Sigue a Bebesymas

Turner

El Síndrome de Turner es una enfermedad genética que solamente padecen las mujeres. Sucede que sus células no tienen los habituales dos cromosomas XX, sino que les falta una X o parte de ella.

Este problema genético se manifiesta fundamentalmente en baja estatura, falta de desarrollo de los ovarios y por tanto, infertilidad. Veremos con más detalle los síntomas y tratamiento a lo largo del artículo. En los bebés es significativo el edema linfático en manos y pies, una de las alertas que deben siempre ser consultadas con el pediatra si se manifiestan. Un diagnóstico precoz es fundamental.

Se trata de un problema genético de una frecuencia relativamente alta: una de cada 2500 o 3000 niñas nacidas vivas es portadora de esta anomalía que consiste en la pérdida de uno de los cromosomas X, es decir, tienen solamente 45 cromosomas en vez de los 46 que son los normales.

Un tercio de las niñas con Síndrome de Turner son identificadas poco después del nacimiento. Aproximadamente otro tercio serán identificadas en la época escolar por una llamativa talla baja y el tercio restante lo serán en la adolescencia o edad adulta por falta de desarrollo puberal, falta de ovulación o infertilidad.

La mitad de las pacientes son completamente 45,X pero la otra mitad presentan mosaicismo, es decir, algunas de sus células tienen el doble cromosoma XX normal y otras no. También se encuentran casos en los que la otra linea celular es 46,XY y 47,XXX y otras variaciones. Cuando una linea celular es 46,XY y la otra 45,X la posibilidad de trastornos es mayor, especialmente en los genitales tanto por su aspecto masculino como por problemas tumorales.

Además se identifica en un 10% de los abortos naturales por lo que es una causa bastante frecuente de pérdida de embarazo, y, sin embargo, es importante que los padres sepán que si han tenido una hija con Turner o han perdido un embarazo por este motivo no tienen más posibilidades que cualquier otra pareja de que el problema se repita.

Síntomas del síndrome de Turner

No todas las niñas están igualmente afectadas por los síntomas físicos del síndrome de Turner y hay muchas variaciones, influyendo hasta cierto punto el que tengan lineas celulares 46,XX o no. Una supervisión médica es fundamental para ir atendiendo cada caso de manera personalizada.

La característica más evidente y extendida de este problema genético es la talla baja. Las mujeres que padecen Turner y no reciben tratamiento son bajas y la mitad de ellas no alcanzarán el 1,45. Sin embargo, esto es un problema menor.

Es más complicado abordar la cuestión del desarrollo sexual, pues es habitual un muy escaso desarrollo de los caracteres sexuales primarios y secundarios, es decir, sus ovarios están atrofiados y pueden sufrir amenorrea. Esto hace que la mayoría tengan serios problemas de fertilidad o sean estériles, aunque poco menos de un 2% de ellas llegan a concebir sin ayuda.

Además se caracterizan por otras manifestaciones corporales como son el tórax ancho, una deformación en el codo (cúbitus valgus), cuello corto y ancho, crecimiento de la linea del pelo muy baja y linfedema en las extremidades, razón por la que se identifica a las portadoras cuando son bebés en un tercio de los casos.

Los problemas de corazón se presentan en un porcentaje significativo de los casos, especialmente en la aorta, por lo que se suelen hacen controles periódicos por el cardiólogo en estos casos.

En menor proporción presentan anomalías en el la posición de las orejas, deformidad en el paladar, escoliosis, párpado caído, estrabismo, sordera e intolerancia a los hidratos de carbono.

El hipotiroidismo ocurre en 15-30% de las pacientes. Se suele mantener un control durante toda la niñez para medir la función tiroidea y será, por tanto, uno de los análisis que ser realizarán a todas las niñas que presentan talla baja. En las niñas con Turner los controles deben realizarse independientemente de la talla que estén alcanzando para poder tratarlas si hay niveles de hormonas inadecuados.

Se recomienda usar hormona de crecimiento hacia los 5 años y siempre antes de los 10 pero de forma personalizada y decidiendo en cada familia. Además la mayoría de las niñas con Turner van a necesitrar tratamiento hormonal para desarrollar la pubertad y la seguirán necesitando para mantener ciclos menstruales.

Otros problemas relacionados con el síndrome de Turner

En Síndrome de Turner no provoca problemas de retraso mental o autismo en mayor proporción que los que aparecen en el resto de la población pero si hay que estar atentos a maifestaciones psicológicas particulares.

Es decir, no hay una expresión del Síndrome en problemas psiquiátricos o neurológicos, pero si las vivencias de las niñas pueden provocarles problemas y sufrimiento psicológico. La baja estatura, el escaso desarrollo de los caracteres sexuales y la comprensión de la infertilidad hacen que sea preciso están atentos para poder derivar a la joven a especialistas en salud mental ya que son circunstancias que puede costar mucho aceptar y asumir sin dolor emocional.

La sobreprotección y la preocupación por la niña se señalan como causa de un mayor infantilismo y dependencia, y además se señalan cuadros de ansiedad, inseguridad y adaptación escolar.

La adolescencia puede resultar muy complicada para estas niñas y pueden, por tanto, tener problemas para aceptar su esquema corporal y de autoestima. En la edad adulta se señala una menor proporción de ellas formando parejas estables y algunos problemas sexuales, pero las cuestiones psicológicas están claramente influidas por las vivencias y el entorno.

Conclusión

El Síndrome de Turner aparece cuando el bebé pierde su segundo cromosoma sexual y será una niña con algunos problemas derivados de esta condición.

La talla baja, los posibles problemas cardíacos son los más importantes, destacandose también la falta de desarrollo de los ovarios y la no producción de hormonas sexuales, lo que hace que no lleguen a presentar la pubertad sin ayuda hormonal en la mayoría de los casos.

Por lo demás, las niñas con Síndrome de Turner, que son aproximadamente una de cada 2.500 nacidas, tienen una inteligencia normal y unas buenas condiciones de vida emocional y de salud siempre que reciban la atencióna decuada.

Más informaciòn | Medicina y prevención
En Bebés y más | XXY, triple cromosoma sexual en varones, Síndrome del Maullido de Gato, Casos raros de gemelos

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario