"Mis reglas son muy dolorosas: ¿mejoraré tras el parto?"

"Mis reglas son muy dolorosas: ¿mejoraré tras el parto?"
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

La reaparición de la regla después del parto es muy variable de una mujer a otra. Tras el nacimiento del bebé, las hormonas femeninas necesitan un tiempo para estabilizarse y volver a funcionar como lo hacían antes del parto, y cada mujer tiene su propio ritmo.

Sin embargo, hay un hecho en el que coinciden la mayoría de mujeres que padecían reglas dolorosas antes del embarazo: tras el parto, la regla deja de doler, o al menos las molestias se minimizan. Pero, ¿qué hay de cierto en esta afirmación? ¿Ocurre en todos los casos? Te lo contamos.

La regla no debe doler y si duele, hay que buscar la causa

Se calcula que un tercio de las mujeres en edad reproductiva sufren fuertes dolores menstruales, caracterizados por calambres, cólicos, dolor en la parte baja del vientre que se irradia a las piernas y zona lumbar, e incluso náuseas e hinchazón abdominal. A estos dolores -que llegan a ser incapacitantes en muchos casos- se los conoce con el nombre de 'dismenorrea'.

Durante mucho tiempo la sociedad ha normalizado los dolores de regla, haciendo creer a la mujer que la menstruación es un proceso doloroso que mejora tras el embarazo y parto

Pero lo cierto es que la regla no tiene que doler, y si duele es necesario que la mujer no se conforme únicamente con aliviar los síntomas, y busque la causa que lo provoca. En este sentido, los expertos hablan de:

  • Dismenorrea primaria: es la causa más habitual de dolor menstrual en donde no hay patología ginecológica que justifique el dolor.

En estos casos, el cuerpo fabrica demasiadas prostaglandinas. Estas hormonas juegan un papel fundamental durante el parto, pues son las encargadas de provocar las contracciones uterinas. Pero también se liberan durante la menstruación, para facilitar el desprendimiento del endometrio. Cuando se liberan en exceso, se producen contracciones fuertes y anormales que son las causantes del dolor menstrual.

Cuando hay dismenorrea primaria el dolor aparece uno o dos días antes de la regla y se vuelve más intenso cuando esta llega, desapareciendo entre el segundo y tercer día. Este dolor es más frecuente en la adolescencia y juventud, y con la edad se va minimizando, aunque no desaparece.

Este tipo de dolor es más intenso que el anterior y dura más días. Al contrario que el anterior, es más frecuente que comience en la edad adulta y no mejora con el paso del tiempo.

"Me duele la regla. ¿Mejoraré tras dar a luz?"

dolor de regla
Es erróneo pensar que el dolor de regla siempre desaparece después de dar a luz, pues dependerá de la causa que lo provoca.

En general, si la regla siempre te ha dolido, pero el ginecólogo nunca ha encontrado la causa (dismenorrea primaria), lo más probable es que sí mejore tras el embarazo y parto. Esto sucede porque el útero ya es menos proclive a las contracciones y está más relajado. En algunos casos el dolor mejorará de forma permanente o incluso desaparecerá, pero en otros puede que la mejoría sea solo temporal; es decir, que dure unos meses tras el parto pero después vuela a ser igual.

En cambio, si hablamos de dismenorrea secundaria, el dolor no mejora tras el embarazo y el parto, pues detrás de ese dolor se encuentra una patología o enfermedad que lo provoca y que es necesario tratar.

¿Cómo puedo aliviar el dolor de regla?

Tal y como acabamos de mencionar, ante un dolor de regla fuerte, incapacitante o repentino, es necesario consultar con el ginecólogo. Tras conocer tu historia clínica y realizarte un examen ginecológico y pruebas de imagen, será posible determinar la causa de la dismenorrea y en base a ello poner el tratamiento adecuado.

Pero en paralelo al tratamiento médico, los expertos aconsejan seguir una serie de recomendaciones que también podrían ayudarte a aliviar los dolores menstruales:

  • Cuida tu alimentación y reduce el consumo de azúcar, grasas y cafeína, pues favorecen la inflamación
  • Practica ejercicio físico, pues es una excelente forma de relajarte. También puede ayudarte la práctica de yoga y meditación
  • El calor también alivia el dolor, por lo que se recomienda tomar una ducha o baño caliente. También puedes probar a colocarte una manta eléctrica o una almohadilla térmica en el abdomen
  • Los masajes abdominales, el correcto descanso y procurar un ambiente relajado y tranquilo también contribuirán de forma positiva

Fotos | iStock

Vía | Stanford Children's Hospital, Dexeus Mujer, Ausonia, Onêt, Medline Plus

En Bebés y Más | La primera menstruación en las niñas: todo lo que necesitas saber, ¿Puedo tener la regla estando embarazada?

Temas
Inicio