Compartir
Publicidad

Cómo afectan los desórdenes alimentarios de la madre al bebé

Cómo afectan los desórdenes alimentarios de la madre al bebé
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La pregorexia o mamirexia se produce en aquelles mujeres embarazadas cuya obsesión es estar extremadamente delgadas. Pero existen otros desórdenes alimentarios de la madre que afectan al bebé y que cada vez tienen mayor incidencia.

Un gran estudio llevado a cabo con mujeres bulímicas, anoréxicas, afectadas por ambas patologías y con gestantes sanas, constata que las mujeres con bulimia tenían más posibilidad de tener antecedes de abortos y las que padecían anorexia, niños con bajo peso.

No obstante, en los casos de anorexia más graves sí existe riesgo de aborto y de parto prematuro, junto al de bebés con bajo peso al nacer. El estudio aparece publicado en el 'British Journal of Psychiatric'.

Estos problemas se producen porque para el correcto desarrollo del embrión y el feto es imprescindible un aporte suficiente de nutrientes en la dieta de la madre, entre los que se incluye el yodo, calcio, hierro y ciertas vitaminas, los ácidos grasos omega-3, el ácido fólico... Por eso, incluso sin llegar a estas patologías, el simple hecho de hacer dieta durante el embarazo puede suponer un riesgo para el bebé.

Problemas tras el nacimiento

A los problemas que afectan al feto, hay que sumar los que sobrevienen después del nacimiento, como el mayor riesgo de depresión posparto. Por ejemplo, se sabe que las mujeres con bulimia multiplican por cuatro el riesgo de padecer depresión postparto.

Algunas mujeres sobrealimentan a sus bebés por miedo a que sufran problemas como los que atravesaron ellas, y otras pueden llegar a ver reflejados sus problemas en sus hijos, y sentir vergüenza porque los ven "gordos".

La mayoría de las personas que sufre este tipo de trastornos alimentarios lo niegan, por lo que es necesario no solo el tratamiento dietético necesario para prevenir la salud de la madre y el bebé y recuperar unos buenos hábitos, sino también un trabajo psicológico, psicoterapias que las ayuden a superarlos.

Por todas estas dificultades y riesgos de los desórdenes alimentarios durante el embarazo es imprescindible el apoyo a las afectadas no solo durante el embarazo sino también durante el posparto y la crianza. Se recomienda realizar un seguimiento preventivo durante la crianza, durante los primeros meses de vida, conjuntamente con el pediatra.

Vía | El Mundo Foto | FALHakaFalLin en Flickr-CC En Bebés y más | Diez consejos para una alimentación sana durante el embarazo, Tras 8 años de lucha contra la anorexia ha sido madre, Anorexia y bulimia después de dar a luz, Trastornos alimentarios, con el embarazo pueden mejorar o desarrollarse por primera vez

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos