Compartir
Publicidad

El embarazo no "cura" la endometriosis, ¿de dónde viene esta idea?

El embarazo no "cura" la endometriosis, ¿de dónde viene esta idea?
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Muchas mujeres australianas afirman que alguna vez les han dicho que se puede tratar e incluso curar la endometriosis simplemente "teniendo un bebé", un mensaje que coincide con el de mujeres de otros países y que procede de varias fuentes: desde los libros de autoayuda hasta los foros online, pasando incluso por los profesionales médicos.

Parece que la idea del embarazo como cura natural para la endometriosis se remonta a principios del siglo XX. Sin embargo, en las décadas de los 50 y 60 todavía se solía recomendar el embarazo como tratamiento para la endometriosis y las pruebas procedían de informes de casos de mujeres cuya endometriosis mejoró durante el embarazo, pero este tipo de informes suelen ser casos aislados que no representan necesariamente lo que le ocurre a la mayoría de las mujeres.

Tratar la endometriosis con un embarazo no aparece en las recomendaciones internacionales actuales para el tratamiento de la endometriosis. Tampoco se menciona como posible tratamiento según los especialistas australianos en dolores pélvicos y está clasificado como "mito" por páginas reconocidas sobre la endometriosis.

Endometriosis y la falta de una cura

La endometriosis se produce cuando se forma tejido endometrial fuera del útero y es difícil saber con exactitud cuántas mujeres se ven afectadas por esta enfermedad, aunque solo en Australia se calcula que una de cada diez mujeres se ven afectadas durante su vida reproductiva.

Aunque los fuertes dolores menstruales son un síntoma común de la endometriosis, se trata de mucho más que de "una regla muy dolorosa". Prácticamente todos los ámbitos en la vida de una mujer se ven afectados negativamente por esta enfermedad.

Los tratamientos médicos actuales se suelen basar en terapias hormonales y no siempre son efectivos. Además, los efectos secundarios de muchos de los tratamientos hormonales suelen ser muy molestos para las mujeres, haciendo que abandonen el tratamiento.

Someterse a una operación para eliminar las lesiones causadas por la endometriosis es el tratamiento más efectivo en la actualidad, pero la cirugía no es una opción para muchas mujeres si tenemos en cuenta el coste y los riesgos que supone cualquier procedimiento quirúrgico. Desafortunadamente, incluso la cirugía no tiene siempre éxito y cerca del 50% de las mujeres vuelven a padecer síntomas cinco años después.

Si consideramos la situación de las mujeres a nivel mundial, parece que tener hijos sí que reduce los dolores menstruales, pero el problema está en que no sabemos si estas mujeres padecen de endometriosis y este tipo de estudios no nos puede decir a ciencia cierta si el embarazo ha sido lo que ha ayudado a reducir los dolores menstruales.

Embarazo, dolores y el cerebro

Las mujeres que sufren de endometriosis, al igual que ocurre con otras enfermedades crónicas, tienen cambios en la forma en la que sus cerebros procesan el dolor. Los nervios, especialmente los de la pelvis, también son más sensibles que los de las mujeres que no tienen dolores crónicos y el concepto de "calmar" estas incesables vías de dolor es una estrategia importante para el tratamiento de los dolores crónicos relacionados con la endometriosis. Con la llegada de la menstruación, estos nervios se vuelven irritables y los dolores aumentan.

Una forma de prevenir que los dolores aumenten es interrumpiendo la menstruación y por eso muchas mujeres que sufren de endometriosis reciben anticonceptivos hormonales de forma continuada.

Durante el embarazo también se produce una interrupción de la menstruación, de ahí que se reduzcan los dolores relacionados con la endometriosis. También es posible que un embarazo aumente estos dolores porque se incrementa la presión en los nervios irritables de la pelvis. El problema es que no existe suficiente investigación para responder a estas preguntas.

Tras dar a luz es muy probable que los dolores vuelvan (en el caso de que hayan disminuido durante el embarazo), algo que ocurre sobre todo cuando las mujeres vuelven a tener el periodo de forma normal porque no hay pruebas de que el embarazo reduzca las lesiones endometriales o de que cambie la forma en la que se procesan los dolores con el tiempo. Tanto las lesiones endometriales como los cambios en el procesamiento del dolor son las principales causas de los dolores por endometriosis.

¿Se debería recomendar el embarazo como tratamiento?

Un embarazo podría ayudar a reducir los síntomas de la endometriosis, pero solo de forma temporal. Además, las mujeres que sufren de endometriosis se pueden sentir molestas y ofendidas (algo muy justificable) si se les recomienda que tengan un bebé como opción para tratar la endometriosis.

También existen riesgos adicionales porque las mujeres que sufren de endometriosis tienen más posibilidades de sufrir partos prematuros, tasas más altas de cesáreas y mayores riesgos de aborto.

Tener un hijo no debería ser una solución para tratar los dolores de la endometriosis y por eso tenemos que dar prioridad a entender sus causas, así como encontrar tratamientos efectivos e incluso una posible cura.

Autor: Mike Armor, investigador postdoctoral en salud de la mujer, NICM, Western Sydney University.

Este artículo ha sido publicado originalmente en The Conversation . Puedes leer el artículo original aquí.

Traducido por Silvestre Urbón.

En Bebés y más | Endometriosis: qué es, cuáles son sus síntomas y cuál es su tratamiento

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio