Compartir
Publicidad
Publicidad
Vuelve el cole y vuelven también los piojos: el uso de repelentes les está haciendo más fuertes
Consejos

Vuelve el cole y vuelven también los piojos: el uso de repelentes les está haciendo más fuertes

Publicidad
Publicidad

La vuelta al cole está próxima y una de las primeras circulares informativas que solemos recibir los padres es sobre la pediculosis. No en vano, estos indeseables parásitos se encuentran especialmente cómodos en épocas de calor y el inicio de curso, que abarca el final del verano y el comienzo del otoño, suele ser buen momento para su proliferación.

Pero los piojos no son exclusivos de una época del año y es frecuente recibir notificaciones del colegio a lo largo de todo el curso. Los expertos alertan de que el uso de champús y lociones está creando piojos más resistentes y difíciles de eliminar, por tanto ¿qué está en nuestra mano hacer para prevenir el contagio?

El uso de lociones preventivas les hace más fuertes

Con el inicio del curso a la vuelta de la esquina, los piojos vuelven a ser una obsesión en muchas casas, sobre todo si en alguna ocasión nuestros hijos se han contagiado. Pero, según explica la Doctora Ana Álvarez-Viéitez, dermatóloga del Hospital Nuestra Señora del Rosario, actuar antes del contagio -creyendo que así los evitaremos- puede ser un error.

“El uso indiscriminado que se está haciendo de colonias, lociones y champús contra los piojos está haciendo que estos se vuelvan más resistentes y sea muy difícil deshacerse de ellos”, nos alerta la dermatóloga.

Yo lo admito. Estoy obsesionada con este tema y eso que, por el momento (¡y cruzo dedos!), mis hijos no se han contagiado nunca de piojos. Pero la sola idea de imaginar sus cabezas plagadas de estos odiosos parásitos hace que me pique todo el cuerpo.

Yo soy de las que compra champús y lociones repelentes. De las que desenreda el pelo de su hija con un acondicionador con extracto de árbol de te, o de las que aplica este aceite en la cabecita de los niños varias veces por semana.

revisión-de-cabello-de-niño-con-piojos

Y es que, quien más o quien menos busca trucos, consejos o remedios caseros más o menos eficaces de prevenir el contagio sin ser conscientes de que, tal y como nos dice la doctora Álvarez-Viéitez, una lucha antes de tiempo puede hacerles más fuertes.

"La única forma de prevención del contagio de la pediculosis capitis es la erradicación del piojo. Las lociones frente a una epidemia de piojos no son efectivas; es más, tanto el uso de sustancias preventivas como de pediculicidas sólo pueden provocar irritación y dermatitis del cuero cabelludo sin influir para nada en la prevención de la enfermedad"

"Las supuestas lociones preventivas sólo provocan una falsa sensación de seguridad en el entorno del niño, de manera que se facilita la transmisión. Lo único efectivo es el tratamiento mecánico con extracción manual de las liendres cuanto antes y de todo el colectivo afectado" - nos informa la dermatóloga.

Por tanto, parece claro que la mejor prevención es la vigilancia constante de las cabezas de nuestros hijos, llevar a cabo unas medidas básicas de control y actuar con productos sólo en caso de contagio.

Cómo actuar una vez se ha producido el contagio

Si en algún momento localizamos piojos en el cabello de nuestros peques, debemos saber actuar con eficacia, pues de ello dependerá la absoluta erradicación de estos parásitos y el que no vuelvan a aparecer días después.

piojos-en-niños

La dermatóloga Álvarez-Viéitez nos da las claves para erradicar los piojos una vez hayamos confirmado la infección:

  • Aplicaremos una loción específica antipiojos sobre el cuero cabelludo seco, y, preferiblemente, sin lavado previo.

  • Dejaremos actuar durante el tiempo recomendado para cada producto (de 15 a 30 minutos) manteniendo el cuero cabelludo tapado con un gorro plástico.

  • A continuación, lavaremos la cabeza con champú pediculicida (antipiojos) dejándolo actuar durante unos minutos.

  • Una vez lavado el cabello, pasaremos la lendrera para que salga el piojo, prestando especial atención a las liendres, que retiraremos de manera mecánica con unas pinzas o con las uñas.

Este paso es el más importante, porque si no estaremos irritando el cuero cabelludo del niño de manera gratuita, ya que a los pocos días las liendres no retiradas eclosionarán en forma de nuevos piojos”
  • También hay que tratar los objetos que hayan estado en contacto con el cabello de la persona infectada, tales como prendas de ropa, almohadas, cojines, sábanas, fundas de sillones y sofás, peluches, adornos de pelo...

Si es posible, lavaremos todo a 60º o, en su defecto, lo introduciremos en una bolsa cerrada durante una semana a fin de que el piojo muera por inanición. Posteriormente pasaremos la aspiradora a los objetos y arreojaremos a la basura la bolsa que hayamos utilizado para guardarlos.

  • Una semana después de realizar el tratamiento deberemos hacer una nueva revisión para asegurarnos que no ha sobrevivido ningún piojo ni ninguna liendre.

Y aunque en muchos casos, la pediculosis sigue siendo un temá tabú, es importante que pongamos en conocimiento del colegio si nuestro hijo ha tenido piojos. De esta forma, el resto de padres podrán revisar las cabezas de sus niños y evitar un nuevo contagio entre compañeros.

Falsos mitos sobre los piojos

Es frecuente escuchar ciertas afirmaciones sobre los piojos que no son más que mitos que lo único que hacen es favorecer su propagación al creer, erroneamente, que se les puede combatir mediante diversas técnicas.

  • Por ejemplo, es falso que cortando el pelo de la persona infectada podamos erradicar los piojos. Esto sólo ocurriría afeitando por completo la cabeza del paciente. Del mismo modo, el hecho de que nuestros niños lleven el pelo muy corto no les exime o les hace menos propensos a infectarse. En tal caso, quizá el pelo corto nos facilite la tarea a la hora de revisar su cabello.

  • Tampoco es cierto que los piojos sólo aniden en el pelo sucio. Es más, dicen los expertos que prefieren el cabello limpio pues facilita su movimiento.

  • Y si creemos que los adultos estamos a salvo nos equivocamos. La pediculosis no es una enfermedad exclusiva de niños y profesores, cuidadores, padres, abuelos, médicos y personal sanitario puede verse afectado.

Por ello, si detectamos piojos en la cabeza de nuestro hijos, es importante que tanto los padres como el resto de familiares que ha estado en contacto con el niño, revise también su cabello.

  • Otra de las creencias populares es que el vinagre ayuda a combatir los piojos y, según la doctora Álvarez-Viéitez, esto también es falso pues en realidad el vinagre sólo ayuda a desprender la liendre pero no afecta para nada al piojo.

Con estos consejos y recomendaciones, ¡deseamos que este curso logremos mantener a los piojos a raya!

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos