Compartir
Publicidad

España cada vez más lejos de Europa en bajas maternales. Comparativa de las prestaciones por maternidad

España cada vez más lejos de Europa en bajas maternales. Comparativa de las prestaciones por maternidad
Guardar
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Siempre que hablamos de las prestaciones por paternidad y maternidad en España, se nos viene a la mente el ejemplo europeo y las diferencias que tienen las prestaciones por maternidad y paternidad en Europa. ¿Cómo se encuentran las prestaciones por maternidad y paternidad españolas respecto el resto de países de la UE?. Tal y como vamos a ver en la comparativa en las prestaciones por maternidad y paternidad en Europa, España está muy lejos en prestaciones económicas y sociales para las bajas maternales.

Antes de entrar a comparar los diferentes parámetros que conforman la prestación sanitaria, tenemos que tener presente que no todos los países europeos tienen el mismo grado de protección asistencial mediante la Seguridad Social. Por ejemplo, en España, la cotización a la Seguridad Social es obligatoria para todos los trabajadores pero en Alemania por ejemplo, la cotización al Sistema de Salud es voluntaria si se cuenta con un sistema de seguros de salud y plan de pensiones privado.

La duración de la baja maternal, a partir de las 14 semanas

periodos-baja-maternal.jpg

La duración mínima de la baja maternal está fijada como mínimo en 14 semanas para todos los países de la eurozona, que ha sido el mapa de países seleccionados para la comparativa junto con Suecia, país de Europa que tiene las mayores prestaciones por maternidad y paternidad. Alemania, Eslovaquia y Malta son los países que fijan el periodo mínimo de baja maternal de 14 semanas, aunque este periodo se amplía hasta las 20 semanas si se ha producido parto múltiple. La mayoría de países de la eurozona, exigen un periodo previo de baja maternal al parto, que oscila desde 2 a 6 semanas. En en caso español, no existe esta limitación de baja maternal previa al parto.

A la cabeza de los países con mayor duración de la baja maternal nos encontramos con Finlandia, que permite un máximo de 37 semanas al año y el caso de Suecia, que tiene una baja maternal de 68 semanas, pero a disfrutar un máximo de 18,5 semanas en cada año. Suecia permite disfrutar los periodos de baja maternal hasta que los hijos cumplan 8 años y estos periodos se fijan a voluntad de los padres.

Estonia, Italia, Irlanda y Portugal, son países que también tienen bajas maternales superiores a las 20 semanas.

La prestación económica por la baja maternal, sujeta a los ingresos previos: ¿cómo y de qué depende en cada país?


Todas las legislaciones europeas sobre bajas maternales, tienen un subsidio económico para la madre de mayor o menor cuantía, destinado a paliar la pérdida de ingresos que tiene la madre trabajadora durante la baja maternal. En todos los casos, es imprescindible cubrir unos requisitos mínimos de cotización a la Seguridad Social de cada país.

Existen tres países que no fijan mínimos de cotización que son Estonia, Finlandia e Italia, que basta con estar en alta laboral en el momento de solicitar la baja maternal para tener derecho a ella. Pero en estos casos, la cobertura económica se vincula con los ingresos que se dejan de percibir y amplían los derechos médicos y asistenciales a todas las mujeres embarazadas.

Para el resto de países, el periodo mínimo de cotización previo a la baja maternal es de seis meses durante el último año cotizado aunque hay casos como Francia que dicho periodo se aumenta a 10 meses previos a la baja maternal o Grecia que exige tener 200 días cotizados en los últimos dos años.

El requisito de cotización mínima se vincula directamente con la prestación económica a recibir y no con los derechos asistenciales y médicos que se otorgan a las mujeres embarazadas y a sus hijos. Lógicamente, los países europeos desvinculan la prestación sanitaria de la prestación económica por motivos laborales, dado que en todos los casos, la asistencia médica se garantiza para la madre y el bebé por motivos de residencia sin tener en cuenta la situación laboral.

Las cuantías de las prestaciones económicas por baja maternal en Europa


prestacion-economica-baja-maternal.jpg

El importe económico que reciben las mujeres por la baja maternal es muy variable para cada país y se siguen los criterios de la tabla superior. Como vemos, los importes más bajos en las prestaciones económicas los encontramos en Alemania y Austria, fundamentalmente por la nula obligatoriedad en las cotizaciones públicas obligatorias, frente los países con mayores prestaciones que son los países nórdicos como Finlandia o Suecia.

En la mayoría de los países, se toma como base de cálculo para la prestación económica por la baja maternal el salario anterior, la base de cotización que establece el sistema de Seguridad Social o los valores medios salariales. En todos los casos, los importes reflejados se refieren al régimen general o trabajadoras por cuenta ajena, dado que regímenes especiales como son las autónomas, tienen restricciones para las bajas maternales en la mayoría de los países.

La baja paternal, la asignatura pendiente en algunos países

Seís países no tienen aún contemplado el derecho a baja paternal dentro de sus legislaciones. Estos países son Alemania, Austria, Chipre, Estonia, Grecia y Malta. En el lado con mayores prestaciones de baja paternal nos encontramos con Suecia, que permite la compatibilización de la baja maternal entre ambos progenitores, Finlandia que tiene una baja paternal de 105 días o los 90 días de baja para los padres que tiene Eslovenia.

El resto de países, dan entre 10 y 28 días de baja paternal, en la mayoría de ellos, voluntaria y tomada a decisión del padre.

La prestación médica asistencial, idéntica para todos los países


El principal rasgo común de la baja maternal en los países europeos es la prestación asistencial que se pone a disposición de la futura madre y del hijo. En todos los países, tengan Seguridad Social pública o no, el Estado despliega toda la cobertura sanitaria necesaria para el control previo de la mamá embarazada, la cobertura sanitaria y médica del parto, el cuidado necesario inicial del bebé hasta que salga del hospital y la red de asistencia primaria de los primeros años de vida.

La mayoria de países europeos tienen complementos de Seguros Médicos Privados que pueden excluir a las madres embarazadas del disfrute de la póliza maternal si no cumplen con unos periodos mínimos de vigencia en la póliza. Estos casos se cubren siempre mediante los sistemas públicos de salud. En países como Alemania o Austria, se les garantiza la cobertura médica pública a todos las residentes embarazadas, de manera independiente a su propia situación laboral.

La convergencia con la Europa nórdica en bajas maternales, el objetivo deseado

Dentro de las legislaciones europeas de bajas maternales, nos encontramos con dos hándicaps importantes a superar en los próximos años. La primera de ellas, la discriminación positiva de la mujer frente al hombre y la poca implantación del sistema nórdico en las bajas maternales. El sistema nórdico es el que permite compatibilizar y repartir la baja maternal entre la pareja sin distinción de hecho. En España, la baja paternal es voluntaria para el hombre y sólo se permite el disfrute compartido de 6 semanas de las 16 semanas totales que dura la baja maternal en nuestro país.

El segundo, la homogeneización en los periodos de bajas maternales y las coberturas económicas que se satisfacen. Aunque las prestaciones económicas persiguen suplir la pérdida de ingresos por la baja maternal, el coste de traer un hijo es importante y muy pocos países “subvencionan” la maternidad y la favorecen.

En España retrocedemos en ayudas directas a la maternidad. Desde 2011, no tenemos la ayuda de 2.500 euros para el nacimiento de hijos; se han eliminado las bonificaciones para empresas que contratan a mujeres que acaban de tener un hijo y se está analizando eliminar la ayuda de 100 euros mensuales para las madres trabajadoras durante los tres primeros años de vida del hijo,

Además de la insuficiencia de ayudas económicas, en España seguimos teniendo una desprotección muy importante de la mujer en el campo laboral y el peligro de discriminación por exclusión dentro de su edad laboral por los costes adicionales que se crean para las empresas, cuando se contrata una mujer embarazada o se encuentra durante la baja maternal. Queda meridianamente claro, que en España nos encontramos a años luz de los países más avanzados de Europa en las bajas maternales y que nuestro objetivo para mejorar la conciliación laboral y la maternidad deber ser la convergencia con los países nórdicos, como sistemas protectores de mejores bajas por maternidad.

Fuente | Comisión Europea – Seguridad Social y Empleo
En Bebés y Más | Permisos de maternidad y paternidad en Europa, El mejor lugar para ser madre es Noruega, España es el duodécimo mejor país para ser madre
Foto | ODHD

Remo, muy relacionado con la dirección financiera y fiscal de empresas. Escribe habitualmente en los blogs Pymes y Autónomos y El Blog Salmón.

Puedes seguirlo en Twitter en @Remo_

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos