Publicidad

Cancelan un estudio científico sobre embarazos de más de 40 semanas debido al fallecimiento de seis bebés

Cancelan un estudio científico sobre embarazos de más de 40 semanas debido al fallecimiento de seis bebés
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Un embarazo se considera a término a partir de la semana 37, sin embargo, sabemos que las últimas semanas después de ésta, continúan siendo fundamentales para el bebé, pues le ayudan a continuar desarrollándose y obtener nutrientes a través del cordón umbilical. Usualmente, lo mejor es esperar a que el parto se desencadene solo, sin embargo, mucho se ha estudiado y analizado acerca de la semana en la que ya se considera necesario hacerlo.

Parte de este tipo de investigaciones era un estudio realizado en Suecia, cuyo objetivo era analizar aquellos embarazos que duraran más de 40 semanas, pero que fue cancelado tras la muerte de seis bebés que fueron gestados hasta la semana 43.

El estudio, del cual se puede leer una tesis doctoral de uno de los investigadores, pretendía ser uno de los más grandes acerca de los embarazos a término tardío, ya que se planeaba contar con la participación de más de 10.000 embarazadas.

Sin embargo, tras la participación de solo una cuarta parte del total de las mujeres que se estudiarían, el estudio fue cancelado de forma abrupta, ya que durante éste fallecieron seis bebés, por lo que los investigadores consideraron que no era ético continuar con él.

Originalmente, la idea era encuestar a 10.000 mujeres a través de 14 hospitales, y se invitaba a aquellas que estuvieran en la semana 40 a participar voluntariamente en el estudio. Una vez que habían aceptado unirse, se dividieron al azar en dos grupos: uno en el que se haría parto inducido el parto al inicio de la semana 42 y otro al inicio de la semana 43, esto si no ocurría espontáneamente antes de ese tiempo.

A pesar de que la investigación requería un gran número de mujeres para lograr un significado estadístico, las seis muertes que ocurrieron durante su realización fueron consideradas un indicador del gran riesgo que representa esperar hasta la semana 43 de embarazo para inducir el parto, ya que en el grupo donde se realizaron partos inducidos antes de esa semana ninguno de los bebés murió.

Algunos hospitales que participaron en dicha investigación y donde ocurrieron las muertes, decidieron cambiar sus políticas de manejo del embarazo como consecuencia del estudio, y comenzarán a ofrecer la inducción del parto como opción a partir de la semana 41, proporcionando información suficiente para que las madres puedan tomar la mejor decisión.

Los riesgos comienzan a partir de la semana 41

De acuerdo con información de la Organización Mundial de la Salud (OMS) acerca de la inducción del trabajo de parto en mujeres con embarazos a término o prolongados, se recomienda la inducción del trabajo de parto a mujeres de quienes se sabe con certeza que alcanzaron las 41 semanas de gestación.

Aclaran que esta recomendación no es aplicable cuando no es posible estimar la edad gestacional de forma confiable y también comentan que no se tiene evidencia suficiente como para recomendar la inducción del parto antes de la semana 41 en embarazos sin complicaciones.

Como lo hemos comentado en otras ocasiones, cuando el parto se retrasa y se acerca la semana 42, comienza a aumentar la posibilidad de presentar algunos riesgos y complicaciones. Por ello, aunque es mejor esperar a que el parto se desencadene de forma natural, a partir de la semana 41 se debe ofrecer a las madres la posibilidad de realizar una inducción de parto.

Foto | iStock
Vía | ABC
En Bebés y más | Nacer en la semana 37 no es lo mismo que nacer en la 42, aunque ambos partos sean a término, ¿Qué riesgos existen si el parto se retrasa?

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir