"A los adolescentes, la vida real les parece lenta": hablamos con Diana Jiménez sobre cómo afecta la crianza en la era de la inmediatez

"A los adolescentes, la vida real les parece lenta": hablamos con Diana Jiménez sobre cómo afecta la crianza en la era de la inmediatez
Sin comentarios

Los adultos vivimos en un mundo de prisas. La vorágine del día a día, las responsabilidades y los imprevistos que siempre surgen nos acaban engullendo de forma atronadora, obligándonos a activar el 'piloto automático' desde que nos levantamos y hasta que nos acostamos. Y así, día tras día sentimos que el tiempo se nos escapa entre los dedos sin ser apenas conscientes de ello.

Quizá, uno de los grandes problemas de vivir deprisa es que trasladamos esa "inmediatez" a nuestros hijos. No en vano, según afirma Diana C. Jiménez, psicóloga, educadora en Disciplina Positiva y creadora de Infancia en Positivo y Adolescencia en Positivo, "muchos padres se quejan de que sus hijos lo quieren todo y lo quiere ya".

Para la experta, educar en responsabilidad, valores y compromiso es cada día más difícil, y sobre ello habla en "Padres a la obra", una combinación entre obra de teatro y conferencia en la que participa junto al psicólogo especializado en familias, Alejandro Schujman.

Hemos hablado con Diana Jiménez sobre la era de la inmediatez y su repercusión a la hora de educar y criar a nuestros hijos: ¿cómo influye y qué podemos hacer los padres?

¿Por qué nuestros hijos lo quieren todo y lo quieren ya?

era de la inmeditez
Diana C.Jiménez (IG @infanciaenpositivo)

¿Cuántas veces habremos tenido la sensación de vivir sin "saborear" la vida? ¿Cuántas veces habremos dicho aquello de "ojalá el día tuviera más horas para poder llegar a todo"? ¿Cuántas veces experimentamos la sensación de vivir a bordo de un tren de alta velocidad, sin tener claro hacia donde nos dirigimos?

"Vivimos instalados en la prisa y en una sociedad que solo valora e resultado final de la tarea, perdiendo de vista el proceso de ejecución de la misma. La era de la inmediatez nos hace esclavos del tiempo. Quizá pensábamos que esa rapidez nos iba a permitir hacer más cosas, pero bajo este "autoengaño" estamos viviendo la vida sin saborearla realmente" - expone Diana Jiménez.

Sin darnos cuenta, vamos trasladando este "mundo de prisas" a nuestros hijos desde que son pequeños, aunque quizá los padres no seamos conscientes de este problema hasta que llegan a la adolescencia.

"Nuestros hijos han nacido en la época de las compras online con entrega en 24 horas; en la época en donde las fotografías ya no se revelan, sino que las vemos al momento; en la época de la comida a domicilio encargada a golpe de clic, y un largo etcétera"
"Vivimos en una época en donde usar y tirar van de la mano, y en donde nuestros hijos lo quieren todo y lo quieren ya. Pero ellos solo son la muestra de la sociedad que los adultos hemos creado".

En este sentido, Diana nos invita a reflexionar sobre lo que implica para los niños crecer y desarrollarse en la era de la inmediatez.

"Los adultos entendemos qué significa esperar y sabemos que a veces la espera es necesaria. Pero para los niños es muy difícil entender y gestionar la espera; no solo porque su cerebro se está desarrollando y adquiriendo nuevos conceptos, sino porque a diario observan que prácticamente todo puede obtenerse al momento"

Una buena muestra de ello es la televisión: "si no queremos ver anuncios no pasa nada. Con la televisión de pago y el mando a distancia los eliminamos de un plumazo. Así no perdemos el tiempo y tenemos lo que queremos al momento", reflexiona la experta.

El peligro de la inmediatez y las redes sociales en la adolescencia

la era de la inmediatez

Al llegar a la adolescencia nuestros hijos pasan por un periodo especialmente crítico y vulnerable, cuyos efectos vienen a sumarse a todo lo mencionado. Nos referimos al uso de Internet y las redes sociales.

"Cada día hay más adolescentes enganchados a las RRSS y a los contenidos de las marcas. Para un cerebro en desarrollo puede ser peligroso, pues resultan vulnerables y fácilmente manipulables"

No en vano, Diana nos recuerda que detrás de cada marca o de determinados perfiles sociales existen psicólogos o sociólogos que saben perfectamente cómo funciona la mente humana, cómo piensa el grupo y cómo llegar a la parte emocional acallando la irracional.

"Las marcas saben que el tiempo es oro y buscan enganchar a los más jóvenes. Se crean lo "shorts", videos cortos de youtube, se viralizan los "reels", videos cortos de Instagram y se monetizan los "tiktoks".

Pero además de la manipulación, no debemos olvidar que el uso frecuente e indebido de las redes sociales también puede llevar aparejado problemas emocionales y de autoestima, así como dificultades en las relaciones con los demás.

En este sentido, Diana Jiménez nos explica cómo las nuevas tecnologías acaban interfiriendo en las relaciones entre padres e hijos, e incluso entre los propios adolescentes.

"No hay más fijarse en cómo se relacionan los adolescentes cuando comparten su tiempo. Quedan al aire libre o en locales de comida rápida y ocupan todos el mismo lado del banco o la misma parte de la mesa para así poder enseñarse unos a otros el contenido que están viendo en Internet o en los canales sociales"

En lo que respecta a las relaciones familiares, es frecuente que los padres nos quejemos del excesivo tiempo que nuestros hijos adolescentes pasan frente a las pantallas, metidos en su habitación y sin apenas relacionarse con nosotros. Entre otras cosas, esto hace que nos sintamos cada vez "más perdidos" y no sepamos cómo conectar con nuestros hijos.

¿Qué podemos hacer los padres para evitar que nuestros hijos sean engullidos por la "era de la inmediatez"?

era de la inmediatez

Para la experta, educar a nuestros hijos en responsabilidad, valores y compromiso resulta cada día más difícil.

"La era de la inmediatez lo ha cambiado todo, y los padres tenemos cada vez menos tiempo para dedicar a los hijos y para educarlos de acuerdo a las necesidades de hoy".

Por eso es importante reflexionar y ser conscientes de las interferencias cotidianas que afectan a nuestra relación con los hijos y nos separan de ellos, así como procurar llevar a cabo una crianza basada en el respeto a sus ritmos y necesidades. Para ello, nuestro ejemplo y la forma en la que nos tomamos la vida es fundamental.

Por otro lado, Diana incide en la importancia de mantener a los hijos alejados de las pantallas y las redes sociales el mayor tiempo posible, y evitar caer en el clásico "he tenido que darle un móvil porque todos sus amigos ya tenían y él era el único".

"Debemos pensar que una vez que demos tecnología a un niño (ya sea un móvil, una tablet, un ordenador, una videoconsola, acceso a redes sociales...) va a ser difícil o imposible quitárselo. Pero si ya se lo hemos dado o nos lo estamos planteando, es fundamental establecer unas nomas y límites de uso"

"Padres a la obra" y otros recursos para educar en la era de la inmediatez

Como mencionábamos al inicio, el tema de la "inmediatez" es uno de los que aborda Diana en "Padres a la obra", una perfecta y divertida combinación entre conferencia y obra de teatro en la que participa junto al psicólogo Alejandro Schujman.

"En esta conferencia escenificamos situaciones cotidianas de la crianza, como el uso de la tecnología, la importancia de los límites o los diferentes estilos de paternidad. Además, ofrecemos pautas a los padres y a sus hijos (recomendamos ir a verla con niños mayores de 7-8 años) para educar en la era de la inmediatez"

"Padres a la obra" solo tendrá dos funciones: el 7 de octubre en Sevilla y el 22 de octubre en Madrid. Además de pasar un rato entretenido y aprender, todo lo recaudado irá destinado a la Fundación Aladina.

Temas
Inicio