Cordocentesis: en qué consiste y para qué se realiza esta prueba en el embarazo

Cordocentesis: en qué consiste y para qué se realiza esta prueba en el embarazo
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

La cordocentesis, también denominada muestra percutánea de sangre del cordón, es una prueba de diagnóstico prenatal que se realiza en el embarazo para analizar información genética del bebé.

Con este procedimiento, además de poder investigar o diagnosticar distintas enfermedades fetales como alteraciones de la coagulación, enfermedades genéticas, enfermedades infecciosas, etc., también sirve como vía para realizar actuaciones terapéuticas como transfusiones o la administración de fármacos.

Es una intervención que se utiliza cada vez con menor frecuencia, dado que otros hay procedimientos algo menos riesgosos, como la amniocentesis y la muestra de vellosidades coriónicas, con los que se puede obtener un diagnóstico de enfermedades en el feto.

¿En qué consiste la cordocentesis?

Esta prueba consiste en la punción de un vaso del cordón umbilical del feto para extraer una muestra de sangre de 3 a 5 ml, con fines diagnósticos y/o terapéuticos.

Anteriormente se realiza una valoración ecográfica del tamaño y la posición del feto, del líquido amniótico y de la placenta, entonces se procede a la punción para extraer una pequeña cantidad de sangre para analizar.

¿Para qué sirve?

Cordocentesis

Sirve para el estudio de cromosomas o genes en células fetales, cuando hay sospechas de infección, anemia u otras enfermedades fetales, o para la realización de otros análisis en la sangre del feto.

También sirve como vía de acceso para realizar algunos tratamientos dentro del útero.

Por tanto, sus indicaciones son:

  • Estudios genéticos
  • Cuando se observa en la ecografía alguna anomalía fetal.
  • Para confirmar resultados de la amniocentesis si la muestra de líquido amniótico es insuficiente o el resultado de la amniocentesis es un mosaicismo.
  • Cuando el feto tiene acúmulo de líquido en el cuerpo (hidrops fetal).
  • Cuando el feto no está creciendo correctamente y la cantidad de líquido amniótico ha disminuido.
  • Marcadores de infección fetal por CMV (plaquetas y perfil hepático)
  • Cuando hay sospecha de anemia fetal.
  • Cuando hay sospecha de trombocitopenia fetal.
  • Otras

¿Cuándo y cómo se realiza la cordocentesis?

Se suele realizar a partir de las 17-18 semanas de gestación. Puede ser necesaria la utilización de anestesia local materna y, en ocasiones, fetal.

La técnica comienza con la localización mediante ecografía de la placenta y del cordón umbilical del feto que llega a ella.

Una vez localizado y ayudándose de la ecografía para guiar la aguja, se realiza la punción atravesando la pared del abdomen y del útero de la madre, para llegar a un vaso del cordón umbilical y obtener la sangre fetal.

¿Qué sentiré?

Puede producir una molestia durante el pinchazo y de forma ocasional, pequeño sangrado del cordón umbilical que suele ceder en 1-2 minutos.

Si se presentara sangrado vaginal abundante, pérdida de líquido o fiebre, la embarazada debe acudir a urgencias hospitalarias.

Los resultados tienen una fiabilidad de más del 99%.

¿Qué riesgos tiene la prueba?

La mayoría de las veces, la intervención no produce daños o efectos secundarios indeseables. Pero al ser una prueba invasiva, tiene sus riesgos tanto para la madre como para el bebé, aunque no son frecuentes:

El riesgo más frecuente es el sangrado por el lugar de la punción, que suele ceder en 1-2 minutos.

Los riesgos más graves y menos frecuentes son:

  • Aborto o pérdida del embarazo (2-3% de riesgo).
  • Pérdida de líquido amniótico por rotura prematura de la bolsa o infección.
  • Parto prematuro.
  • Sensibilización Rh. Cuando son incompatibles las células de la sangre de la madre y del feto, se pone tratamiento para prevenirla en los casos susceptibles.
  • Hemorragias.
  • Hematoma en el lugar de la punción (1 a 3 de cada 100 mujeres). Puede ser grave al producir una bradicardia fetal y muerte en pocos minutos si comprime el cordón.
  • Muerte fetal después de las 28 semanas (1 de cada 100 mujeres).
  • Infección materna (1 de cada 100 mujeres) o peritonitis en casos extremadamente raros.

Además, hay que saber que hay circunstancias personales que pueden complicar el procedimiento y deberán ser valoradas por el médico como: posibles alergias a medicamentos, alteraciones de la coagulación, enfermedades, medicaciones actuales o cualquier otra circunstancia incluso si usted no la considera relevante.

Foto | serhii_bobyk - www.freepik.es

En Bebés y más | Pruebas en el embarazo: detección de anomalías cromosómicas

Temas
Inicio