Sigue a

cabeza-del-bebe.jpg

Toda la vida recomendando a las madres que pusieran a los bebés a dormir boca abajo y en 1992 la Academia Americana de Pediatría (AAP) toma un giro de 180 grados (nunca mejor dicho) y decide recomendar a los padres que los bebés duerman boca arriba para reducir la incidencia de muerte súbita del lactante (SMSL).

Desde entonces, millones de padres en todo el mundo ponen a sus hijos a dormir en dicha posición, produciéndose algo que no estaba previsto: desde ese momento han aumentado los casos de bebés con plagiocefalia, más conocido como “cabeza plana”.

La plagiocefalia es el aplanamiento del cráneo, ya sea por la parte frontal o posterior de la cabeza, siendo en este caso posterior, porque con la presión producida por la gravedad, estando la cabeza apoyada en el colchón, el cráneo va cogiendo forma aplanada.

Esto se confirma en un estudio realizado en Texas, donde se han analizado los casos de plagiocefalia producidos entre 1999 y el 2000. En ese periodo se observó que los casos de niños con cabeza plana habían aumentado de 3 a 28,8 por cada 10.000 bebés.

Este incremento tan significativo se dio en todos los subgrupos estudiados, sin diferencia alguna al comparar la edad de la madre, la etnia a la que pertenecía, el nivel educativo, el sexo del bebé y su edad gestacional.

A pesar de los datos, los expertos recomiendan seguir con la misma medida de tumbar a los niños boca arriba porque ha disminuido la prevalencia del síndrome de la muerte súbita del lactante y, obviamente, entre una cosa y otra, siempre será mejor correr el riesgo de tener plagiocefalia que correr el riesgo de padecer un SMSL.

En lo personal he visto pocos casos de plagiocefalia, pero cuando lo he visto he observado que son niños más bien tranquilos, de esos que se mueven poco en la cuna. Interrogando a las madres suelen explicar que pueden llegar a dormir bastante en los cochecitos y que incluso despiertos piden pocas veces ir en brazos.

Bajo mi punto de vista lo ideal es poner a dormir a los bebés boca arriba, procurando que la cabeza se ladee. De hecho cuando los bebés son pequeños lo hacen sin nuestra ayuda, porque la forma más bien ovalada de sus cabezas hace que tiendan a caer hacia un lado u otro. Cuando crecen, sólo debemos tener un poco de precaución. Si vemos que nuestro bebé pasa mucho tiempo tumbado boca arriba lo ideal es ir cambiándole un poco de posición para que su cabeza vaya recibiendo presiones en diferentes puntos.

La plagiocefalia es, hasta la fecha, un problema estético. Muchas veces se resuelve con el tiempo, o se disimula bastante, aunque lo más recomendable es prevenirlo. Digo “hasta la fecha”, porque en la última década están apareciendo algunos estudios que parecen mostrar que podría haber alguna leve alteración de comportamiento, de aprendizaje o de desarrollo general, aunque al parecer no llegan a ser del todo concluyentes.

Vía | Healthfinder

Foto | SanShoot en Flickr

En Bebés y más | Cómo prevenir la plagiocefalia (deformidad de la cabeza del bebé), Causas de la plagiocefalia o “cabeza plana”, Para dormir al bebé, de espalda y de lado, Blog de la Asociación de Padres de Niños con Plagiocefalia

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

21 comentarios