Compartir
Publicidad
Pulpitos de ganchillo, un idea solidaria para bebés prematuros que no goza de la aprobación de todos
Desarrollo

Pulpitos de ganchillo, un idea solidaria para bebés prematuros que no goza de la aprobación de todos

Publicidad
Publicidad

Un bebé prematuro de la Unidad de Neonatología del Complejo Hospitalario Universitario de Canarias (HUC) se aferra con fuerza a los tentáculos de un pulpito de ganchillo tejido a mano por la ONG Noupops. Algunos expertos creen que es probable que se sienta seguro agarrándolo porque le recuerde al cordón umbilical y al útero materno.

Noupops reparte desde hace un año pulpos solidarios a los hospitales españoles, y el HUC ha sido el primer centro hospitalario de Canarias en recibirlos. Esta iniciativa, surgida en 2012 en Dinamarca, comienza a extenderse por varios países, y aunque algunos profesionales dicen que aporta beneficios a los bebés prematuros, otros no son partidarios de su uso, por el riesgo que pueden acarrear.

Una idea que nació en Dinamarca

En diciembre de 2012, una bloguera danesa quiso tener un gesto de cariño hacia los padres de una bebé prematura y decidió tejerle un pulpito a crochet para que le acompañara durante su ingreso hospitalario.

Muy pronto, el personal que atendía a la pequeña se dio cuenta de que aquel pulpo tejido a mano era mucho más que un simple juguete, pues parecía calmar el estrés y ansiedad de la niña, que se aferraba con fuerza a los tentáculos como si del cordón umbilical se tratara. Además, este gesto evitaba que la pequeña se agarrara a los cables y tubos que le daban soporte, reduciendo considerablemente el riesgo de accidentes.

Y de aquella idea surgió el proyecto Danish Octo Projet de Spruttegruppen, que a día de hoy lleva entregados de forma gratuita más de 28.000 pulpos en diversos hospitales de Dinamarca, porque consideran que contribuye al bienestar de los prematuros ingresados en las unidades de neonatología.

Pulpos Solidarios2 Foto vía www.facebook.com/noupopss/

Poco a poco, esta iniciativa comenzó a extenderse a otros países como Francia, Canadá o Reino Unido, donde incluso el Hospital Poole, de Dorset, publicó un comunicado de prensa destacando el poder tranquilizador que ejercían estos pulpitos en los prematuros de su hospital:

"Cuando nos enteramos de los beneficios que que un tierno pulpo puede provocar en nuestros pequeños bebés, quedamos impresionados y, después de la investigación, estamos ansiosos por poder presentárselos a todos nuestros pequeños" - escribía Daniel Lockyer, matrona de neonatología del Poole Hospital.

A finales de 2016 el proyecto llegó a España y nació la ONG Noupops "Hilo para la vida", que se ha convertido en los representantes oficiales de la marca danesa tanto en nuestro país, como en latinoamérica.

¿Cómo llegan estos pulpos a los hospitales?

Noupops tiene una red de pulperas solidarias que tejen los pulpitos de forma totalmente altruista siguiendo las directrices de calidad y seguridad marcadas por la matriz de Dinamarca.

Deben estar tejidos en hilo 100% algodón, usar rellenos sintéticos hipoalergénicos y lavables a 60 grados, los tentáculos extendidos no pueden medir más de 22 cm, y no se puede utilizar ningún accesorio como botones, ojos, lazos...que puedan desprenderse y suponer un peligro para el bebé.

Una vez terminados, los pulpos son higienizados, embolsados y precintados antes de ser entregados gratuitamente a los hospitales por las embajadoras autorizadas, y de allí pasan a las familias de los prematuros ingresados.

En este año de trayectoria, son varios los centros hospitalarios españoles que han incorporado en sus unidades de neonatología los pulpitos de ganchillo. Noupops recoge en su web una selección de estos centros, entre los que estaría el Hospital San Joan de Deu de Barcelona, el Hospital de Tortosa, el Hospital Virgen de la Macarena de Sevilla, el Hospital General de Alicante o la reciente incorporación del Hospital Universitario de Canarias.

Primero, el pecho de mamá

Pero es importante remarcar que nada puede sustituir jamás los cuidados médicos, la atención humana del personal sanitario que trata a los bebés prematuros y el contacto piel con piel.

Sentir el calor de la madre (o en su defecto del padre), su respiración, su olor y los latidos del corazón que le han acompañado durante el tiempo que ha estado en el útero, tiene incontables beneficios para todos los bebés, pero especialmente para los prematuros.

Estando en contacto piel con piel no solamente se sentirán seguros y calmados, sino que que les ayudará a establecer la lactancia materna (fundamental para el bebé prematuro), y las caricias y las palabras favorecerán su desarrollo cerebral y mejorarán su estado anímico.

No todos los hospitales aprueban este proyecto

Pero esta idea solidaria e innovadora no parece convencer de forma unánime a todos los profesionales sanitarios que trabajan en las unidades de neonatología.

Según recoge este artículo del diario El Español, no todos los hospitales de nuestro país aprueban la entrada de los pulpos solidarios en las unidades neonatales. Algunos profesionales sanitarios consideran que no hay evidencias sólidas de efectos positivos en el prematuro, y que la idea de que los tentáculos del pulpo recuerden al cordón umbilical es una percepción subjetiva sin base científica.

El Doctor Héctor Boix, neonatólogo del Hospital Vall D'Hebron de Barcelona, es muy crítico con los pulpos solidarios y así lo ha manifestado en su cuenta de Twitter. También lo es el Pediatra José María Lloreda quien publicó un artículo en su blog con los riesgos que estos juguetes de ganchillo pueden suponer para el bebé prematuro.

Y es que no hay que olvidar la fragilidad de los bebés prematuros y el riesgo de infecciones que puede suponer la entrada de objetos a las unidades neonatales:

"Los juguetes colocados en la cama o el microambiente de los bebés en la unidad de cuidados intensivos neonatales demuestran altas tasas de colonización (92%). Los juguetes pueden ser una fuente potencial de infección nosocomial" - señala este estudio publicado en la revista científica NCBI.

Por su parte, la Doctora Valencia Walker, neonatóloga del Centro de Médico de Santa Mónica (Los Ángeles - Estados Unidos) y profesora asociada de la Universidad de California, pide cautela en su uso en un artículo publicado por la CNN, y recomienda apoyarse en terapias que sí han sido rigurosamente estudiadas y probadas:

"Hay otros tipos de intervenciones que replican de manera similar la sensación de estar en el útero. Por ejemplo, hay colchones que ayudan a los bebés prematuros a desarrollar músculos, técnicas de masaje que alivian a los bebés y sonidos de fondo, como el ruido blanco, que pueden ayudar a calmarlos" - afirma esta doctora..

Por tanto, y aunque esta idea está cargada de solidaridad y ganas de ayudar, parece que los profesionales médicos no se ponen de acuerdo en lo referente a su uso y, como hemos visto, hay quien los recomienda y quien no. Y vosotros, ¿conocíais estos pulpos de ganchillo ideados para prematuros?

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio