Compartir
Publicidad

La dermatitis del pañal: todo lo que hay que saber

La dermatitis del pañal: todo lo que hay que saber
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Una de las mayores preocupaciones de los padres cuando tienen un bebé es la de la higiene de la zona que está cubierta por el pañal, es decir, los genitales, el ano y toda la zona periférica. Es una preocupación habitual porque es una zona que puede irritarse hasta el punto de ponerse muy roja y escocer y molestar al bebé.

Estos son los síntomas de la dermatitis del pañal (piel roja, escocida,...), que ocurre en mayor o menor medida en muchos bebés, y que como padres debemos intentar prevenir, para que nuestro hijo o hija esté a gusto, y saber tratar, por si aparecen. Por eso hoy os voy a explicar todo lo que hay que saber acerca de la dermatitis del pañal.

Qué es la dermatitis del pañal

Es una irritación o erupción que aparece en la piel que está tapada por el pañal, generalmente alrededor del ano, en la zona perineal y perianal y en los pliegues de las ingles. A veces puede llegar a afectar incluso a la parte baja del abdomen y los genitales. No suele ser grave y no acostumbra a durar más de tes o cuatro días si se trata correctamente.

Cuáles son las causas más habituales

La zona a la que afecta ya nos da pistas suficientes de cuáles pueden ser las causas. Estamos hablando de un pañal, un elemento absorbente que transpira muy poco o nada (según los materiales de los que esté fabricado) que se acaba llenando de la orina y las heces de un bebé. Esto hace que la zona esté húmeda y, si lo está por mucho tiempo, porque no cambiamos el pañal de manera frecuente, la zona queda más sensible. Además, a medida que pasa el tiempo, la orina se empieza a descomponer generando sustancias químicas irritativas.

Pero el pipí de los bebés no es el único causante de la dermatitis del pañal. La caca también tiene un papel importante, porque si dejamos a un bebé con caca demasiado tiempo, la piel queda también dañada (por las sustancias digestivas que hay en las heces) y más susceptible de irritarse.

Una vez la piel se empieza a irritar el problema crece exponencialmente, porque una piel irritada es aún más vulnerable al contacto del pipí y la caca que la piel sana, haciéndose la bola aún más grande si seguimos dejando el pañal demasiado tiempo en contacto con su piel.

Otra causa es la erupción de los dientes, que se suele dar hacia los 7-9 meses y que suele coincidir con un aumento de la incidencia de la dermatitis del pañal. Según se dice, cuando los dientes están saliendo la saliva se hace un poco más ácida y al ingerirse y llegar al estómago hace que las heces y el pipí sean también más irritativos. Muchos papás nos hemos dado cuenta de que estaba saliendo un diente a nuestros hijos al verles de repente el culo rojito.

Los hongos son también culpables de muchas de las dermatitis del pañal de los bebés. Suelen aparecer en las zonas de los pliegues, al quedar más húmedas y calientes, y van extendiéndose al resto de la zona del pañal.

Los niños que toman biberón la sufren más que los amamantados

Se desconoce la causa, aunque es posible que tenga que ver con la diferencia de sustancias que toman unos y otros bebés, pero se sabe que los niños que toman biberón, es decir, leche artificial, tienen más tendencia a sufrir dermatitis del pañal que los niños amamantados.

Cómo prevenirla

Dermatitis del pañal 2

Una vez sabemos cuáles son las causas más frecuentes, os explico a continuación cómo prevenir la aparición de la dermatitis del pañal:

  • Cambiar el pañal frecuentemente: ya sé que los pañales de hoy en día son superabsorbentes y hacen que el culito de tu bebé se mantenga seco no sé cuántas horas. Pues bien, da igual. Lo ideal es que una vez lo ha manchado o mojado, lo cambiemos lo antes posible, sobre todo si es un bebé. Si es de noche no digo que lo cambies cada hora, básicamente porque a los tres días estaréis durmiendo en cualquier esquina por culpa de despertar al bebé en cada cambio, pero tampoco es plan de dejarle toda la noche sin cambiar. Por suerte, como los bebés hacen caca también por la noche, no queda otra que ponerles un pañal limpio.
  • Lava la zona con agua y sécala con una toalla suave: sé que las toallitas llegaron al mundo para hacérnoslo todo más fácil, pero jamás podrán sustituir el trabajo del agua pasando por toda la zona del pañal. Las toallitas recogen lo que limpiamos, pero no siempre lo recogen todo porque no es lo mismo pasar una toallita húmeda que dejar chorrear agua, que junto con una esponja limpian mucho mejor. Como recomendación para no tener que cambiar de esponja cada día, se puede limpiar con toallitas lo más grande, y luego darle una pasada con agua y esponja para que no queden restos de caca ni pipí. Recordad que por culpa de las toallitas (y por no usar agua) muchas niñas están padeciendo más sinequias de labios menores).
  • Mantener la zona bien seca: como he dicho, después de limpiar, toca secar. Ya sea con una toalla suave, ya sea con el secador, ya sea dejando al bebé un rato con el culo al aire. Si la humedad es el elemento que agrede a la piel del bebé, el aire es el que la cura.
  • Utiliza pañales de tela: si tu hijo es propenso a sufrir dermatitis del pañal, si ves que se le irrita la zona fácilmente, utiliza pañales de tela, que tienen la particularidad de absorber y contener el pipí y la caca, siendo transpirables. Los desechables utilizan más elementos plásticos y son más impermeables, consiguiendo un mayor grado de humedad en la zona del pañal (pero igualmente, cámbialos a menudo).
  • Valora el uso de cremitas o pomadas para la zona: antiguamente nos echaban talco, que va de maravilla para evitar las irritaciones y tratarlas, pero ya no se usa porque muchos lo inhalábamos a riesgo de padecer problemas respiratorios. Ahora en su ausencia hay cremas como la pasta al agua, que funciona muy bien porque es pastosa a más no poder, pinta el culete y los genitales del niño de blanco y sirve como barrera para el pipí y la caca. Ahora bien, al ser pastosa, la caca, el pipí y la crema hacen un todo en uno que debemos retirar al cambiar el pañal, a menos que queramos que eso se convierta en un caldo de cultivo. Su uso es opcional, ya que si todas las medidas anteriores funcionan, la zona no tiene por qué irritarse (yo por ejemplo sólo la he utilizado cuando se les ha empezado a poner la zona un poco roja).

Vale, pero se le ha irritado

Si a pesar de todos los esfuerzos nuestro bebé tiene la zona irritada tendremos que usar la pomada de pasta al agua comentada (si es que no la usábamos), y si no mejora acudir al pediatra para que lo valore. Lo más probable es que os explique todo lo anterior, haciendo especial énfasis en el apartado "deja a tu bebé sin pañal, que eso lo cura todo". Si la zona estuviera afectada por hongos, o sobreinfectada por bacterias (hay dermatitis que duelen sólo de verlas), os recetará una pomada para tratar la zona, según sea el cuadro.

Fotos | Sellers Patton, Brandon en Flickr En Bebés y más | Alergias en los bebés: dermatitis del pañal, Cuidados del recién nacido: cambiar el pañal, Dermatitis del pañal

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos