10 juegos para hacer con pelota para niños de 6 a 10 años

10 juegos para hacer con pelota para niños de 6 a 10 años
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Todas y todos conocemos los clásicos juegos de pelota que son también deportes: básquet, tenis, fútbol, volleyball... ¡Y están genial! Pero en este artículo os traemos juegos un poco diferentes, algunos más tradicionales y otros más novedosos, agrupados por edades (de los seis a los 10 años).

10 juegos para hacer con pelota a los que puedes jugar con tus hijos (adaptándolos según el número de participantes) o que pueden poner en práctica ellos en el patio del cole, con otros niños. ¿Por cuál empiezas?

Juegos para hacer con pelota: a partir de 6 años

Pasar la pelota

Este juego en equipo se debe hacer con varios niños, y consiste en lo siguiente: haremos filas de 10 (pueden ser menos).

Cada participante abrirá las piernas; el primero, que tendrá la pelota, la pasará por debajo de sus piernas al de detrás. El siguiente hará lo mismo. Gana el equipo que consiga que la pelota llegue antes al último miembro de la fila.

El juego de las preguntas

Los niños se colocarán en círculo, y deberán pasarse la pelota haciéndose entre ellos preguntas que tengan que ver con su forma de ser, con lo que les gusta...

Cada niño, solo podrá pasar la pelota al otro niño cuando este responda a su pregunta. Este juego puede realizarse a partir de los seis años o también con niños más mayores (cuando utilizamos otro tipo de preguntas, por ejemplo). Es ideal para conocerse y fomentar la escucha.

Juegos con pelota a partir de 7 años

Pexels Photo 10044906

Pasar la pelota y acostarse

Este juego es similar al de pasar la pelota (el primero), pero con una variante para niños más mayores. También se deberán hacer filas paralelas, de diez personas, con dos metros de separación entre fila y fila.

El primer niño pasará la pelota al segundo y se acostará en el suelo. El siguiente hará lo mismo. Cuando la pelota llegue al final, la última persona correrá hacia adelante, con las piernas abiertas, pasando "por encima" de las personas acostadas (sin pisarlas).

A medida que esa persona vaya pasando, la persona se pone de pie, hasta que toda la fila consiga ponerse de pie.

Balón prisionero

Este juego es sencillo y muy conocido. Deberemos separar a los niños en dos grupos y dividir la zona por la mitad. Cada equipo tendrá un lanzador fuera del campo.

Si el que lanza da a unos de los integrantes del equipo rival, este se elimina. Pero si este coge la pelota, tendrá una vida y podrá lanzar a unos de sus contrincantes para intentar eliminarlo.

La bomba

El juego de pelota más clásico seguramente es este. Consiste en lo siguiente: los niños deberán ponerse todos en círculo. Uno de ellos cogerá la pelota y se pondrá en el centro, sentado con las piernas cruzadas y tapándose los ojos.

Los niños se irán pasando la pelota mientras el del medio cuenta y va indicando cuándo deben cambiar el sentido ("cambio de sentido"). Cuando llegue a diez, levantará un brazo en cruz; a los veinte, los dos brazos; a los treinta, levanta un brazo hacia el cielo.

A los cuarenta, levanta los dos brazos (dirá "se acerca la bomba"), hasta que llega a los cincuenta, da una palmada al aire y dice "¡BOMBA!". Quien tenga la pelota en este momento deberá ocupar su posición y se volverá a empezar el juego.

Juegos a partir de 8 años

Pexels Photo 5623062

La reina de las abejas

Para este juego deberemos delimitar dos campos y formar dos equipos. Cada grupo decidirá, en secreto, quién es su reina de las abejas (o su rey de los abejorros).

El resto de jugadores serán abejas o abejorros. Un equipo empezará teniendo la pelota, y deberá intentar darle a otro miembro del equipo contrario para capturarlo.

Si le da en cualquier parte del cuerpo, le pedirá que se identifique; si es abejorro, quedará eliminado, pero si es reina o rey, se elimina un jugador del equipo que lanzaba la pelota.

Sin usar las manos

Los niños se colocarán en círculo, sentados o de pie (depende del nivel de dificultad). Se irán pasando la pelota con cualquier parte del cuerpo ¡menos las manos!

Las reglas son que la pelota no puede tocar el suelo, y que cada jugador deberá ir explicando el toque que da. Se puede utilizar una pelota de fútbol, un globo...

A través de las miradas

Los niños se sentarán en el suelo en círculo, y no podrán hablar. Solo hacer gestos con la cara. Se trata de pasar la pelota al compañero que les esté mirando y que entienda que la pelota es para él. Un juego ideal para trabajar la comunicación no verbal.

A partir de 9-10 años

Pexels Photo 1164572

Pasar la pelota de diferentes formas

Se trata de ponerse en círculo (debe haber dos metros entre niño y niño). Un niño mirará a la persona de su derecha y le pasará la pelota (deberá dar un bote antes). El otro niño la recogerá y seguirá con la persona de su derecha.

Una vez pase la pelota por todos los niños, se tratará de hacer lo mismo, pero esta vez cambiando la manera de pasarla. Empezaremos con golpear la pelota con la palma de los dedos hacia arriba sin que bote al suelo.

La siguiente forma de pasarla puede ser con dos botes, con tres, lanzándola antes al aire y dándole un toque, etc. Cada niño puede escoger cómo será la ronda cada vez. ¡La variedad y la imaginación están servidas!

Hermanos siameses

Este juego consiste en formar un círculo y juntar a los jugadores por parejas. Se cogerán por la cintura y dejarán la mano libre al exterior. El animador, que dirige el juego, se sitúa en el centro y lanza la pelota a una pareja al azar, que deberá cogerla.

Si la pelota cae la pareja se rompe, y deberá correr alrededor del círculo (uno en cada sentido). El primero en llegar a su sitio forma pareja con el animador, y el que pierde se pone en medio a dirigir el juego.

Beneficios de este tipo de juegos

Jugar a juegos de pelota (o a similares: juegos de saltar a la comba, juegos al aire libre, con material diverso, que impliquen movimiento y concentración, etc.), presenta beneficios para los niños, a nivel social, emocional, motor, cognitivo... Algunos de estos beneficios son:

  • Permiten trabajar la atención.
  • Permiten trabajar aspectos motores como la coordinación.
  • Fomentan la socialización.
  • Permiten trabajar la tolerancia a la espera y la gestión de la frustración.
  • Son una divertida forma de hacer deporte (lo cual, ¡libera estupendas endorfinas!).
  • Son actividades entretenidas que pueden mejorar el estado de ánimo.
“Los niños necesitan libertad y tiempo para jugar. El juego no es un lujo. El juego es una necesidad”.
-Kay Renfield Jamieson-

Y tú, ¿conocías estos juegos de pelota? ¿Los recordabas de tu infancia? ¿Has jugado alguna vez a ellos con tus hijos?

Fotos | Portada (pexels), Imagen 1 (pexels), Imagen 2 (pexels), Imagen 3 (pexels)

Bebés y más | 11 grandes beneficios que tiene para los niños jugar a disfrazarse, Jugar a papás y mamás: los siete grandes beneficios para los niños de este clásico juego simbólico

Temas
Inicio