteado previamente, es importante no ceder.

No des largas explicaciones, no es necesario que expliques una y mil veces por qué deben o no hacer algo, si ya les has dicho lo que esperas no tienes por qué justificarte. Pero ten cuidado con esto, tampoco asumas que tu hijo adolescente sabe lo que piensas.

Ponte en su lugar: la importancia de la empatía

Muchas veces juzgamos a nuestros adolescentes y parece que hemos olvidado cómo se sentía todo durante esa época, en la que hasta lo más mínimo parecía causal de una desgracia inminente que acabaría con nuestras vidas.

Y es que no se trata de ser exagerados, es simplemente la manera en la que vemos y evaluamos lo que nos sucede en esos años.

Un poco de empatía nunca está demás. Trata de ponerte en su lugar y no ver los asuntos como un adulto; se trata de conectar con nuestra versión adolescente y tratar de entender cómo nos hubiésemos sentido en esas mismas circunstancias.

No desesperes: ¡lo estás haciendo bien!

Ser padres de un hijo adolescente puede ser muy complejo, pero recuerda que es transitorio y que es justo ahí cuando tu hijo necesita saberse más amado y apoyado, incluso cuando se muestra desafiante y retador.

Y sobre todo, no te angusties; lo estás haciendo bien. ¡Refuérzate también por ello!

“Los buenos hábitos formados en la juventud marcan toda la diferencia.”
-Aristóteles-

Fotos | Portada (freepik)

Temas
Inicio