El hábito lector entre los niños comienza a decaer a partir de los nueve años: claves para reengancharles a la lectura

El hábito lector entre los niños comienza a decaer a partir de los nueve años: claves para reengancharles a la lectura
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Es fundamental fomentar el hábito lector entre los niños desde que son bebés, pues la lectura tiene importantes beneficios para su desarrollo y aprendizaje.

Pero según datos del último informe Hábitos de Lectura y Compra de Libros en España, elaborado por la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE) y el Ministerio de Cultura y Deporte, el hábito lector de los niños comienza a decaer a partir de los nueve años, siendo especialmente acusado en la adolescencia.

¿Por qué se produce esta pérdida de interés y qué podemos hacer para reenganchar a nuestros hijos a la lectura?

Siete de cada 10 padres de niños menores de seis años les leen cuentos

lectura

En general, los padres españoles sabemos la importancia que tiene fomentar el hábito lector entre los niños desde edades muy tempranas. Una de las mejores formas de hacerlo es leyéndoles cuentos hasta que aprendan a hacerlo por sí mismos, e incluso leerles mientras son bebés.

De acuerdo al informe, un 75,9% de los padres de niños menores de seis años les leen cuentos con frecuencia, dedicando un total de tres horas y media a la semana a esta actividad.

Aunque sin duda el porcentaje de niños expuestos a la lectura desde temprana edad es alto, cabe reflexionar sobre el 24% restante de niños a quienes sus padres no les leen cuentos en ningún momento, siendo la falta de tiempo el motivo principal.

A partir de los seis años y hasta los nueve, la mayoría de niños dedica un rato a la lectura; en concreto, el 83,7% lee durante tres horas semanales, un tiempo ligeramente superior al registrado en el informe anterior de 2020.

El hábito lector comienza a decaer a partir de los nueve años

A partir de los nueve años el hábito lector entre los niños comienza a decaer, pasando del 83,7% que mencionábamos antes, al 77,5% de lectores frecuentes y a un 73,% de lectores ocasiones.

El 15% de los niños de entre diez y 14 años y el 27% de los mayores de 15 años afirma no leer libros.

La media de libros que leen los niños y adolescentes es de 12 al año, y en un porcentaje amplio de los casos estos libros les son prestados en bibliotecas escolares o públicas.

Y por último, cabe destacar un dato curioso y es el hábito lector según el sexo. En este sentido, a partir de los 14 años las mujeres muestran más interés por la lectura que los hombres, en concreto, hay un 80% de lectoras habituales frente a un 70% de hombres.

Cómo reenganchar a los niños y adolescentes a la lectura

leer cuentos

Si crees que tu hijo era un lector frecuente, pero sus hábitos han cambiado, esto es lo que puedes hacer para motivarle de nuevo y 'reengancharle' a la lectura:

No lo fuerces a leer. Obligar a un niño o adolescente a leer utilizando chantajes, premios o castigos no solo no es una buena idea, sino que suele provocar el efecto contrario.

No le impongas un tipo de género. A veces los padres cometemos el error de imponer a nuestros hijos ciertas lecturas, bien sea porque a nosotros nos gustaron cuando teníamos su edad, porque las consideramos imprescindibles o porque son libros de moda en este momento y creemos que pueden gustarles.

Pero cada persona tiene sus propios gustos, por lo que si queremos despertar nuevamente el amor por los libros es fundamental que nuestro hijo encuentre cuál es el tipo de género literario que realmente le motiva y anima a leer.

Id a una biblioteca. Allí podrá explorar entre múltiples opciones de lectura, géneros, últimas novedades, libros más leídos... e incluso pedir consejo a los profesionales que trabajan allí.

Anímale a intercambiar libros con amigos. Intercambiar libros con amigos suele ser un buen recurso para recuperar el hábito lector, ya que incentiva a los niños y adolescentes a leer libros que ya han leído sus amigos y que les han gustado.

Buscad un rato de lectura en familia. La lectura compartida fortalece los vínculos entre padres e hijos, fomenta la conexión y ayuda a reestablecer el hábito lector. Después de la lectura podéis comentar lo que habéis leído cada uno, haceros preguntas e incluso leer fragmentos en voz alta.

Temas
Inicio