Compartir
Publicidad

Tras un año de lucha, una madre logra que instalen en el parque un columpio para su hijo con discapacidad motora

Tras un año de lucha, una madre logra que instalen en el parque un columpio para su hijo con discapacidad motora
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Que los niños con discapacidad puedan ir al parque de forma segura y montar en columpios adaptados no debería ser algo excepcional, ni una cuestión por la que unos padres tengan que recoger firmas y pelear.

Sin embargo para Bruno, un niño de Barcelona con parálisis cerebral y ataxia congénita (un desorden de la coordinación del movimiento), no ha sido fácil disfrutar de columpios con respaldo y arnés en los que pudiera montar de forma segura. Ahora ya puede hacerlo gracias al tesón de su madre, Marie-Pierre Caire, que se ha convertido en la cara visible de una campaña que lucha para que los niños con discapacidad motora también puedan ir al parque.

La lucha de una madre por el derecho a jugar de todos los niños

Aunque en Barcelona existen algunos parques y áreas infantiles adaptados a niños con discapacidad, Marie-Pierre Caire se dio cuenta de que ninguno de ellos cumplía los requisitos para que su hijo Bruno, y otros niños con la misma discapacidad motora que sufre él, pudieran acceder con facilidad y seguridad.

Por eso, decidió trasladar su queja al Ayuntamiento al tiempo que iniciaba una campaña de recogida de firmas en Change.org en octubre de 2016, con la que pretendía conseguir más zonas infantiles accesibles y columpios seguros y adaptados para todos los peques con la misma condición que su hijo.

"Mi petición es que Barcelona promueva e intensifique la implantación de nuevas zonas de juegos infantiles plenamente adaptadas y accesibles a los niños con discapacidad, de tal manera que sea posible "su uso real y efectivo" por parte de ellos."

"Y así también nos permita a los padres normalizar nuestra vida con un simple paseo por el barrio, disfrutando y viendo sonreír a nuestros hijos." - escribía Marie-Pierre en su petición.

Marie-Pierre apelaba entonces por la importancia del juego en los niños, y porque todos los pequeños tuvieran los mismos derechos y oportunidades; algo que se lograría con la creación de espacios adaptados, que además supondrían una excelente forma de integración social.

"El juego es importantísimo en el desarrollo de un niño, y ni un niño se debe privar de ello por la falta de instalaciones adecuadas"

"Que no exista mobiliario adecuado para los niños con los parques es alguna manera de discriminarlos, ya que ellos tienen los mismos derechos e igualdad de oportunidades"

"La petición es para que mi Bruno y todos aquellos pequeños con su condición disfruten y puedan tener más inclusión en la vida diaria"

A la lucha de Marie-Pierre se sumaron otros padres y madres con niños con discapacidad, y recientemente hemos sabido que por fin estos pequeños podrán contar con un columpio adaptados a sus necesidades; el segundo de estas características que se puede encontrar en la ciudad de Barcelona.

Ahora Bruno podrá columpiarse sentado gracias al respaldo y los arneses; algo totalmente nuevo para él ya que hasta entonces sólo había podido hacerlo tumbado en los columpios con forma de canasta.

Desde que se instalara el nuevo columpio, Marie-Pierre afirma feliz que siempre está ocupado y que los niños con discapacidad motora lo están disfrutando mucho, aunque piden mayor conciencia social que otorgue a estos pequeños la prioridad en su uso.

Una idea que no debería ser algo excepcional

Leyendo la noticia me ha invadido un sentimiento de rabia porque ningún padre debería tener que luchar por algo así. Todos los niños, sin distinción, deberían tener el mismo derecho al juego, y a disfrutar y compartir momentos con sus hermanos y amigos.

Y es que resulta realmente triste que haya peques con discapacidad que tengan ver desde lejos cómo otros juegan y se divierten, porque el parque o el área infantil no está adaptado para ellos.

Niño con discapacidad disfrutando

Por suerte cada vez hay más conciencia sobre el tema, y los parques con zonas de integración para niños con discapacidad comienzan a ser una realidad en muchas ciudades, así como otros parques de atracciones y acuáticos que han decidido eliminar sus barreras para adaptarlos a todos.

No obstante, y a tenor de la lucha que ha tenido que librar esta madre, todavía queda camino por recorrer para que tanto las personas con discapacidad, como las que no, podamos disfrutar, convivir juntos y compartir los mismos espacios sin barreras que nos separen.
Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio