Compartir
Publicidad

Implante coclear: características

Implante coclear: características
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hemos visto las características y los diferentes tipos de audífonos que hay, pero nos falta hablar de un tipo de prótesis auditiva específico: el implante coclear.

Su empleo se reserva para determinados casos en los que la amplificación mediante audífonos o los tratamientos médicos o quirúrgicos han sido ineficaces.

Así, con el implante coclear se pretende sustituir la función de la cóclea dañada (lo que hace que el niño no alcance un aceptable nivel de discriminación auditiva) por uno o varios electrodos que transmiten los sonidos directamente a las fibras del nervio coclear, transformados por un procesador en estímulos eléctricos.

El implante coclear está compuesto por un micrófono (que será el encargado de recoger los sonidos y transformar la energía acústica en eléctrica), un procesador del lenguaje (que recibirá la señal eléctrica procedente del micrófono, la analizará y la descompondrá en las distintas frecuencias para su posterior codificación) y el receptor interno con el sistema de electrodos (es el encargado de transmitir a las fibras del nervio coclear los estímulos eléctricos codificados por el procesador).

Según el diseño de los electrodos y la estrategia de estimulación de los mismos, los implantes cocleares pueden dividirse en monocanales (sólo hay un canal de estimulación de los electrodos) o multicanales (la estimulación se realiza a diferentes niveles dentro de la cóclea). Los más empleados son estos últimos debido a que es la que más se asemeja a la coclea humana.

Por otro lado, según donde se encuentren los electrodos en el receptor coclear, los implantes pueden ser extracocleares (los electrodos se sitúan fuera) o intracocleares (los electrodos se encuentran dentro). Los intracocleares son los más empleados en la actualidad.

Beneficios y limitaciones

Es cierto que los implantes cocleares han permitido un gran avance en el mundo de la deficiencia auditiva, pero no debemos olvidar que el grado y severidad de la pérdida de audición influyen en el beneficio y aprovechamiento del implante coclear.

El cerebro del niño implantado necesita tiempo para adaptarse a la audición tras el implante coclear, notandose generalmente un aumento progresivo del rendimiento auditivo según lo va usando.

Entre las ventajas que proporcionan los implantes cocleares, nos encontramos con que los niños implantados pueden hablar con más claridad y comprender más fácilmente el habla. Del mismo modo, cuanto antes se realice el implante, el desarrollo del habla y del lenguaje será más apropiado, así como una comunicación más eficiente en los ámbitos de su vida.

En conclusión, podemos decir que los niños con implante coclear tienen una adecuada representación del sonido con calidad de audición más que suficiente para su vida diaria.

Por otro lado, la principal limitación del implante coclear es que no se puede llegar a abarcar toda la representación de tonalidades existentes en la coclea humana. Por ello, hoy por hoy los implantes cocleares intentan proporcionar la estimulación suficiente como para obtener un mayor número de frecuencias que sirvan al niño implantado en su día a día.

Tras este primer acercamiento a las principales características del implante coclear hablaremos más a fondo sobre los criterios de selección de candidatos a un implante coclear, así como de los principales pasos a seguir para su rehabilitación.

Foto | bjorn knetsch en Flickr En Bebés y más | La cara de un bebé sordo al oír por primera vez, Células madre contra la sordera infantil

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio