Compartir
Publicidad

Mitos y realidades sobre la aparición de los primeros dientes

Mitos y realidades sobre la aparición de los primeros dientes
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Como en todos los ámbitos de la vida, en cuanto a la dentición de los bebés existe una corriente de "saber" popular que en realidad contiene más de leyenda y de folklore que de realidad.

Hay creencias profundamente enraizadas en el sentir popular, algunas con orígenes muy antiguos y que, sin embargo, no son ciertas. Pero vamos a tratar de enumerar algunos puntos que sí son verdaderos y los que no acerca de la aparición de los primeros dientes de los bebés.

Realidad: el proceso de la dentición comienza generalmente entre el sexto y el octavo mes de vida y finaliza entre los 20 y los 30 meses, aunque puede haber excepciones. La edad a la que salen los dientes es muy variable.

Mito: no es cierto que la tardanza en la aparición de los dientes significa que el bebé puede tener alguna carencia de calcio o retraso en su crecimiento.

Realidad: se han dado casos en que nacen niños con alguna pieza dental (dientes natales) o que los desarrollan en los primeros 30 días de vida (dientes neonatales).

Mito: es falso que los primeros dientes no pueden tener caries: la caries de biberón puede llegar con el primer diente, por ello hay que seguir unos hábitos higiénicos adecuados desde el principio.

Realidad: son signos de la dentición el babeo, la irritabilidad, la inflamación y sensibilidad de las encías, aparición de pequeños hematomas en las mismas, rechazo al alimento (no por pérdida del apetito), ansias de morder objetos duros y en algunas ocasiones una fiebre muy leve, aunque no todos los especialistas están de acuerdo en este último punto.

Mito: no es cierto que la dentición provoque resfriados, diarrea u otros problemas digestivos. Pensemos que el niño introduce en la boca todo lo que tiene a su alcance buscando alivio a las molestias y por tanto la colonización del tracto digestivo por gérmenes es más probable. La diarrea que coincide con el proceso de dentición también puede ser debida a la introducción de nuevos alimentos en la dieta del bebé o a que traga más saliva.

Mito: cada vez los especialistas se ponen más de acuerdo en que no es cierto que la dentición provoque fiebre alta. La fiebre es un signo de enfermedad y de que algo más está sucediendo en el organismo del bebé, por lo que hay que acudir al pediatra para buscar su causa y tratarla.

Realidad: el malestar que sienten los bebés es debido a que los dientes eclosionan presionando y atravesando el tejido que se encuentra dentro de la boca, en las encías, llamado membrana periodontal.

Realidad: el patrón de sueño del bebé se puede ver alterado durante la dentición debido a dichas molestias y sufrir de este modo despertares o inquietud más frecuentes durante el sueño.

Mito: es falso que la salida de los dientes implique pérdida de apetito del bebé; si come algo peor es por el malestar general o porque la succión o el roce de la cuchara le provocan dolor.

Realidad: para aliviar las molestias lo mejor es cualquier objeto frío y duro con el que el bebé pueda encontrar alivio mordiendo o royendo, como los mordedores refrigerados. También se puede masajear suavemente las encías. Si las molestias son tan fuertes que justifican el uso de medicación se le puede dar analgésicos pediátricos a las dosis adecuadas para la edad y si el médico así lo indica. También hay anestésicos de uso tópico especiales para aliviar los síntomas de la dentición.

Mito: no es cierto que las infecciones surgidas durante este proceso sean debidas a la dentición; simplemente, surgen durante la dentición, pero no por ella. Pensemos que estos momentos suelen coincidir con el destete y con el descenso de defensas inmunitarias en los pequeños, por lo que son más susceptibles de sufrir determinadas enfermedades.

Realidad: si el retraso en la aparición de los dientes es excesivo y global puede ser debido a raquitismo y alteraciones nutricionales.

Realidad: las irritaciones en la zona de la barbilla del bebé cuando aparecen los dientes es debida al exceso de baba.

Mito: las irritaciones en otros lugares del cuerpo o los sarpullidos en la zona del pañal, en ocasiones causado por deposiciones frecuentes y/o líquidas, no son debidos a la dentición.

Realidad: aunque es un caso poco frecuente, puede que alguna pieza dental no aparezca. Hay ocasiones en que, por razones de tipo congénito pueden faltar dientes (agenesia dental) y que se puede manifestar con la ausencia de una o más piezas en la primera dentición.

Más información | Medline Plus Más información | Buen vivir Más información | Asociación Española de Pediatría Más información | Kids Health En Bebés y más | A qué edad salen los dientes a los bebés En Bebés y más | La dentición del bebé En Bebés y más | Irritación de la barbilla del bebé por babeo En Bebés y más | Noticias sobre dentición

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos