Compartir
Publicidad

Carta de un niño, en el Día de los Derechos de la Infancia

Carta de un niño, en el Día de los Derechos de la Infancia
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hoy, 20 de noviembre, se celebra el Día Universal de la Infancia y el 20º aniversario de la entrada en vigor de la Convención Sobre los Derechos del Niño, ratificada en 1989 por 19 países. Desde su aprobación, la infancia es considerada, no solo como objeto de protección, sino como sujeto de pleno derecho.

Pero a pesar de que todos los niños y niñas del mundo tienen los mismos derechos, con independencia de su raza, sexo, nacionalidad, origen social o cualquier otra circunstancia, discapacidad o condición, los menores son el colectivo más vulnerable, y es fundamental que los adultos responsables, las diversas instituciones y el Estado, velemos por sus derechos y su felicidad.

La historia de Miguel, y la de otros niños del mundo

Derecho a tener un nombre, una nacionalidad, una vivienda y unas condiciones de vida dignas

Derechos de los niños

"Me llamo Miguel, tengo nueve años y vivo en una tranquila ciudad de España. Resido con mi familia en una casa con jardín, ¡y hasta tengo una mascota a la que cuido y con la que juego! Soy afortunado porque no me falta de nada. Tengo cada día comida caliente sobre el plato, ropa limpia con la que vestir y una familia que me quiere, me protege y me educa en valores como la igualdad, la tolerancia y el respeto a los demás y a la naturaleza".

Derecho a la educación

"Me gusta ir al cole en bicicleta, acompañado de mi hermano mayor. ¡Así hacemos ejercicio antes de empezar la jornada! Estudio cuarto de primaria en un colegio público, con profesores implicados y cuidadas instalaciones: ¡me encanta mi escuela!"

Derecho a la asistencia sanitaria y a vivir en un ambiente saludable

Derechos de los niños

"El otro día me hice daño jugando al fútbol en el patio del cole, pero enseguida mi madre me llevó a ver a mi pediatra y en un par de días estaba recuperado. Confío mucho en él porque es maravilloso, me da tranquilidad, me trata muy bien, y cada vez que enfermo, él me cura".

"Es una suerte tener un sistema sanitario de calidad y gratuito, donde además, mis padres son informados de las medidas preventivas que deben tomar conmigo para que siga creciendo sano, fuerte, y evitemos cualquier accidente"

"Así pues, tengo mi calendario de vacunación al día para protegerme de múltiples enfermedades, viajo en coche en un sistema de retención adecuado y homologado, mis padres se preocupan por mi nutrición, y no vivo expuesto a sustancias nocivas ni contaminantes".

Derecho al juego

"Mis padres dicen que es muy importante que los niños juguemos, porque contribuye a nuestro correcto desarrollo físico e intelectual. A mí me gusta jugar al fútbol con mis amigos. Nuestro equipo se llama "The Best", y está formado por niños y niñas con las mismas responsabilidades y derechos"

"Pero al regresar a casa también me gusta compartir ratos de ocio con mis hermanos y mis padres. Además, cuando llega el fin de semana siempre hay cosas por hacer: ¡es una suerte vivir en un sitio con tantas alternativas de ocio para los niños!"

Derecho a ser protegidos contra el abandono, y a estar con su padre y su madre aunque no vivan juntos

Derechos de los niños
"Pero no todos los niños pueden disfrutar de las mismas cosas que yo, y a veces no hace falta viajar muy lejos para comprobar cómo son vulnerados nuestros derechos".

"Niños que viven separados de su padre, de su madre o de los dos, en contra de su voluntad y sin que esto suponga ningún beneficio para ellos, sino todo lo contrario".

"Niños que no pueden ver de manera regular a uno de sus dos progenitores, mantener el contacto con ellos, o incluso saber de su paradero. Y todo, en contra de sus deseos, sin beneficio para ellos y por decisión de los adultos"

Derecho a manifestar sus opiniones y a ser respetados por ello

Derechosninos

"También se de niños que no tienen libertad para hablar, opinar, ni expresar lo que sienten o piensan entre su familia y entorno. Imagino que esos adultos pensarán que como somos niños, nuestras opiniones no sirven para nada, pero según la Convención de los Derechos del Niño, tenemos derecho a decir lo que pensamos y a ser respetados por ello."

Derecho a ser protegidos contra el maltrato físico y psicológico

"En el colegio estamos muy concienciados con el bullying, y los profesores nos insisten en la importancia de denunciar si presenciamos algún tipo de abuso, humillación, o maltrato físico o psicológico a algún compañero".

"Ningún niño debería pasar por algo así, pero por desgracia ocurre, y muchas veces se da también en el seno familiar, y confieso que me pone los pelos de punta pensar que quien más debería proteger a un niño, pueda llegar a ser quien más daño le haga".

Derecho del niño impedido a recibir cuidados especiales

Derechos

"También conozco a niños que sufren algún tipo de discapacidad física o intelectual, y al margen de los derechos comunes que todos tenemos, ellos tienen unos derechos particulares a su condición, que deben ser muy tenidos en cuenta y protegidos".

"Así pues, he sabido que mi amigo Jaime, que sufre discapacidad motora, tiene derecho a vivir de forma que pueda valerse por sí mismo y participar activamente en la sociedad. Y es el Estado quien debe proporcionar a sus padres y a la escuela todos los medios necesarios para que así sea".

Derecho a la protección contra el trabajo, la explotación, la trata de menores y la participación en conflictos armados

derechos

"Pero el hecho de vivir en un país y con una familia que respeta y protege mis derechos, no me hace olvidarme de los millones de niños en el mundo cuyos derechos son violados cada día, simplemente por ser menores o incluso por haber nacido mujer"

"Niños que no tienen tiempo para jugar o descansar porque huyen de la guerra y el hambre, porque son explotados física y sexualmente, o porque son obligados a trabajar y a participar en conflictos armados. También se de niños que son intimidados, humillados y maltratados por su condición sexual, su forma de pensar o sus creencias religiosas. Niños que, en definitiva, son obligados a crecer demasiado deprisa y sin ningún tipo de protección".

Los derechos de los niños deberían protegerse hoy y siempre. Unámonos para proteger a la infancia; porque todos los niños del mundo, sin distinción, tienen derecho a ser felices y a ser, simplemente, niños.

Fotos iStock

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio