Sigue a

silla-coche

Tras analizar 30 modelos de sistemas de retención infantiles, el RACE determina que las sillas de coche colocadas en sentido contrario a la marcha son más seguras, por lo que los padres deberían retrasar lo más posible el paso del niño a la silla que va en el mismo sentido de la marcha, por lo menos hasta los dos años.

En un choque frontal, los sistemas de retención que se colocan en sentido contrario a la marcha retienen el cuerpo completo del niño y evitan cualquier movimiento de torsión del cuello. Ya que en un bebé el peso de la cabeza es grande en comparación con el resto del cuerpo, y tienen poca fuerza en el cuello, en esta posición quedan más protegidos ante lesiones.

Lo cierto es que muchas sillitas tipo “cuco” que se colocan en sentido contrario a la marcha alrededor de los seis u ocho meses, dependiendo del modelo, empiezan a quedarse pequeñas. El niño ya no tiene espacio para los pies y los padres optamos por una silla más grande para que vayan más cómodos y puedan mirar todo lo que sucede a su alrededor.

Teniendo en cuenta estas investigaciones, y dado que la seguridad de los pequeños es lo más importante, los fabricantes deberían plantearse modificar sus modelos para garantizar a la vez la seguridad y el confort de los bebés.

La ley actual no especifica la orientación en la que se tienen que colocar las sillitas infantiles, sin embargo los expertos han evaluado la importancia que tiene para salvaguardar la seguridad de los pequeños, por lo que se plantean incluirlo en la normativa. La única referencia a la orientación es la prohibición de colocar una silla orientada hacia atrás en el asiento del pasajero, a menos que haya sido desactivado el airbag frontal.

Además, de la seguridad en los sistemas de retención infantil, en la edición 2011 del estudio del RACE se analizó en profundidad otros elementos de valoración para el usuario como manejo y ergonomía, sustancias peligrosas y limpieza y confección.

De los nueve modelos que consiguieron más nota, siete de ellos eran sillas instaladas en sentido contrario a la marcha, mientras que los otros dos modelos que recibieron mejores puntuaciones eran un capazo que se instala transversalmente a la dirección de la marcha y una silla instalada en el sentido de la marcha, que sujeta al niño con un elemento de retención con la ayuda del cinturón de seguridad del vehículo.

El sistema de retención que mejor nota sacó considerada la mejor del test con un “Muy satisfactorio” es la Romer Baby Safe Plus II SHR con base Isofix. Otras 16 fueron calificadas como satisfactorias, seis aceptables, dos insatisfactorias y cinco muy insatisfactorias.

En el sitio oficial del RACE tenéis el informe completo que os vendrá muy bien a la hora de elegir un asiento infantil.

Foto | TedsBlog en Flickr
Más información | RACE
En Bebés y más | Los sistemas de retención infantil: grupos, Los sistemas de retención infantil: consejos de compra

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios