Siete frases que no debemos decirle a un niño con TDAH y cómo podemos reformularlas

Siete frases que no debemos decirle a un niño con TDAH y cómo podemos reformularlas
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Hoy, en el Día Internacional del TDAH, queremos concienciar sobre este trastorno y visibilizarlo, a través de siete frases que no debes decirle a un niño con TDAH.

Según expertos como el psicólogo Rafael Guerrero, frases como "eres un maleducado", o "no te sientas así", suelen escucharlas con frecuencia niños y adolescentes con TDAH.

Y son frases vacías, que en realidad no les ayudan, al contrario, banalizan su problema, invalidan sus emociones y además, algunas les juzgan. En realidad, son frases que lo único que hacen es señalar o describir sus síntomas como si todo se redujera a eso.

Aunque estas frases se digan muchas veces por inconsciencia, desinformación, o por los mitos asociados al TDAH, es importante que no dejemos de revisarnos y aprender entre todos para ayudar a estos niños y adolescentes. Exponemos algunas de estas frases y cómo podemos darles la vuelta, con alternativas.

TDAH: qué es

Antes de entrar en las frases que no debes decirle a un niño con TDAH, conozcamos un poco más de este trastorno.

Las siglas del mismo corresponden al "Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad", un trastorno que afecta a un 7,2% de la población mundial, según estudios como el de Thomas y colaboradores (2015).

Éste se define como un patrón persistente de inatención y/o hiperactividad-impulsividad que interfiere con el funcionamiento o el desarrollo del niño o adolescente. Así, se caracteriza por tres t síntomas nucleares:

El TDAH se caracteriza por tres síntomas centrales: inatención, hiperactividad e impulsividad. Todo ello interfiere en el desarrollo del niño o adolescente.

Siete frases que no debemos decirle a un niño con TDAH e ideas para cambiarlas

1. "Eres un maleducado"

Con los niños, es peligroso empezar una frase con un "eres"; es más recomendable describir sus comportamientos o acciones, en lugar de etiquetarlos. No es lo mismo decir; "has tenido un comportamiento poco educado", que decir "eres un maleducado".

Además, hemos de pensar que en el TDAH existen ciertas dificultades que impiden al niño autorregularse de forma adecuada; por ello, no es que sean maleducados, es que les cuesta regularse y seleccionar qué comportamientos son más adecuados en función de la situación.

2. "No te sientas así"

Otra frase que no debemos decir a un niño con TDAH es "no te sientas así", sobre todo si no añadimos ninguna aclaración antes o después de la frase. Los niños, igual que los adultos, tienen derecho a sentirse como se sienten.

Esta una frase que decimos cuando los niños, por ejemplo, explican que están tristes, o enfadados, porque los otros niños no les entienden, o porque en clase se agobian y no saben muy por qué. Es decir, antes situaciones derivadas del propio TDAH (porque son muy movidos, porque les cuesta resolver conflictos...).

Y esta frase en realidad lo que está haciendo es invalidar sus emociones, da a entender que estas son "malas". En lugar de esta frase, podemos usar alternativas (un consejo; en muchos casos, mejor usar preguntas que afirmaciones): "¿cómo te sientes?", "¿qué es lo que te hace sentir así?", etc.

A veces es mejor usar preguntas que afirmaciones, ya que estas últimas pueden ser demasiado deterministas.

3. "No es para tanto"

Otra frase que invalida lo que sienten, y que decimos por ejemplo cuando se alteran, se ponen nerviosos, pierden el control y entran en rabietas... Debemos evitarla, porque justamente esa rabieta quizás deriva de su dificultad para gestionar sus propias emociones.

Así, si un niño se siente de una determinada manera, por algo es, y tiene todo su derecho. No restemos importancia a lo que sienten; en lugar de negar sus emociones, acompañémoslas.

4. "¿Quieres parar quieto de una vez?"

Seguramente tu hijo sí quiere parar; el problema es que no puede, o tiene muchas dificultades para hacerlo. Una alternativa a esta frase podría ser: "¿crees que podría irte bien ir a un lugar más tranquilo?", o "¿hay algo que te vaya bien para estar más tranquilo?".

5. "Vas a superar el TDAH"

El TDAH es un trastorno crónico; el tratamiento puede ayudar a mejorar los síntomas, pero en realidad, este nunca desaparece.

Por ello, no es recomendable que usemos este tipo de frases; además, no se trata de "superar" el TDAH (como si fuera una enfermedad), sino de convivir con él. Y tu hijo debe saberlo, para no sentir además una presión añadida.

El TDAH no se "cura", es un trastorno crónico que requiere acompañamiento y que puede mejorar notablemente con un tratamiento adecuado.

6. "Deja de estar enfadado"

Si tu hijo con TDAH está irritable, enfadado... Quizás tenga que ver con las dificultades propias del trastorno (o no), pero, en todo caso, si no deja de estarlo seguramente es, o bien porque le cuesta, o bien porque esas emociones cumplen su función.

En lugar de esta frase podemos optar por preguntarles, "¿qué te ocurre?", "¿por qué te sientes así?".

Todos los niños tienen derecho a estar enfadados; acompañémosles en la gestión del enfado, pero no invalidemos su emoción.

7. "Pórtate bien"

Ya hablamos en un artículo de las connotaciones que tiene la frase "pórtate bien", y por qué no es recomendable utilizarla (independientemente de que el niño tenga TDAH). ¿Qué significa portarse bien? Hemos de ser más específicos con los niños, e indicarles qué comportamientos esperamos de ellos y por qué.

Además, según Rafael Guerrero todos los niños quieren comportarse bien, y quieren que sus padres y profesores se sientan orgullosos de ellos. El problema es que no siempre pueden alcanzar dichas metas (y más si tienen dificultades añadidas, como en el caso del TDAH).

De esta forma, decirle a un niño que se porte bien cuando no puede, no sabe o no tiene herramientas para lograrlo, puede ser realmente frustrante para él. En lugar de ello opta por ofrecerle calma, tiempo y ayuda en los momentos de agobio, tensión o frustración.

Fotos | Portada (Freepik)

Temas
Inicio