Sigue a Bebesymas

peso

La obesidad infantil es un problema creciente en nuestra sociedad, más importante de lo que se piensa. Se suele hablar de las implicaciones físicas de este trastorno, aunque también existen ciertos aspectos psicológicos asociados a la obesidad infantil que pasamos a comentar.

Es muy importante la repercusión que la obesidad tiene sobre el desarrollo psicológico y la adaptación social del niño en relación a la autoestima, depresión y desajustes en el comportamiento social.

Por ello, es fundamental insistir en la prevención de la obesidad no solamente desde el aspecto físico, sino dar importancia al aspecto emocional, considerando los problemas psicológicos que la obesidad produce en los niños.

En general, las personas afectadas de obesidad tienen ciertos problemas de aceptación por la sociedad, sufriendo a veces situaciones que desencadenan actitudes antisociales y pueden conducir a aislamiento, depresión, ansiedad e inactividad. A menudo, dichas situaciones conllevan un aumento en la ingesta de alimentos, lo que a su vez favorece el balance energético positivo.

La influencia de factores psicológicos en la aparición de la obesidad no está clara, y no existen comedores compulsivos en la infancia.

Lo que sí se ha comprobado es que existe un efecto sobre la obesidad de los factores familiares: se heredan los malos hábitos alimentarios de los padres y se sufre la ansiedad de los mismos para que el niño coma más.

Problemas de autoestima en niños obsesos

Con respecto a los problemas de autoestima, y del mismo modo que sucede con los adultos, el niño obeso sufre en ocasiones rechazo social. Incluso, se le puede yculpabilizar de su situación, de comer demasiado y de no asumir la responsabilidad de mantener su peso.

Todo ello puede conducir a que el niño esté triste, nervioso y sea solitario, lo que puede hacer que se aumente la ingesta energética como una compensación. Si el entorno familia no actúa o no da importancia a estos hechos, los problemas de autoestima pueden seguir indefinidamente.

Los profesionales médicos, además de evaluar, conocer y ayudar a resolver los problemas de ingesta excesiva del niño obeso deberían conocer las circunstancias psicológicas y sociales en las que se encuentra para poder actuar de la mejor manera y ayudar al niño y a la familia a controlar la obesidad.

Como en tantos otros ámbitos, en ocasiones es necesario un apoyo con medidas psico-sociales, trascendiendo lo meramente físico e individual.

Recordemos que para prevenir y controlar la obesidad el niño debe seguir una dieta normal, completa y variada, acorde a su edad, y realizar ejercicio moderado.

Siguiendo estos consejos, y teniendo en cuenta los aspectos psicológicos de la obesidad infantil lograremos que tengan una buena salud física y emocional.

Vía | Perseo
Foto | audi_insperation en Flickr-CC
En Bebés y Más | Obesidad en niños pequeños: más importante de lo que creemos, Vídeo: obesidad infantil en España, Obesidad en niños pequeños: qué es y por qué se produce, Mejorar la autoestima de nuestros hijos (I) y (II)

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario