Compartir
Publicidad

"Los niños pueden conquistar montañas con los estímulos adecuados", la reflexión de una maestra contra los deberes tradicionales

"Los niños pueden conquistar montañas con los estímulos adecuados", la reflexión de una maestra contra los deberes tradicionales
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Con la vuelta al cole surge de nuevo la polémica de los deberes: ¿a favor o en contra de que los niños traigan deberes a casa? Son muchos los padres que se manifiestan contrarios a esta medida, y abogan por tardes de juegos y aprendizaje voluntario. Y cada vez más colegios empiezan a sumarse a esta política.

Hace dos años os contábamos la historia de una maestra de Texas que había revolucionado las redes sociales al tomar la decisión de no mandar deberes a sus alumnos. Hoy, esta misma maestra ha dado un giro de tuerca a aquella decisión, y apuesta por una enseñanza individualizada para motivar a los niños. ¡Ojalá más profesores pensaran como ella!

De los "no deberes" a la enseñanza individualizada

Como os comentábamos al inicio, hace dos años la maestra de secundaria Brandy Young anunciaba a los padres de sus alumnos que aquel curso no habría deberes para hacer en casa. La carta en la que anunciaba esta medida fue titulada "Nueva política de deberes", y rápidamente se viralizó en redes sociales, provocando un intenso debate sobre el tema.

"Queridos padres: Después de mucha investigación este verano, voy a intentar algo nuevo. Los deberes consistirán solamente en el trabajo que el estudiante no termine durante la jornada escolar. No habrá ninguna tarea formalmente asignada este año".

"La investigación no ha podido demostrar que la tarea mejore el rendimiento de los estudiantes. Más bien, os pido que paséis vuestras tardes haciendo cosas que se ha demostrado que se correlacionan con el éxito del estudiante. Cenar en familia, leer juntos, jugar al aire libre, y llevar a su hijo a la cama temprano. Gracias".

Pero dos años después de aquéllo, esta maestra de Texas ha explicado al diario Today Parents que su política de no-deberes ha cambiado, y ahora apuesta por ofrecer a cada alumno lo que necesite o demande de manera individualizada.

Según cuenta, en estos dos últimos años se ha encontrado con alumnos que realmente demandaban hacer tareas fuera del horario escolar, así como con otros niños que necesitaban un refuerzo extra en alguna asignatura específica. Y esto le llevó a darse cuenta de que la enseñanza individualizada es fundamental para tener a los alumnos motivados.

Ante casos así, Brandy no ha querido nunca recurrir al envío sistemático de deberes, sino que apuesta por la comunicación fluída con las familias para encontrar la mejor forma de motivar a ese niño fuera del aula.

"Quiero que mis alumnos sepan que me preocupo por ellos a cada segundo, y que los padres confíen en mí y me dejen entrar a formar parte de la familia. Quiero que la comunicación entre nosotros sea fluída, pues sólo así lograremos entender mejor las necesidades del niño y ayudarle a tener éxito" - explicaba.

Para esta maestra, el tipo de deberes que mande en cada caso concreto debe ser algo "significativo, atractivo y relevante", que despierte el interés del niño y le haga aprender con entusiasmo. Y tiene claro que los clásicos y aburridos deberes que todos tenemos en mente, no funcionan.

"¡Los niños pueden conquistar montañas cuando reciben estímulos, opciones y apoyo!" expresa esta profesora de secundaria.

Pero además de encontrar deberes que resulten atractivos e interesantes para los alumnos que lo demanden o necesiten, Brandy tiene en cuenta también el tiempo de duración de esos deberes, pues para ella es importante encontrar un equilibrio y no ocupar el calendario de los niños con horas y horas de deberes escolares.

"Quiero que mis alumnos sepan que la la vida es un acto de equilibrio, y con cada cosa que hacemos estamos aprendiendo. Y además, ¡también me encanta verlos brillar fuera del aula!" - contaba orgullosa mientras veía a una de sus alumnas jugar un partido de béisbol.

¿Pero es realmente posible?

He de confesar que nunca he manifestado una postura contraria a los deberes (aunque tampoco favorable) porque mi hijo siempre ha aceptado de muy buen grado las tareas que sus profesores le mandaban hacer en casa. Es más, diría que casi estaba deseando llegar del cole para ponerse de nuevo a trabajar.

Así que cuando he escuchado o leído acerca de la guerra abierta de algunos padres en contra de los deberes, aún entendiendo perfectamente y respetando sus opiniones, no me he sentido identificada.

Pero el curso pasado mi hijo comenzó a cambiar de actitud con respecto a este tema, y cuando llegaba a casa le costaba muchísimo ponerse a hacer los deberes que le habían mandado en el colegio. Sin embargo, le encantaba pasarse la tarde leyendo, escribiendo cuentos o investigando sobre geografía y astronomía, dos temas que comenzaron a apasionarle.

Así que decidí hablar con sus profesores para buscar la forma de integrar los deberes tradicionales con sus inquietudes y gustos, para seguir manteniendo así su entusiasmo y ganas por aprender. Y lo cierto es que dimos con la fórmula correcta, aunque para entonces el curso ya había finalizado. Veremos este año cómo se presenta, porque algo que nunca me había preocupado, ha empezado a hacerlo.

Creatividad

Y es que ahora entiendo que para un niño puede resultar tremendamente desmotivador acabar su jornada escolar y continuar haciendo los mismos deberes repetitivos en casa. No en vano, la OMS alertó de ello hace tiempo, pues los alumnos españoles son los quintos de la OCDE que más carga de deberes tienen, invirtiendo una media de 6,5 horas semanales a este fin.

Por eso me ha gustado tanto la forma de actuar de esta profesora de Texas y su filofoía con respecto a la mejor forma de motivar y entusiasmar a los niños. Porque si cada alumno lleva un ritmo diferente y tiene unos intereses distintos, ¿por qué generalizar el trato y la enseñanza?

Tal y como está planteado el sistema educativo actual, entiendo que este tema es muy difícil de llevar a cabo, pero lo cierto es que en muchas ocasiones creo que, desgraciadamente, la escuela acaba matando la creatividad del niño, y no todo es cuestión de "deberes ¿sí o no?".

Fotos | iStock

Vía | Today Parents

En Bebés y Más | Hartos del trabajo extra de los niños, las asociaciones de padres convocan huelga de deberes del colegio, El 98 por ciento de los niños de cinco años son genios de la imaginación: ¿qué acaba matando su creatividad innata?

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio