Compartir
Publicidad
Publicidad

El esmalte dental, dañado por los medicamentos y protegido por el agua embotellada

El esmalte dental, dañado por los medicamentos y protegido por el agua embotellada
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Una investigación realizada en la Universidad de Granada ha revelado que los niños que reciben medicación habitual durante los primeros años de vida tienen más del doble de riesgo de padecer defectos en el desarrollo del esmalte dental que el resto.

Hasta el 60,3% de los escolares que participaron en este estudio y habían sido medicados de manera habitual presentaban defectos en el esmalte.

Además, este trabajo parece poner de manifiesto que el agua embotellada durante la infancia previene la aparición de defectos en el desarrollo del esmalte dental, así como las alteraciones en la mineralización de los tejidos duros dentales durante el periodo de formación de los dientes.

Estas conclusiones se extraen después de analizar una muestra total de escolares de 1.414 niños de tres a doce años, a quienes se realizó una exploración bucodental.

Los defectos del desarrollo del esmalte son alteraciones que se manifiestan de forma cualitativa o cuantitativa, apareciendo como una deficiencia en el espesor del esmalte (hipoplasia), una patología cuya prevalencia está creciendo a nivel mundial.

Lo que provocan estos defectos es sensibilidad y dolor en los dientes afectados, fracturas dentales, faltas de espacio para la erupción de los dientes permanentes y por consiguiente, afectaciones psicológicas y en las relaciones sociales por alteraciones de la estética, la fonética y de la función masticatoria.

El trabajo realizado en la Universidad de Granada ha demostrado una alta prevalencia de defectos en el esmalte dental en la población de estudio, siendo mayor en el grupo de niños con dentición permanente, que en el grupo de niños con dentición temporal o mixta.

Por edades, conforme aumenta la edad de los escolares, se eleva la presencia de los defectos (del 46,8% a los tres años al 56,6% a los ocho años).

Son interesantes estas conclusiones, que ponen de manifiesto cómo hay que cuidar la salud bucodental de los pequeños desde edades tempranas. Espero que haya más investigaciones al respecto del agua corriente, que seguro que en muchos lugares no sólo perjudica los dientes de los niños sino nuestra salud en general.

Vía | Yahoo
Más información | Universidad de Granada (estudio)
Foto | Snake3yes en Flickr-CC
En Bebés y más | Manchas en los dientes de los niños, Dientes sin caries, Caries de biberón, Cómo limpiar los dientes del bebé, Mitos y realidades sobre la aparición de los primeros dientes

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos