Síguenos

Una nueva maternidad

“Una nueva maternidad” es un libro editado por Ob Stare del que ya os hablé cuando se publicó y lo hice con especial orgullo y emoción, pues soy una de sus autoras junto al resto de mis compañeras de La Tribu 2.0. Mañana viernes se presenta en Madrid, en el Espacio Canarias que se encuentra en la calle Alcalá número 91. Y me encantaría conocer, con esa ocasión, a nuestros lectores.

Pero antes y desde aqui, quiero compartir con vosotros lo que este libro significa para mi.

Este libro, con su bella portada, con todo ese amor infinito de las madres conscientes, es mucho más que un conjunto de relatos y reflexiones de mujeres: es un manual para revolucionarios.

Hace unos días escuche al gran Punset explicar que vivimos en una sociedad con los adelantos del siglo XXI, la escuela del XIX y la mentalidad de los tiempos más obscuros del Medievo y la barbarie a flor de piel. Una sociedad que puede dar un salto a una nueva conciencia, pero sigue siendo violenta e ignorante, supersticiosa y salvaje.

Si, es cierto, nuestra tecnología, medicina, investigación, ingeniería son asombrosas… y nos hacen pensar que hemos evolucionado hacia una sociedad más avanzada por eso, pero esos cambios, para la mayoría, son solamente superficiales y el cambio de conciencia se demora.

La educación escolar sigue siendo decimonónica. Un maestro de hace 150 años, excepto por los ordenadores de las aulas, no encontraría muchos cambios en la escuela ni en el sistema, las áreas de conocimiento, la pedagogía o los contenidos. Los maestros comprometidos se desesperan cuando son conscientes de que se les condena a ser un engranaje del sistema y no logran dar lo que desearían.

Y sin embargo, hay otras parcelas sociales más atrasadas: la mentalidad de la mayoría de las personas de la sociedad. La democracia y los derechos son un barniz incoloro que saltaría fácilmente, como de hecho sucede, haciendo que broten de nuevo la misoginia, la violencia, el maltrato al más débil y la rapiña. La guerra, el machismo, la violencia, la incultura y la barbarie siguen subyacentes.

Un ejemplo de actualidad son las viñetas de la Sociedad Española de Ginecología que sin duda muchas habréis visto. El desprecio que demuestran hacia las mujeres, sus pacientes, produce náuseas.

La barbarie y el machismo siguen ahí, alimentados por una violencia y un odio que solo puede tener raíces muy profunda.

¿Por qué el ser humano sigue siendo un lobo para el hombre? Hemos crecido en una sociedad que, bajo su aparente civilización y democracia, cree en el darwinismo social más feroz, que ensalza la competitividad del fuerte, que exige obediencia ciega a las normas para no ser un fracasado, que cosifica al ser humano, que ensalza los métodos de crianza que dañan a los bebés, que separa a los hijos del calor del pecho de sus madres y los clasifica desde pequeños, enseñándoles a obedecer a la autoridad y a aprender lo que otros les digan que tienen que aprender.

Somos una sociedad sin leche de madre, una sociedad de partos sin oxitocina. Una sociedad donde los niños se duermen llorando solos en sus cunas. Una sociedad que no escucha el lenguaje del amor.

Una sociedad que no se alza contra el hambre, la guerra o la pobreza. Una sociedad en la que la violencia sigue ejerciéndose contra los que no pueden defenderse.

Y os repito mi pregunta ¿por qué el hombre sigue siendo un lobo para el hombre?

El abandono emocional, la violencia, la ignorancia de las necesidades fundamentales de los niños, la ruptura del vínculo con sus madres, todo reproduce esa semilla de la violencia que brotará, sin duda alguna, una y otra vez si no cambiamos la base sobre la que se asienta la vida.

El círculo de la violencia renace generación tras generación y solamente podremos extirparlo cuando acudamos a la raíz: la crianza, y hagamos esta revolución, la más necesaria, la que explica el fracaso de todas las revoluciones pretéritas.

Si no cambiamos la forma de criar a nuestros hijos no podremos cambiar el mundo. Ni revoluciones, ni organizaciones, ni partidos políticos, ni leyes, ni marchas, ni huelgas, ni reformas, ni religiones, ni utopías, nada vencerá a la guerra, la ignorancia y la pobreza si no cambiamos la base sobre la que crecen las personas: la crianza.

Por eso este libro es un manual para revolucionarios, los de una revolución sin izquierda ni derecha, una revolución para padres y madres. Porque vamos a cambiar el mundo cambiando la forma de criar a nuestros hijos. Y esta vez no habrá marcha atrás.

Por eso os animo a leer “Una nueva maternidad” y a acompañarnos, si os es posible, en su presentación en Madrid.

En Bebés y más |“Una nueva maternidad” está a punto de llegar. Primer libro de la Tribu 2.0

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios