Compartir
Publicidad

Prótesis auditivas: características y diferentes tipos

Prótesis auditivas: características y diferentes tipos
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Gracias a los grandes e importantísimos avances en la medicina actual es posible detectar precozmente cualquier tipo de deficiencia auditiva en la infancia. Del mismo modo, y como consecuencia de los diferentes grados de pérdidas auditivas que pueden producirse, existen diferentes tipos de prótesis auditivas con unas determinadas características.

Estas prótesis auditivas, también conocidas como audífonos, variarán en función de cada persona en particular, con el fin de adaptarse mejor a ellos y lograr el máximo beneficio a la hora de llevar a cabo una rehabilitación auditiva específica.

Así, una prótesis auditiva podría beneficiar al niño en aquellos casos de deficiencia auditiva donde el tratamiento no pudiera ser médico o quirúrgico, como pueden ser las hipoacusias de transmisión y la gran mayoría de las hipoacusias neurosensoriales.

Características de las prótesis auditivas

Los audífonos han experimentado una enorme evolución a lo largo del tiempo, ya que se ha pasado de los primeros audífonos analógicos al audífono digital, pasando por el audífono analógico programable por programador digital.

Todo audífono tiene unas caracterísitcas eléctricas y acústicas determinadas (ganancia de audición, consumo y duración de la pila, dispositivo de entrada del audio...), así como una serie de ajustes de cara a lograr el mayor resultado óptimo posible.

El audífono digital, el más actual y moderno, funciona de la siguiente manera: capta la señal acústica por medio del micrófono y la convierte en una señal eléctrica. Después, las diferentes frecuencias se van filtrando (dejando pasar las frecuencias del habla) y la convierte en una señal digital.

Esta señal digital se procesa en la unidad central del audífono y es en el auricular o en el vibrador donde se convierte finalmente esta señal en sonido o en vibración respectivamente.

También se deben tener en cuenta una serie de factores que nos orientarán a la hora de decidirnos por un tipo u otro de adaptación protésica. Estos parámetros son:

  • Edad: una pérdida auditiva en la infancia es crítica y es necesaria su rehabilitación lo más rápido posible. No debemos olvidar que en las etapas tempranas es cuando se adquiere el lenguaje, siendo importantísimo proporcionar al pequeño con deficiencia auditiva una correcta amplificación de los sonidos que recibe del entorno (en especial los sonidos del habla).
  • Tipo de pérdida auditiva : las actuales pruebas para diagnosticar deficiencias auditivas permiten adaptar prótesis durante los primeros seis meses de vida. De este modo podremos averiguar si la pérdida afecta a uno o a los dos oídos, así como qué parte del oído se ve afectada.
  • Grado de pérdida auditiva: este parámetro también determinará cuándo se deberá realizar una adaptación protésica.

Tipos de audífonos

Existen gran variedad de audífonos, y es necesario valorarlos todos para encontrar aquel que puede dar el mayor beneficio a nuestro hijo con algún tipo de deficiencia auditiva, y así lograr aprovecharlo lo más posible. Entre las prótesis auditivas más destacadas nos encontramos:

  • Audífonos retroauriculares: son los más conocidos y tradicionales. Se colocan detrás de la oreja y se adaptan para conseguir evitar el acoplamiento acústico (es decir, evitar que el sonido sea captado por el micrófono para ser amplificado de nuevo). Este tipo de audífono es el más indicado para las pérdidas severas y profundas. Tal vez, el mayor inconveniente que tiene es su aspecto estético, que puede ser rechazado en algunos casos, en especial en niños pequeños. Para los niños se realizan algunas adaptaciones, como por ejemplo realizar moldes blandos de silicona, con el fin de eliminar las lesiones por golpes, mejorar la adaptación y ayudar a evitar mejor el acoplamiento acústico.
  • Audífonos intrauriculares: son los audífonos cuyo tamaño y fabricación suele ser personalizada, ya que van dentro del oído externo. El inconveniente es que no cuenta con las características de potencia y amplificación necesarias para cubrir pérdidas graves. También podemos encontrarnos los audífonos que van dentro del conducto auditivo, siendo mucho más estéticos y con un mayor rendimiento, aunque tampoco son aconsejables para pérdidas graves.
  • Gafas auditivas: se usan cuando es necesario coordinar bien la corrección visual con la acústica. Además, actualmente se adaptan los audífonos en formato de gafa auditiva también cuando existe un problema de audición muy considerable entre ambos oídos.Otro tipo de adaptación es el audífono por vía ósea, la cual se emplea para casos en los que no se puede poner un molde adaptador.

Existen también otro tipo de ayudas técnicas auditivas que, según el fin que persigan, ayudarán al niño con deficiencia auditiva grave o profunda en el ambiente escolar.

En estos casos, a medida que aumenta la distancia entre el profesor y el alumno con problemas auditivos, disminuye la intensidad de recepción del mensaje. A esto hay que sumarle el ruido de fondo provocado por el murmullo y las conversaciones de los compañeros de clase. Para paliar este problema se emplean sistemas de frecuencia modulada (FM) ya que ayuda a la integración en clase.

Estos sistemas consisten en un micrófono, que tiene el profesor, con una determinada frecuencia que recibe el transmisor que tiene el alumno, recibiendo el mensaje por medio de sus prótesis auditivas mucho más claro.

Ya veis que existen varios tipos de prótesis auditivas con una serie de características, pero aún nos falta una última un poco más especial para aquellos casos que son más severos: el implante coclear.

Foto | Waifer X en Flickr En Bebés y más | Audífono para bebés con hipoacusia, Sordera, hipoacusia y discapacidad auditiva

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos