Compartir
Publicidad

"Nuestros bebés tienen los genes de los bebés triunfadores", entrevista a la IBCLC Ana Charfén

"Nuestros bebés tienen los genes de los bebés triunfadores", entrevista a la IBCLC Ana Charfén
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Publicamos hoy la tercera parte de esta interesante e intensa entrevista a la especialista en lactancia materna Ana Charfén. Ella está titulada como IBCLC y actualmente es docente universitaria, Coordinadora de Grupos de Apoyo a la Lactancia Materna en la ciudad de México, y dueña del sitio COZYBEBE desde donde escribe sobre lactancia y crianza y también comercializa productos relacionados.

Habitualmente organiza e imparte cursos de lactancia materna en Institutos de Salud, Universidades y Empresas, además de realizar una intensa actividad en los medios de comunicación mexicanos.

En esta tercera parte de la entrevista a la IBCLC Ana Charfén hablaremos de la forma de conseguir una lactancia materna exitosa, conseguir una producción de leche adecuada y de otros factores de la crianza que también van a influir en el amamantamiento.

Hay bebés amamantados no suben bien de peso, ¿verdad?

Puede ser por que la mamá esté siguiendo los consejos de alguien que no sepa mucho de lactancia materna, porque no le de pecho al bebé a libre demanda o porque le ponga horarios a su bebé o intente alargar las tomas ya sea dejándolo llorar o dándole chupete.

Los senos de las madres tienen la habilidad de calmar al bebé, dormirlo, darle calor y amor.

En nuestro cuerpo contamos con las herramientas para criar fácilmente a nuestro bebé. Ojalá las madres reconozcan cada vez más el poder que tienen sus brazos y sus senos para criar niños felices.

Si a pesar de que el bebé toma el pecho frecuentemente y de manera activa, la mamá lo deja decidir cuando termina y la mamá está sana y no tiene operaciones en el seno, y aun así su bebé no sube bien de peso comparado con los estándares de la OMS, se pueden buscar causas tanto de la madre como del bebé.

¿Qué causas hay para que los bebés amamantados no suban adecuadamente de peso?

Algunas causas asociadas con el bebé después de descartar un mal manejo de la lactancia materna son: infecciones oído y vías urinarias, problemas neurológicos o cardiacos, hipotiroidismo congénito, fibrosis quística, parásitos, problemas de mal absorción u obstrucción intestinal, enfermedades neuromusculares o exceso de adrenalina.

¿Hay causas que dependen de la madre?

Por supuesto. Algunas las causas asociadas con la madre son variadas:

  • Hipotiroidismo no tratado. Algunas madres con problemas tiroideos necesitan ajustar su dosis de hormona tiroidea durante el embarazo y justo después del parto, revisar si es necesario ajustar la dosis. En www.e-lactancia.org se puede comprobar la compatibilidad de las hormonas tiroideas con la lactancia materna.
  • Operación de reducción del pecho, cuando se corta alrededor de la areola, y se coloca el pezón en otro lugar, ya que los conductos se separan y muchos no se reconectan. Además se quita glándula mamaria. También en esa operación y en otras de pecho, se daña el 5 nervio intercostal que lleva sensibilidad del pezón, y puede inhibir el reflejo de eyección de la leche.
  • Síndrome de ovarios poliquísticos: Algunas mujeres que tienen dificultad para embarazarse por este síndrome, tienen desarrollo glandular insuficiente, que les dificulta la lactancia. Los pechos hipoplásicos se ven muy separados, y con forma tubular muy marcada.
  • Anticonceptivos hormonales, mientras sean administrados sobre todo cerca del momento del parto. Las pastillas anticonceptivas que contienen dos hormonas (progesterona y estrógeno) se asocian a reducción de la producción. El estrógeno reduce la producción de leche.

¿Qué podemos hacer antes de suplementar para aumentar la producción de leche?

Lo primero es asegurarnos de que efectivamente el peso está estancado, si es así, asegurarnos de que la lactancia materna se dé a libre demanda, es decir tan seguido como el bebé lo desee.

A veces las madres no reconocen bien la señal de que el bebé quiere tomar pecho, cuando otras personas la hacen dudar de su instinto diciéndole que el bebé llora por otra cosa que no es porque quiere tomar pecho.

¿Siempre, entonces, los primero es ofrecer el pecho?

Yo sugiero si el bebé está inquieto, lo primero es ofrecerle pecho, si se calma pues ya está. Si no, se pueden ir descartando otras causas.

Es normal que los bebés quieran tomar pecho muy seguido, que junten tomas, que en la tarde-noche a veces no se quieran despegar (sirve mucho llevarlos en rebozo en esos momentos) y que tengan días que toman mucho más seguido de lo común.

¿A todas horas?

Si. Es importante mencionar que es normal que los bebés tomen pecho durante la noche, no es cierto que deban dormir sin tomar pecho a partir de cierta edad. Algunos bebés no suben bien de peso porque sus mamás han sido instruidas en no amamantar durante la noche, cuando lo normal para el bebé humano es tomar pecho en la noche también.

Tampoco es cierto que no se deba amamantar antes de dos horas o por cierta cantidad de tiempo después de la toma anterior. En realidad no sabemos exactamente cuanta leche está tomando un bebé amamantado, por lo que tenemos que confiar en el si hace media hora tomó pecho, y ahora quiere hacerlo otra vez. Es falso que los bebés se ‘empachen’ cuando toman pecho.

Entiendo: dar el pecho a demanda también por la noche y tantas veces y tanto tiempo como el bebé pida. Pero, ¿y cuando van creciendo?

Como una regla general, para que el bebé aumente bien de peso, podemos decir que debe tomar el pecho por lo menos 8 veces en 24 horas hasta que comience a los 6 meses con la comida sólida, y entre los 6 meses y el año de edad siempre dar pecho antes de la alimentación sólida, para conservar la producción de leche.

Todo el primer año de vida la leche es el alimento principal y el que mejor nutre al bebé, los sólidos tienen menos calorías y son menos balanceados nutricionalmente. Se dan a partir de los 6 meses si el bebé los acepta porque el bebé muestra interés y es una oportunidad de conocer nuevas texturas y sabores, pero no porque la leche materna pierda sus características.

Vamos a hablar un poco, para terminar, sobre la crianza. ¿Tu piensas que es bueno coger a los bebés en brazos cuando lloren o nos lo pidan?

Lo que las madres sentimos cuando nuestro bebé está inquieto o llora, es que debemos hacer algo para remediarlo. Eso es lo normal y lo natural. La humanidad ha evolucionado y hemos llegado hasta donde estamos gracias a que las madres han respondido a las demandas de sus bebés y en la mayoría de las veces los han atendido.

La verdad es que es un mito eso del bebé que se queda plácidamente en la cuna viendo su móvil. Creo que ese mito viene desde cuando jugábamos con las muñecas, que las dejábamos así acostadas y no reclamaban. Es un hecho que sobre todo al inicio de la vida, los bebés son muy demandantes y no se quedan en la cuna, quieren estar en los brazos de su mama y solo ahí se quedan tranquilos.

Entonces, en tu opinión, ¿es sano y natural que el bebé reclame brazos y contacto?

Por supuesto. Todo eso viene desde los inicios de la humanidad, en la que sólo los bebés que estaban en contacto constante con la mamá fueron los que sobrevivían.

Imaginemos hace tiempo un bebé que no llorara cuando su mamá lo pusiera en el piso, seguro no hubiera vivido muchos días.

Nuestros bebés tienen los genes de los bebés triunfadores, de los bebés que lloraron bastante cuando su mamá los dejaba solos, y a veces eso se nos hace muy pesado.

¿No lloran para fastidiar o manipular?

No, claro que no. No lo pueden evitar, es lo que les dice su instinto. Imaginemos que el bebé hace muy poquito tiempo estaba todo el día adentro de su mamá, calientito, apretadito, oyendo su corazón, sintiendo sus movimientos, escuchando su voz, y ahora se encuentra en un mundo lleno de luz, libre, frio. Cuando no siente ese calor y el movimiento y el corazón de mamá, se siente muy intranquilo y llora.

Muchas mamás notan que cuando el bebé esta en contacto constante con ellas, no lloran, y con el tiempo y gracias a todo ese contacto con su mamá, se convierten en bebés más seguros de si mismos.

El pediatra Carlos González ha documentado el comportamiento normal de la madre y su bebé, a través de sus libros como “Bésame Mucho” y “Un regalo para toda la vida”. Hay documentación del daño que haríamos si dejamos llorar a nuestro bebé, sugiero leer las investigaciones de la Dra. Darcía Narváez.

¿Es bueno para la lactancia llevar el bebé en rebozo?

Las mujeres en muchas partes del mundo han continuado con sus labores después de que nace su bebé y a la vez han continuado atendiendo y teniendo cerca al bebito, con un tipo de crianza que toma en cuenta que el bebé es mas feliz cuando esta muy cerca de su mamá.

Esto se logra fácilmente con un cargador como el rebozo, pero ahora con el beneficio de que son ajustables. Este rebozo para bebé ajustable de tipo hamaca, es muy cómodo porque el peso del bebé se distribuye y éste puede ir en una variedad de posiciones. Yo los tengo a la venta en mi sitio por su importancia para la lactancia entre otras razones.

¿Para qué caso sirve el rebozo?

A veces las mamás que amamantan sienten que tienen más libertad para moverse si aprenden a hacerlo con el bebé en el rebozo, el cual es muy práctico para estos casos:

  • Bebés recién nacidos que lloran si no están en brazos.
  • Mamás que quieren hacerse algo sencillo de comer o recoger su casa, sin oír llorar al bebé, porque está feliz cerca del corazón de su mamá.
  • Amamantar al bebé y poder pararse y caminar, y tener por lo menos una mano libre y con un poco de práctica las dos manos libres.
  • Bebés que están dormidos y toman siestas dentro del rebozo, mientras su mamá hace otras cosas.
  • Mamás que quieren amamantar discretamente en cualquier lugar, como en el supermercado, en una fiesta, o en su casa, con el bebé en el rebozo, y tapado si es necesario con la tela de la cola del rebozo para lograra completa discreción.
  • Mamás que tienen un niñito mayor y un bebé, y quieren poder atender al niñito, jugar con él y evitar un poco los celos, porque el bebito está en el rebozo muy contento y el mayorcito puede contar con la atención de su mamá, que lo puede seguir.

Con esto terminamos esta larga y emocionante entrevista a la IBCLC Ana Charfén, en la que nos ha explicado las razones por las que, siempre que sea posible, es mejor dar leche materna y nos ha ayudado a poder conseguirlo si se presentan problemas. Ha sido un placer contar con una experta certificada en lactancia materna y le agradecemos profundamente su esfuerzo y su tiempo.

Más información | COZYBEBE En Bebés y más | "Los bebés que no reciben leche humana tienen más posibilidades de enfermar", entrevista a la IBCLC Ana Charfén, "Nunca hay que destetar por escasa subida de peso", entrevista a la IBCLC Ana Charfén, "En la carrera de medicina nos dieron una hora de información sobre lactancia": Entrevista a Kika Baeza, médica y consultora de lactancia

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos