Compartir
Publicidad
Publicidad

Homeopatía para bebés: el "timo" de los medicamentos homeopáticos específicos

Homeopatía para bebés: el "timo" de los medicamentos homeopáticos específicos
Guardar
40 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Dicen los tratados homeopáticos que un síntoma se cura con un igual (esta es la base de la homeopatía, de hecho). Para curar un síntoma como los vómitos deberíamos utilizar alguna sustancia que, tomada por una persona sana, produjera vómitos, pero diluida para curar el síntoma (absurdo, lo sé, pero la homeopatía es así).

La medicina alopática (científica), en cambio, utiliza iguales, contrarios o sustancias ni iguales ni contrarias para tratar a los pacientes, es decir, utiliza cualquier cosa que haga efecto y funcione tratando de provocar los menores efectos secundarios posibles.

Sorprende entonces que existan medicamentos homeopáticos realizados con sustancias contrarias y sorprende aún más que personas que se quejan de la medicina científica y alaban la homeopatía los compre. Sorprende porque siguen los postulados de la medicina normal (que cure una enfermedad y no un síntoma como decía Hahnemann), porque llevan principios activos en gran cantidad (cuando la homeopatía dice que para curar, cuanto menos mejor) y porque valen una pasta, con lo que están comprando casi un medicamento normal, quizás hecho con plantas, esto no hay que negarlo, pero a precio de oro. Vamos a ver algunos ejemplos:

Colikind, de DHU

Leemos en la página web de DHU que Colikind es un medicamento homeopático para los cólicos. Lo que deberíamos encontrar en su composición es un igual al cólico, es decir, ingredientes que produzcan irritabilidad, malestar, dolor abdominal y llanto (creo que todos estáis de acuerdo conmigo en que más o menos estos son los síntomas).

Sin embargo, si miramos la composición observamos lo siguiente:

En 10g de gránulos hay: Argentum nitricum D5 12,5 mg, Chamomilla D1 12,5 mg, China D3 12,5 mg, Cuprum aceticum D4 12,5, Foeniculum TM 12,5 mg, Lycopodium D3 12,5 mg, Momordica balsamina D2 12,5 mg, Tilia europaea D1 12,5 mg. Contiene xilita.

Quedándome con los componentes que se encuentran en mayor concentración vemos Foeniculum T.M. 12, 5 mg, o lo que es lo mismo 12,5 mg de Hinojo sin diluir, Chamomilla D1 12,5 mg, que es manzanilla en concentración 1:10 y Tilia europaea D1 12,5 mg, que es tila en concentración 1:10. Al resto de componentes con mayor dilución le doy menos importancia porque seguramente hacen poco o ningún efecto.

Encontramos una tintura madre directamente, sin diluir, que esto de homeopático no tiene nada. En teoría si quieres que algo haga efecto tienes que diluirlo mucho, no al revés. Vemos que los tres ingredientes principales son manzanilla, tila e hinojo, que no son hierbas que produzcan irritabilidad, malestar, dolor abdominal ni llanto, precisamente.

Creo que no hace falta ser muy hábil para darse cuenta de que esto no es homeopatía, esto es fitoterapia enmascarada. El problema es que entre poner “medicamento fitoterapéutico” y poner “medicamento homeopático”, eligen el segundo porque vende más, cuando el correcto sería el primero.

Stodal, de Boiron

Según leemos en la webSTODAL jarabe es un medicamento homeopático utilizado tradicionalmente en el tratamiento sintomático de la tos, laringitis, traqueitis y bronquitis”.

Siguiendo los principios de la homeopatía este jarabe debería llevar compuestos que produjeran tos, laringitis, traqueitis y bronquitis, pero de nuevo esto no es así, porque entre todos los compuestos, siendo la mayoría con concentraciones 3 CH y 6 CH, o sea, que prácticamente no hacen nada (Anemone pulsatilla 6 CH 0,95 g, Rumex crispus 6 CH 0,95 g, Bryonia dioica 3 CH 0,95 g, Ipeca 3 CH 0,95 g, Spongia tosta 3 CH 0,95 g, Sticta pulmonaria 3 CH 0,95 g, Antimonium tartaricum 6 CH 0,95 g, Myocarde 6 CH 0,95 g, Coccus cacti 3 CH 0,95 g) encontramos Drosera T.M. 0,95 g, es decir, tintura madre de drosera que es una planta con propiedades antitusivas, encontramos jarabe de Tolú 19 g (mucho comparado con los 0,95 g de Drosera), que al parecer también es antitusivo y expectorante y que forma parte de algunos medicamentos de la medicina científica y jarabe de Polygala 19 g (mucho también), que es expectorante. Además Stodal lleva alcohol (si mis cálculos son correctos un 1,22%), que es uno de los remedios de la abuela contra la tos (“dale un poquito de alcohol al niño y verás como se le quita esa tos”).

De nuevo se hace uso de un contrario para tratar los síntomas (como la medicina alopática) y de nuevo observamos plantas en cantidades elevadas, demostrándose que esto es fitoterapia (curar con plantas) y no homeopatía.

Munostim, de Dhu

Leemos en la página de Dhu que Munostim se utiliza como “coadyuvante en el tratamiento de las infecciones agudas y fortalecimiento del sistema inmunitario en caso de elevada susceptibilidad infecciosa.”

Ya con esta definición cuesta encontrar el sentido homeopático del medicamento, porque si la homeopatía trata los síntomas, no veo qué síntomas puede tratar el Munostim, porque “falta de defensas” no suele ser un síntoma, sino un causante de enfermedades con sus propios síntomas.

De todas maneras, comprando barco como animal acuático, para hacer un remedio homeopático para las defensas deberíamos buscar una sustancia que provoque una bajada de defensas, es decir, que ataque al sistema inmunitario y luego diluirla hasta el mínimo para que haga el efecto contrario en el cuerpo.

Veamos qué contiene el Munostim:

Echinacea TM 25 mg, Thuja D2 25 mg, Propolis D3 25 mg, Eleutherococcus D1 25 mg. Contiene Xilita.

La equinacea es un remedio que suele utilizarse a menudo en jarabes de herboristería para prevenir enfermedades. Además está en TM (tintura madre), luego no está diluido y la cantidad es, por lo tanto nada homeopática.

La Thuja (o tuya) es un árbol de la familia de los cipreses cuyas hojas son ricas en vitamina C. No sabemos qué parte de la tuya han cogido… si es la parte rica en vitamina C, también se suele utilizar para prevenir resfriados (aunque no funcione) y, si no lo es, pues tampoco pasa nada por que esté presente.

El própolis es otro viejo conocido de las herboristerías, pues es una sustancia natural con la que las abejas tapizan las paredes de las colmenas para protegerlas de agresiones externas. Aquí lo vemos en dilución D3 (1:1000), así que no creo que haga mucho, pero el hecho de incluirla ya es indicativo de que es antihomeopatía (ayuda a las defensas, en vez de hacer que bajen).

Del Eleutherococcus existen 38 especies diferentes, así que no tengo ni idea de cuál es la función que desempeña en este preparado.

Resumiendo

Son muchos los jarabes y preparados que vienen con el subtítulo “medicamento homeopático” que no deberían llevarlo porque están ideados de manera totalmente contraria a la homeopatía: utilizan principios activos en concentraciones altas y además utilizan sustancias contrarias al síntoma que quieren tratar, cuando la homeopatía dice que tienes que tratar con algo que provoque el mismo síntoma (Homeopatía: del griego homoios, ‘similar’ y pathos, ‘sufrimiento’).

Diciendo esto no digo que funcionen (que no lo sé), al contrario que los verdaderos medicamentos homeopáticos, pero hecho de esta manera sí tienen más probabilidades de tener algún efecto.

Hahnemann ya no puede levantar la cabeza, así que no me preocupa. Sin embargo sí me preocupa no haber visto una reacción de los miles de homeópatas españoles. ¿No deberían quejarse ante semejante transgresión? Con estos medicamentos y otros se está haciendo fitoterapia, pero no homeopatía y sin embargo podemos leer en las etiquetas “medicamento homeopático”. ¿Por qué no se quejan si con semejantes concentraciones y con sustancias contrarias se desvirtúa la homeopatía?

En Bebés y más | Homeopatía para bebés: si no funciona, ¿por qué se venden medicamentos homeopáticos?, Homeopatía para bebés, ¿estamos seguros?, Homeopatía para bebés: por qué no funciona incluso cuando “a mi hijo le funciona” (I) y (II), Homeopatía para bebés: por qué no funciona

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos