Tengo los dientes sensibles en el embarazo: cómo aliviar esta desagradable molestia

Tengo los dientes sensibles en el embarazo: cómo aliviar esta desagradable molestia
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Durante el embarazo es importante prestar más atención al cuidado de dientes y encías, ya que la flora bacteriana se modifica por la acción de las hormonas del embarazo, aumentando el riesgo de problemas bucodentales. Entre los más habituales en esta etapa están las encías inflamadas, la gingivitis , las caries y el aumento de la sensibilidad dental.

Te contamos por qué los dientes se vuelven más sensibles durante el embarazo y qué podemos hacer para aliviar esta molestia, especialmente desagradable en verano.

¿Por qué aumenta la sensibilidad dental en el embarazo?

La sensibilidad dental se caracteriza por una respuesta dolorosa de la dentina (la capa de marfil que cubre la parte interna del diente) ante ciertos estímulos normales, térmicos, químicos o táctiles. Es una sensación molesta y desagradable que a menudo se describe como un escalofrío que recorre al diente.

La sensibilidad dental es un problema que afecta a un buen porcentaje de la población, y que puede incrementarse en el embarazo debido principalmente al aumento del volumen sanguíneo, el efecto de las hormonas y a la acción de los ácidos en la boca (la composición de la saliva cambia en el embarazo, volviéndose más ácida) que erosionan el esmalte.

La enfermedad de las encías es otra de las causas más comunes de hipersensibilidad dental. Esta dolencia, que conlleva inflamación y sangrado de las encías, también puede hacer que los dientes estén más sensibles.

Otras causas de aumento de sensibilidad dental serían el desgaste del esmalte por un cepillado excesivo o inadecuado, las caries, la retracción gingival o los dientes agrietados o dañados (por ejemplo, como consecuencia del bruxismo).

¿Qué hacer si me noto los dientes más sensibles?

Según la Asociación Americana de Embarazo (APA) la sensibilidad dental y en las encías desaparece en la mayoría de los casos después del embarazo.

Pero mientras, es importante llevar unos hábitos de higiene adecuados, no solo para contrarrestar las molestias, sino porque una mala salud bucodental podría afectar al desarrollo del embarazo:

Cepíllate los dientes correctamente y después de cada comida

cepillo de dientes

El correcto cepillado es primordial para una boca sana y una higiene bucal completa. Hazlo después de cada comida, limpiando alrededor de los dientes de forma suave (sin apretar). Utiliza también el hilo dental para limpiar aquellas zonas donde el cepillo no puede llegar, y un enjuague bucal.

Elige un cepillo de cerdas suaves

Para no desgastar ni dañar el esmalte de los dientes, utiliza un cepillo de cerdas suaves, que te permita la limpieza de los dientes de forma delicada y sin irritar las encías.

Cuida tu alimentación

alimentación en el embarazo

Durante el embarazo es fundamental cuidar la alimentación e incorporar  alimentos que son grandes aliados de la salud bucodental.

Así, por ejemplo, la leche y derivados lácteos, el brócoli, las acelgas o las almendras, entre otros alimentos, son una excelente fuente de calcio y las proteínas procedentes de carnes, pescados y legumbres ayudan en la defensa contra las infecciones.

Debemos evitar aquellos alimentos que puedan causar acidez o ardor de estómago, así como alimentos muy fríos o muy calientes que elevan la sensibilidad dental.

Durante las vacaciones, una costumbre muy arraigada que perjudica la salud bucodental es el picoteo entre horas. Pero los expertos advierten que estar todo el día comiendo mantiene la acidez baja, y cuando el PH de la boca desciende a 5,5 aumenta el riesgo de caries. Por eso, en verano especialmente debemos controlar mucho lo que comemos.

Limita el consumo de dulces y bebidas azucaradas

En general, los dulces y las bebidas azucaradas deberíamos evitarlos siempre, pero muy especialmente durante el embarazo y cuando hay molestias bucodentales, pues el azúcar aumenta el riesgo de caries.

También las bebidas carbonatadas tienen ácidos que pueden desgastar el esmalte dental. Para hidratarse, lo mejor sin dudas es el agua, pues es una bebida natural de PH neutro, con importantes beneficios para la salud durante el embarazo (y en cualquier etapa de la vida).

Consulta al odontólogo

sensibilidad dental embarazo

Si los síntomas de hipersensibilidad continúan o se agravan debes consultar de inmediato con tu dentista. Ignorar el problema podría acarrear consecuencias que perjudiquen tu salud bucodental e incluso afectar a tu embarazo.

Si estás siguiendo un tratamiento de ortodoncia compatible con tu embarazo es importante extremar las medidas de higiene y cuidado de tu boca, y consultar con el odontólogo cualquier cambio o molestia que experimentes.

Temas
Inicio