La ablación de miomas por radiofrecuencia permite tratarlos sin cicatrices y conservando el útero

La ablación de miomas por radiofrecuencia permite tratarlos sin cicatrices y conservando el útero
Sin comentarios

Los miomas uterinos son los tumores benignos (no cancerosos) más comunes en la mujer en edad reproductiva. Se calcula que siete de cada diez mujeres los desarrollan a lo largo de su vida, pero solo en una cuarta parte son sintomáticos, pudiendo llegar a comprometer la fertilidad de la mujer.

El método clásico más empleado para extirparlos es la cirugía abierta y el abordaje por vía laparoscópica, pero existe otro tratamiento más novedoso, menos invasivo y con excelentes resultados: la ablación del mioma por radiofrecuencia. Te explicamos en qué consiste y qué pacientes pueden beneficiarse de ello.

La radiofrecuencia como alternativa a la cirugía para su eliminación

miomas uterinos

Los miomas uterinos son una de las principales patologías del útero en mujeres en edad fértil. Se trata de masas no cancerosas formadas por células musculares y otros tejidos que crecen en la pared del útero y alrededor de esta. Su tamaño puede abarcar desde un centímetro de diámetro hasta los dos kilos de peso, y aparecer solos o existir varios.

Cuando se detectan miomas, el médico debe valorar el mejor abordaje para tratarlos, dependiendo de su tamaño, localización, número y de cómo estén comprometiendo la salud y la fertilidad de la mujer.

Tradicionalmente, se suele recurrir a la cirugía para su extirpación, pudiendo ser de dos tipos:

  • Miomectomía: extirpación de los miomas sin afectar al útero.
  • Histerectomía: extirpación parcial o total del útero.

Pero hay otras alternativas de tratamiento que no resultan tan invasivas como la cirugía, no dejan cicatrices y permiten conservar el útero para que la mujer pueda seguir adelante con sus planes de ser madre si así lo desea. Se trata de la radiofrecuencia, una técnica relativamente novedosa que permite la ablación del mioma sin recurrir a la vía quirúrgica.

"Las soluciones terapéuticas clásicas han sido la cirugía abierta y el abordaje por vía laparoscópica, pero ambas requieren ingreso hospitalario y anestesia general, y dejan cicatriz abdominal y uterina" - señala la Dra. María Luisa Cañete, secretaria de la Sociedad Española para el Estudio de los Miomas y la Endometriosis (SEEME)

En concreto, la ablación de los miomas por radiofrecuencia es un tratamiento mínimamente invasivo que se realiza por vía vaginal, a través de una fina aguja que aplica calor en el interior del mioma y produce la necrosis del tejido. El tejido necrosado se va reabsorbiendo y se reduce el volumen del mioma y, por lo tanto, sus síntomas.

"Esta técnica no daña el miometrio, no deja cicatrices abdominales y no conlleva recuperación postoperatoria. De hecho, la mujer puede comenzar a buscar el embarazo pocos meses después del tratamiento"- añade la Dra. Cañete.

Entre los principales beneficios que aporta la radiofrecuencia para la ablación de miomas, destacan los siguientes:

  • Es un tratamiento mínimamente invasivo que no daña el endometrio
  • La intervención durante entre 15-30 minutos y se realiza sin anestesia (solo con sedación suave)
  • No requiere hospitalización
  • No deja cicatrices abdominales
  • Permite buscar el embarazo a los pocos meses del tratamiento

Pero esta técnica no es aplicable a todos los casos y tampoco la utilizan todos los ginecólogos. En este sentido, los especialistas la recomiendan especialmente en el caso de mujeres que tenga contraindicada la cirugía, cuando los miomas son inaccesibles por vía quirúrgica o cuando la cirugía suponga un importante riesgo de perder el útero.

Cómo afectan los miomas uterinos a la fertilidad de la mujer

miomas

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), un 10 por ciento de las parejas en todo el mundo sufre algún problema de infertilidad, aunque en España la cifra se eleva al 17 por ciento. Los motivos que propician la infertilidad pueden afectar tanto a hombres como a mujeres, siendo los miomas uterinos una de las principales causas femeninas.

Un 70% de mujeres desarrolla miomas uterinos en algún momento de su vida, y en la mayoría de los casos son asintomáticos. Sin embargo, cuatro de cada diez mujeres padecen síntomas que llegan a limitar su calidad de vida

En ocasiones, los miomas no afectan al embarazo -especialmente si son de pequeño crecimiento -, pero otras veces sí podrían comprometer su desarrollo, provocando sangrados, rotura prematura de membranas, parto prematuro o presentación de nalgas. Además, tal y como acabamos de mencionar más arriba, la presencia de miomas también podrían interferir a la hora de lograr el embarazo.

"Los miomas pueden afectar a la fertilidad y a los tratamientos de reproducción asistida, ya que pueden impedir que el embarazo se produzca u ocasionar problemas durante la gestación. Es importante señalar que no todos los miomas causan este tipo de problemas, pero sí lo harán aquellos que modifiquen la cavidad del útero" - apunta la doctora Mercedes Sobreviela, ginecóloga del Centro Ginecológico Bolonia (Zaragoza).

"Por eso es importante que las pacientes con miomas uterinos tengan una revisión ginecológica antes de quedarse embarazadas, para valorar la localización del mismo, el tamaño y la posible relación que pueda tener con problemas posteriores. Así mismo, si una paciente con miomas no logra quedarse embarazada, el ginecólogo deberá comprobar si este hecho está relacionado con los miomas y valorar la necesidad, o no, de tratarlos"

Entre los síntomas más comunes de los miomas se encuentra el dolor abdominal, la pesadez en la zona baja del vientre y en la zona pélvica, reglas muy abundantes y dolorosas, molestias durante las relaciones sexuales y aumento anormal del abdomen.

Fotos | iStock

Vía | #Túmarcastuvida, iniciativa desarrollada por Cardiva con el aval de la Sociedad Española para el Estudio de los Miomas y la Endometriosis (SEEME) y el apoyo de Intimina

En Bebés y Más Abortos de repetición o recurrentes: qué son, por qué se producen y qué puedes hacer, "Mis reglas son muy dolorosas: ¿mejoraré tras el parto?", Histeroscopia diagnostica: qué es, cómo se realiza y cuándo se recomienda esta prueba

Temas
Inicio