Publicidad

¿Y si después de los cinco años no hay manera de quitarle el pañal de noche?: la enuresis nocturna

¿Y si después de los cinco años no hay manera de quitarle el pañal de noche?: la enuresis nocturna
4 comentarios

Publicidad

Publicidad

Tras hablar hace dos días de los diez consejos que podemos seguir los padres para ayudar a los niños a dejar el pañal, y tras hablar ayer un poco del pañal nocturno, por aquello de que es más difícil que controlen los esfínteres de noche que de día, hoy seguimos con el tema centrándonos en la noche, para cuando vemos que pasan los días, las semanas y los meses y nuestro hijo o hija no controla y sigue teniendo "fugas nocturnas".

Me refiero a aquellos niños que llegan a los cinco años y siguen necesitando el pañal por la noche. No hay manera, les hemos quitado el pañal porque alguien nos ha sugerido que hay que quitarlo, nos hemos pasado días y días lavando sábanas, le hemos dicho a él que las cambie él mismo y no hay ningún avance. Se le llama enuresis nocturna y a continuación responderemos a la pregunta: ¿Y si después de los cinco años no hay manera de quitarle el pañal de noche?

Qué hacer si un niño de cinco años sigue mojando el pañal por las noches

Como dije ayer, lo primero que debemos tener claro es que es algo normal. Puede ser porque la vejiga del niño aún no es lo suficientemente grande como para retener la orina que genera por la noche, porque aún no es capaz de despertarse cuando tiene la vejiga llena o porque no segrega suficiente hormona antidiurética (ADH), que la hormona encargada de determinar cuánta orina debe filtrarse en los riñones (a más hormona, menos se filtra y menos orina llega a la vejiga).

Debemos tener claro, clarísimo, que no lo hace para molestar, no lo hace para llamar la atención ni lo hace como venganza de nada, pues el primero que no querría vivir algo así es el niño, que se siente mojado y molesto. Si el niño nunca ha sido capaz de controlar por la noche, no es algo que esté ligado con problemas emocionales. Si en cambio sí ha estado una temporada sin pañal, pero luego vuelve a mojar la cama cada noche, o varias noches, podría estar intranquilo o estresado por algo y como padres tendríamos que intentar buscar la causa, para ayudarle con ello.

Puede suceder que la enuresis nocturna se deba a un problema físico, es decir, a algún tipo de malformación en la vejiga o a nivel renal. El pediatra puede hacer unas preguntas al respecto para tratar de averiguar si la enuresis podría responder a ello, y si lo cree solicitará una ecografía con la que se puede ver la forma de los órganos y decidir si debe derivarse al urólogo o si todo es normal y se debe a otra cosa. En caso de que no sea una cuestión física, se puede optar por intentar hacer algo al respecto o bien esperar.

Posibles tratamientos a la enuresis

Yo personalmente no soy muy partidario de utilizar tratamientos para la enuresis noctura, básicamente porque muchas veces no funcionan y porque algunos de ellos son molestos para el niño. Pero si el hecho de que un niño tenga escapes por la noche supone un problema para la familia y/o para el niño, podría intentarse alguna de las soluciones, ya que lo más importante es el bienestar del niño y su autoestima.

Antes de entrar con ellas, decir que si es un problema para el niño podría deberse a que alguien se ríe de él o de los niños a los que les pasa, y esto tendría que trabajarse, porque no es culpa del niño, él no elige hacerlo así y, como no tiene control sobre ello, nadie debería reírse de ello, siendo además algo normal.

  • Explicarle que es normal: obviamente, dejarle claro al niño que es algo normal, que sabemos que no es su culpa, sino que es algo que simplemente pasa, y decirle que vamos a intentar poner solución, por si fuera posible, pero que si no se soluciona tampoco pasa nada.
  • Disminuir la ingesta de líquidos en las últimas horas de la tarde-noche: No es la panacea, no es una solución que en realidad obre grandes maravillas, pero puede ser útil para que durante la noche genere menos orina y tarde más en llenarse la vejiga.
  • Que haga pipí antes de acostarse: justo antes de ponerse a dormir, que vacíe la vejiga, claro.
  • Despertarle por la noche para que haga un pipí: no es algo que a los niños les emocione demasiado, pero puede servir como entrenamiento nocturno para que vaya notando la vejiga llena y con el tiempo levantándose él a orinar si tiene ganas.
  • No premiar y no castigar: se suele recomendar dar premios los días que se despierten secos, para reforzar, pero como no es algo que el niño haga voluntariamente, yo no soy muy partidario ni de premiar, ni mucho menos de castigar si se le escapa. Cuanto más natural lo hagamos, más normal lo verá él y más fácil será que no sienta vergüenza por ello. También se suele utilizar un calendario mensual en que se dibuja un sol si el niño amanece seco, o una nube lloviendo si esa noche ha habido escape. Si al cabo del mes hay más soles que nubes (un porcentaje, o todo soles y ninguna nube... esto hay que pactarlo con el niño), recibe un premio. De nuevo, digo lo mismo, la idea es que no se sienta mal por ello, si no es capaz de lograrlo y se queda sin premio ¿qué hacemos?
  • ¿Hacerle cambiar las sábanas al niño?: Lo pongo entre interrogante porque es un consejo que muchos padres reciben. Como se hace pipí y lo mancha todo, que vea lo que nos cuesta a los padres por la noche levantarnos a cambiar la cama, haciéndolo él. Si el niño quiere hacerlo, no pasa nada, que lo haga, pero que seamos nosotros los que se lo hagamos hacer puede ser tomado por el niño como un castigo, como un "te has meado, pues ahora lo limpias tú", y esto no debería suceder. Si se ha mojado, le ayudamos. Que nos ayude a hacer la cama y así acabamos antes, o que se cambie el pijama mientras le hacemos la cama. Pero no jugar con la sensación de castigo. Además, si las fugas son cada noche, ¿por qué no lleva pañal? No hay razón para quitarlo si no es capaz de controlar.
Enuresis nocturna

Esto se hace durante unos tres meses, tras los que puede haber alguna mejoría o ninguna. En caso de que suceda esto, que no haya ningún cambio, se puede intentar lo siguiente:

  • Utilizar una alarma, un cinturón, que se le pone al niño antes de dormir y que le avisa cuando empieza a mojarse. El niño se despierta por la alarma y puede ir al lavabo a acabar de hacer pipí ahí. Es un método del que ya hablamos hace un tiempo en Bebés y más con el que se calcula que se solucionan casi la mitad de los casos. Si el niño lo lleva bien, si no le molesta, no me parece mal. Si en cambio al niño le molesta el cinturón o el hecho de andarse despertando por la noche por una alarma le afecta luego durante el día (que esté más cansado, irritable, etc.), pues entonces no lo usaría.
  • Utilizar un tratamiento médico: se le da al niño desmopresina, que hace las veces de hormona ADH, la hormona que regula la cantidad de orina que se filtra de la que ya hemos hablado antes. Si un niño segrega poco ADH o no tiene receptores para dicha hormona, tendrá muchos problemas para aguantar la orina. En el caso de que segregue poca, el tratamiento le puede ser útil. El problema es que aumenta un poco la presión arterial y a algunos niños les produce náuseas y dolor de cabeza. En principio, según la Academia Americana de Pediatría, debería ser el último recurso, pero cuando se llega a él puede ser útil en un alto porcentaje de niños.

Si no hay ningún tratamiento que funcione

Hay niños a los que ningún tratamiento les sirve, aunque en la adolescencia, porque ya segregan ADH suficiente o porque ya son capaces de notar cuándo se llena la vejiga por la noche, la mayoría ya controlan la orina. Suele ser hereditario, y cuando preguntas si a alguno de los padres le pasaba no suele fallar: al uno o al otro le pasó hasta no sé qué edad.

Si el nuestro es de estos, de los que no hay remedio posible, sólo nos quedará seguir trabajando en el tema, seguir dándole nuestro apoyo y aconsejarle que por el día trate de aguantar las ganas de orinar cuando las tenga, para que aumente la capacidad de la vejiga, además de seguir diciéndole que no abuse de líquidos y cafeína, que harán que tenga más ganas de hacer pipí por la noche.

Fotos | Thinkstock
En Bebés y más | Qué es la enuresis nocturna, Los niños con enuresis nocturna pueden padecerla en la vida adulta, Algunos datos sobre la enuresis nocturna, Mojarlacama.es, un sitio para conocerlo todo sobre la enuresis

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir