Con la alimentación complementaria empieza una nueva fase para tu bebé: cómo introducirla de forma saludable (y sin pasar mil horas en la cocina)

Con la alimentación complementaria empieza una nueva fase para tu bebé: cómo introducirla de forma saludable (y sin pasar mil horas en la cocina)
Sin comentarios

La introducción de la alimentación complementaria es un paso que despierta gran ilusión en los padres, aunque puede resultar todo un desafío para muchas familias. Se trata de esa etapa en la que comenzamos a ofrecer alimentos distintos a la leche materna o de fórmula y que responde más a un objetivo educacional que nutricional. De hecho, de cómo planteemos esta transición dependerá en gran medida que el bebé adquiera unos hábitos saludables de cara al futuro.

¿Cómo hacerlo correctamente y ahorrando el mayor tiempo posible en la cocina? A continuación, y de la mano de Babycook, un robot especialmente diseñado para preparar la comida de los bebés, te damos todas las claves. ¡Sigue leyendo!

¿Cuándo empezar con la alimentación complementaria?

Según la Asociación Española de Pediatría (AEPED), se considera que el bebé está preparado para los nuevos alimentos cuando adquiere "las destrezas psicomotoras que permiten manejar y tragar de forma segura los alimentos". Se trata de un cambio que se adquiere en torno a los seis meses, aunque puede variar en el desarrollo de cada niño. En todo caso, las señales que indican que el bebé está preparado son:

- Se mantiene sentado solo, sin apoyos.

- Muestra interés por la comida.

- Es capaz de coger los alimentos y llevárselos a la boca solo.

- Ha desaparecido el reflejo de extrusión (por el que expulsa de la boca todo lo que no sea líquido en los primeros meses).

¿Cómo empezar?

Alimentacion Complementaria Babycook 2

Una vez que el bebé está preparado, se recomienda ir introduciendo los alimentos de uno en uno de forma exclusiva durante 2-3 días para comprobar la tolerancia y observar. Para ello, el bebé ha de estar siempre incorporado, en una silla o trona, y bajo permanente supervisión para una total seguridad.

En cuanto a los alimentos con los que comenzar, en realidad no hay ninguna indicación por parte de las autoridades sanitarias, excepto la de priorizar los alimentos ricos en hierro y zinc, ya sean de origen animal, como carnes y pescados, vegetal, como legumbres, frutos y verduras. En este último caso deberemos complementar con vitamina C para mejorar la absorción.

Alimentos que no deben tomar hasta que cumplen un año

Además, hay una serie de alimentos que los expertos recomiendan evitar durante el primer año, ya sea porque resultan peligrosos, poco saludables o nocivos para los bebés:

- Sal y azúcar (miel o edulcorantes incluidos).

- Verduras de hoja verde como la acelga y la espinaca, por su alto contenido en nitratos.

- Pescados de gran tamaño como el emperador, el pez espada, el cazón, la tintorera y el atún, por su alto contenido en mercurio.

- Frutos secos, por riesgo de atragantamiento.

- Manzana y zanahoria cruda o uvas, cerezas, arándanos sin cortar, por el riesgo de atragantamiento.

- Zumos de frutas: tienen un alto contenido en azúcares libres y escaso beneficio nutricional.

- Lácteos: como norma general, no se introducen hasta el año, si bien la AEPED señala que se puede ofrecer yogur natural o queso desde los 9 meses.

En resumen, puesto que podemos empezar por los alimentos que prefiramos, excluyendo estas excepciones, es una buena idea aprovechar los menús familiares para ir introduciendo los ingredientes de forma que el bebé se vaya integrando poco a poco en la mesa, como uno más de la familia.

Cómo ofrecer los alimentos a los bebés para que  adquieran el hábito de comer saludable

Alimentacion Complementaria Babycook 0

Inicialmente, las porciones serán mínimas e irán aumentando de tamaño a medida que el bebé vaya evolucionando y adquiriendo más destreza o interés. Nunca debemos forzar al pequeño a comer o distraerlo para que lo haga, puesto que sus necesidades nutricionales están cubiertas con la lactancia.

Asimismo, como ya hemos mencionado, no debemos añadir sal ni azúcar a las preparaciones para que el pequeño se acostumbre a los sabores naturales de los alimentos.

Igualmente, podemos optar tanto por sólidos, si seguimos la metodología Baby-led weaning (BLW) como por triturados, en caso de que prefiramos los purés y papillas, si bien se sabe que el primer método fomenta una mayor autonomía del bebé y favorece una adquisición más temprana de las destrezas al comer.

BLW: cómo presentar los alimentos

En el caso del BLW, los alimentos se presentan con consistencia blanda y apropiados al desarrollo psicomotor de cada momento, ya que es el pequeño el que los coge y se los lleva a la boca sin ayuda de los padres. La mejor opción al principio es ofrecer el alimento en palitos para que el bebé los pueda coger con su palma de la mano. Cuando el niño adquiera más destreza, se podrán ir haciendo más pequeños los trozos.

En cuanto a las carnes, no presentan ningún riesgo siempre que se ofrezcan en trozos cortados en contra de la veta. Igualmente, si queremos introducir algunos de los alimentos desaconsejados por riesgo de atragantamiento mencionados anteriormente, solo tenemos que adaptar su presentación para hacerlos más seguros:

- Uvas, arándanos, cerezas (y demás frutas pequeñas y redondas): se cortan en cuatro gajos.

- Manzana: se puede ofrecer asada y cortada a tiras.

- Zanahoria: cocida y entera o en palitos.

- Frutos secos: molidos o en crema.

Las bases de una alimentación saludable

Alimentacion Complementaria Babycook 4

Como hemos comentado, gran parte de la importancia de cómo afrontemos la introducción de la alimentación complementaria en el bebé se debe a que influirá en gran medida en sus hábitos nutricionales en el futuro. De ahí el interés por ofrecer comidas no solo saludables, sino también caseras, manteniendo al margen los alimentos procesados y la comida rápida.

Teniendo en cuenta esto, está claro que introducir la alimentación complementaria supone una inversión de tiempo en la cocina y dedicación. ¿Cómo hacer el proceso un poco más sencillo? Sin duda, la ayuda de la tecnología y los electrodomésticos de última generación nos puede ayudar a marcar la diferencia para que esta etapa sea mucho más llevadera, especialmente cuando nuestra prioridad es ofrecer comida casera, natural y saludable a diario.

Por todo esto, un gran descubrimiento para muchas familias es el Babycook, un robot especialmente diseñado para preparar la comida del bebé. Permite optimizar el tiempo en la cocina y ajustar la textura a las necesidades del pequeño y el estilo de crianza.

Se trata de un robot de cocina que permite preparar las comidas al vapor para mantener los beneficios nutricionales de los alimentos en menos de 15 minutos y sin vigilancia, ofreciendo distintas texturas o, incluso, la posibilidad de dejar la comida entera para quienes practican BLW. Además, Babycook también permite descongelar y calentar los alimentos. ¡Todo en uno!

Un Babycook para cada familia

Hay un modelo de Babycook que se adapta a las necesidades de cada familia y a cada ritmo de vida. Unos priorizan la velocidad, otros el tipo de cocción y el ahorro energético y otros se adaptan a las necesidades de cada bebé con lo último en tecnología inteligente. Y todos son una valiosísima ayuda para el día a día.

Babycook Express: rapidez y ahorro

Babycook Express es el modelo más rápido, con dos modos de cocción (exprés y ECO). En el modo rápido, cocina los alimentos al vapor en menos de 15 minutos, manteniendo sus beneficios nutricionales. En el modo ECO, consume un 30% menos de agua y luz y un reduce sus emisiones de CO2 un 23%.

Babycook Neo

Babycook Neo está fabricado en Francia con materiales saludables y duraderos (jarra de cristal y cestillo de cocción, caldera y cuchilla de acero inoxidable). Ofrece una cocción al vapor suave en menos de 20 minutos y una capacidad de 1000 ml.  Este modelo consume un 50% menos de agua y luz y un 48% menos de CO2 que su predecesor, Babycook Solo.

Babycook Smart

Babycook Smart es el primer robot para bebés conectado e inteligente que permite elaborar recetas 100% adaptadas a las necesidades de cada niño o niña. Con báscula incorporada, permite el control del tiempo de cocción a medida según los alimentos y cantidades y con un total de 5 velocidades de triturado. Además incorpora una pantalla táctil a color que permite utilizar el robot de forma independiente con sus recetas ya integradas.

Para que todo resulte más fácil aún, con la aplicación Béaba & Yo se puede crear un perfil para el niño, con el que se adaptarán todas las recetas automáticamente según los parámetros indicados. Como extras interesantes, cabe destacar las funciones de autolimpieza y la de mantener la comida caliente, que sin duda nos ahorrarán tiempo y dedicación en la cocina.

Accesorios que marcan la diferencia

Si apuestas por la valiosa ayuda de uno de estos robots de cocina especiales para bebés, no pueden faltar en casa accesorios imprescindibles como los tarritos de cristal 100% herméticos, perfectos para guardar las comidas y conservar sus nutrientes y aromas, así como aptos para congelar. Incluso se puede almacenar en ellos leche materna.

Además, en el catálogo de Béaba, la marca francesa creadora de Babycook, encontraemos todo lo necesario para que nuestra experiencia con la alimentación complementaria sea un éxito, tanto si practicamos BLW como si optamos por los tradicionales triturados. Es el caso de las cucharas de silicona, suaves, flexibles y respetuosas con sus encías, con un diseño que se adapta a la boca del niño. También sus vajillas de silicona son imprescindibles, ya que incluyen un plato y bol con ventosa (para evitar accidentes y dar tranquilidad a los padres), así como un vaso y una cuchara de silicona.

Con la ayuda de Babycook, el objetivo de alimentar a nuestro bebé con comida casera, sana y natural para instaurar así unos hábitos alimenticios saludables para su futuro será mucho más fácil.

Inicio